Menú
Remedios caseros para aliviar el dolor de barriga en niños
Remedios caseros para aliviar el dolor de barriga en niños

REMEDIOS CASEROS

Remedios caseros para aliviar el dolor de barriga en niños

Los remedios clásicos o de la abuela para el dolor de barriga valen tanto para niños como para mayores.

Niña enfermaDale de comer sopa de pollo y evita las grasas

El dolor de barriga es uno de los dolores más comunes, sobre todo en los niños pequeños, todo el mundo en su infancia ha experimentado episodios de este estilo. El dolor de barriga tiene muchas causas, que ya hemos revisado desde Bekia Padres en otras ocasiones.

Como es una enfermedad muy común que ha existido desde siempre, hay una gran variedad de remedios caseros que han ido pasando de generación en generación. Los siguientes son indicados especialmente para niños pero hay algunos de los que también se pueden beneficiar los bebés introduciendo algunas modificaciones.

1. Tomar una infusión caliente

Es uno de los remedios caseros más famosos para el dolor de tripa. Es porque una de las causas más frecuentes del dolor es un exceso de ácido en la barriga. En este sentido las infusiones y líquidos calientes ayudarán a disipar los gases y asentarán el estómago. Los niños pueden tomarlas perfectamente aunque aun no los bebés. Las más famosas son:

- Manzanilla: la infusión por excelencia para este tipo de dolencia. Es una planta que facilita las digestiones y las hace más ligeras, pero además también es antiinflamatoria, por lo que ayuda a relajar los músculos de la tripa.

- La menta: el principal beneficio de la menta en nuestra barriga es incrementar la segregación de la bilis. SI tenemos una digestión pesada la menta la aligerará. Otra opción de tomar menta es en forma de pastillas y caramelos, esta manera suele ser la favorita de los más pequeños porque el azúcar tapa el sabor más intenso de la menta.

- Jengibre: al igual que la manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias, por eso es una alternativa excelente. Para tomarlo puedes rallar una rodaja y hervirla en una pequeña olla o tetera. La infusión se la serviremos caliente al niño.

- Hinojo: puedes comprar esta planta en todos los herbolarios y algunos mercados. Para aliviar el dolor la puede tomar a modo de infusión llevando a ebullición algunas hojas.

2. Acuesta a tu hijo sobre un costado

Como una de las causas principales del dolor de barriga son los gases, pide a tu hijo que se ponga de costado. Aunque sea una acción muy simple, le va a aliviar porque los gases de nuestra tripa emergerán y le darán ganas de eructar, de esta forma se liberarán. Para aumentar la eficacia pídele que al recostarse eleve los tobillos un par de palmos, por ejemplo apoyándolos en una mesa o unos cojines.

Mientras está acostado es recomendable que se apriete un cojín contra la barriga, pero sin hacerse daño. La idea es transmitir calor a la tripa, le curará porque el calor relajará los músculos de la zona. Además del cojín pueden usarse gasas, almohadillas o toallas calientes. Si no tienes almohadillas o cojines térmicos solo tienes que coger una toalla pequeña y calentarla en el microondas o con una plancha antes de dársela a tu hijo.

Niña con dolor de barrigaLas infusiones clásicas como la manzanilla son un gran remedio para el dolor de barriga

En el caso de los bebés, como ellos mismos no pueden aplicarse calor, tenemos que abrigarlos bien. Después, tenemos que acurrucarlos hacia nosotros para darle todo el calor corporal que podamos y que se diluya el dolor. Además se sentirán reforzados y protegidos por nuestra presencia.

3. Dale un baño caliente

Como ya dijimos antes, todo lo caliente va a aliviar al pequeño debido a que sus músculos se destensarán. Un baño es una forma divertida porque aparte de mejorarlo conseguiremos que el niño se distraiga y se olvide del dolor el tiempo que estéis jugando en el baño. Es mejor utilizar esta opción para niños más mayores, así nos beneficiamos de la parte lúdica del remedio.

4. Sopa como plato principal

Si tu hijo tiene hambre podemos darle una sopa de pollo como alternativa a otras comidas más contundentes. Los beneficios de la sopa son triples. Es otro de los remedios caseros típicos. Su beneficio es triple. En primer lugar va a hidratar al niño, al estar caliente relajará los músculos, y por último, aportará nutrientes al cuerpo y lo alimentará. Los bebés pueden tomar la sopa en forma de puré haciéndola un poco más espesa.

5. Evita las comidas muy grasas

Al igual que es recomendable líquidos calientes y comidas ligeras es obligatorio no darle comida rápida ni muy grasa a los niños cuando se encuentran en este estado. Las gaseosas, los fritos en general y los dulces pueden producirles diarrea. La leche tampoco es recomendable.

Si el dolor es muy fuerte, opta por comidas blandas como el arroz hervido o comidas integrales durante un par de días.

6. Hazle un masaje relajante

Este remedio sirve tanto para niños como para bebés. La idea es tumbarlo sobre la cama y darle un masaje por toda la zona del estómago y tripa. El masaje tiene que ir en el sentido de las agujas del reloj y la mano tiene que pasar por todo el tracto gastrointestinal. Puedes usar aceites esenciales pero que estén templados, nunca fríos ni demasiado calientes. Al masajear la zona estamos incrementando el flujo sanguíneo directamente sobre la tripa, lo cual acelerará la digestión.

Podemos usar aceite de menta que aparte de calmar los músculos ayudará a la segregación de bilis. Por último, puedes extender el masaje a otras zonas del cuerpo como las manos y sobre todo los pies. Se sabe que hay una conexión entre las diferentes zonas de las planta de los pies con otras partes del cuerpo.

Niños bañándoseUn baño les aliviará el dolor además de que le distraerá por ser divertido

7. Ejercicios de bicicleta

Otro de los remedios caseros que puede utilizarse tanto en niños como bebés. Tumba a tu hijo sobre su espalda y cogiéndole de los pies pide que imagine que está pedaleando una bici pero al revés, ayúdale guiando sus pies. La idea es provocar el movimiento de los intestinos con estos ejercicios, que acelere su velocidad.

Importancia de una buena evaluación

Seguramente no se trate de nada grave, pero siempre que veas que tu hijo tiene dolor de barriga intenta descubrir cuáles son las causas ocultas. Puede ser más grave de lo que parece y tal vez necesite ayuda médica. Por ejemplo, pudo haber tomado alguna sustancia química, sufrir una intoxicación alimentaria o tener un brote alérgico. En estos casos ve rápidamente al médico y asegúrate de que no es nada grave. Es mejor asegurarse. Además si no es una urgencia pero el niño sufre mucho el médico puede recetarle algún medicamento.

Por otro lado en las farmacias también se venden medicamentos sin preinscripción médica que os serán de utilidad. Eso sí, tienes que preguntar siempre al farmacéutico porque será ellos los que mejor te pueda asesorar después del médico. Después lee bien las instrucciones de las tomas de las dosis, teniendo en cuenta su peso y altura.

Te puede interesar