Menú
Redes sociales y el cerebro de tu hijo adolescente
Redes sociales y el cerebro de tu hijo adolescente

REDES SOCIALES

Redes sociales y el cerebro de tu hijo adolescente

El uso frecuente de las redes sociales puede afectar al cerebro de tu hijo adolescente, ¿cómo exactamente?

Es una presión demasiado grande estar disponible las 24 horas del día los 7 días de la semana en las redes sociales. Los adolescentes comienzan a tener demasiada dependencia de las redes sociales (más que los adultos). Para ellos, las redes sociales son una parte cotidiana de su vida. Pero el cerebro de los adolescentes responden de una forma que es necesario conocer, para entender la necesidad de su uso limitado.

El cerebro adolescente y las redes

Las redes sociales son casi adictivas. Ciertas regiones del cerebro adolescente se activan por cada 'like' que reciben en sus redes sociales, algo que hace que quieran usarlas más a menudo. Las áreas del cerebro que se activan son las mismas que se activan cuando se ven imágenes de las personas que amamos o cuando se gana dinero.

Es el área de recompensa del cerebro y es un área especialmente sensible en los años de la adolescencia, por lo que esto explica su adicción a las redes sociales y a los 'likes'.

Los cerebros en desarrollo de los adolescentes no solo son vulnerables a tanto tiempo onlineLos cerebros en desarrollo de los adolescentes no solo son vulnerables a tanto tiempo online

El impacto de las redes sociales en la salud mental

Los cerebros en desarrollo de los adolescentes no solo son vulnerables a tanto tiempo online, si no que a menudo tienen dificultades para autorregular su tiempo frente a la pantalla, y los riesgos pueden aumentar. Además, son más susceptibles a la presión de los compañeros, al acoso cibernético y al sexting, todas actividades que involucran comunicación digital, lo que hace que navegar por el mundo social online sea en ocasiones peligroso.

Cuando pasan demasiado tiempo online, los adolescente pueden tener problemas de salud. Los más comunes son los relaciones con salud mental, y está casi siempre condicionado por el uso excesivo de las redes sociales.

  • Depresión. Puede haber una conexión entre la depresión y las redes sociales. Aumenta el aislamiento y la soledad. Potencia una baja autoestima, sobre todo en los más jóvenes.
  • Ansiedad. Los adolescentes sienten presión por contestar rápidamente sino que también sienten presión para que sus fotos sean perfectas. Cuanto más grande sea el círculo social online de un adolescente, más ansiedad sienten por mantenerse al día con todo.
  • Agotamiento mental. Se necesita tiempo y esfuerzo para mantenerse al día en las redes sociales. Esto pone una presión extra en los adolescentes que además de ansiedad, causa agotamiento mental.
  • Los adolescentes pasan tantas horas delante de las pantallas que pierden un gran tiempo de sueñoLos adolescentes pasan tantas horas delante de las pantallas que pierden un gran tiempo de sueño

  • Preocupación por lo que otros piensan. Dentro de la ansiedad también podemos encontrar a adolescentes que se preocupan demasiado por lo que otros puedan pensar de ellos o cómo responderán cuando les vean.
  • Privación del sueño. A veces, los adolescentes pasan tantas horas delante de las pantallas que pierden un gran tiempo de sueño. Esta pérdida de sueño, puede llevarles a tener cambios de humor, calificaciones más bajas, comer en exceso o a exagerar los problemas. También pueden aumentar los casos de depresión o ansiedad en adolescentes que duermen mal por culpa revisar de las redes sociales antes de dormir.
  • Infelicidad. Además de estar más cansando, los adolescentes son menos felices por culpa de las redes sociales. Por lo que además de afectar a su salud física, también afecta a su salud mental.
  • Envidia. Los celos y la envidia son emocionales normales que causan estragos en el cerebro de los adolescentes cuando ocurre en las redes sociales. Las personas suelen publicar solo cosas positivas y esto puede hacer que los adolescentes sientan que sus vidas son menos interesantes que las de otros. Se comparan y piensan que otros son más felices que ellos, generando depresión, soledad, enfado...
  • Problemas de comunicación. Aunque las redes sociales pueden ser una buena forma de comunicarse con otros, no es lo mismo que la comunicación cara a cara. Pueden ocurrir malentendidos sobre todo por no poder ver el lenguaje corporal o escuchar el tono de voz de la persona.
  • Relaciones poco profundas. Los adolescentes pueden mirar los estados o actualizaciones de sus contactos y esto puede hacer que las relaciones sufran y no sean auténticas, porque se pierde un contacto real. Además, a veces los adolescentes se centran más en sacar fotos de su 'diversión' en lugar de divertirse realmente con las personas que tienen al lado.
Te puede interesar