Menú
¿Qué es el útero en retroversión y cómo afecta al embarazo?
¿Qué es el útero en retroversión y cómo afecta al embarazo?

EMBARAZO

¿Qué es el útero en retroversión y cómo afecta al embarazo?

Conoce qué efectos tiene tener el útero en retroversión o útero invertido y su relación con la infertilidad.

El útero invertido no afecta a la fertilidad ni añade riesgos al embarazoEl útero invertido no afecta a la fertilidad ni añade riesgos al embarazo
El útero es uno de los órganos reproductores más importantes del cuerpo femenino, ya que es en su interior dónde se desarrolla el feto. Mide unos 8 cm de largo y suele estar inclinado hacia delante, en posición vertical. Sin embargo, se calcula que una de cada cinco mujeres nace con el útero orientado hacia la columna vertebral, en lugar de hacia el abdomen. Estamos hablando del útero en retroversión o útero invertido.

La retrodesviación uterina afecta al 20% de las mujeres
Aunque esta desviación no constituye una anomalía, ya que se trata de una simple particularidad anatómica, a muchas mujeres les preocupa la influencia que pueda tener en el embarazo. Anteriormente se creía que la retroversión del útero incidía negativamente en el proceso natural de inseminación, dificultando el embarazo y la concepción. Sin embargo, estudios recientes han dado al traste con esta hipótesis y aseguran que la posición invertida del útero no tiene efectos negativos en la fecundación.

Si tienes el útero en retroversión y te quieres quedar embarazada, no tienes por qué preocuparte. Esta desviación no afecta al proceso de concepción ni al desarrollo del feto. Simplemente puedes notar ciertas molestias leves como el dolor de espalda. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre este trastorno natural y cómo afrontar el embarazo en caso de padecerlo.

El útero en retroversión

Test embarazo
No afecta al hecho de quedarse embarazada[/cimgi]Normalmente, el útero suele estar posicionado verticalmente o ligeramente inclinado hacia delante. Sin embargo, en algunos casos, este órgano invierte su posición y tiende a inclinarse hacia la espalda en lugar de hacia el abdomen. Es lo que se conoce como útero en retroversión o útero invertido.

La retrodesviación uterina es un fenómeno bastante común que afecta al 20% de las mujeres. Esta desviación es completamente natural y no suele causar grandes problemas. Aunque también es cierto que esta desviación puede aparecer como consecuencia de otras afecciones, tales como endometriosis, salpingitis, enfermedades inflamatorias pélvicas, menopausia o tumores uterinos. En estos casos, conviene realizar un seguimiento médico del trastorno.

En general, el útero invertido no suele presentar síntomas, aunque en algunas ocasiones puede provocar cierto malestar. Los problemas más comunes que pueden estar derivados de esta desviación son el dolor pélvico, la dispareunia, la incontinencia, las infecciones del tracto urinario, la dismenorrea, el dolor de espalda y los problemas intestinales.

¿Puedo quedarme embarazada con el útero en retroversión?

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres que tienen el útero en retroversión es el tema del embarazo. Si este es tu caso, no debes preocuparte a la hora de quedar embarazada. Anteriormente se creía que las mujeres con el útero invertido tenían más dificultades a la hora de quedarse embarazadas. Sin embargo, investigaciones más recientes aseguran que la posición del útero no tiene por qué afectar a la fecundación.

La retroversión uterina puede producirse como consecuencia del propio embarazo
Aunque este trastorno no está vinculado con la infertilidad, hay que tener en cuenta el origen de la desviación. Por ejemplo, si ésta posición uterina es consecuencia de una endometriosis o de enfermedades pélvicas, la mujer sí puede presentar problemas de fertilidad y la inseminación natural puede resultar más complicada. Pero en este caso, el causante no sería el útero en retroversión, sino las afecciones que lo han provocado.

En resumen, si tienes el útero en retroversión y te quieres quedar embarazada no tienes por qué preocuparte. El útero invertido no afecta a la fertilidad ni añade riesgos al embarazo, aunque es conveniente que visites a tu médico con cierta frecuencia para controlar la inclinación uterina.

El útero en retroversión y el embarazo

En principio, el útero en retroversión no tiene por qué afectar negativamente al embarazo, que se puede conseguir de forma natural sin recurrir a la inseminación artificial. Si bien es cierto que en un número mínimo de casos se pueden producir abortos involuntarios, a día de hoy no se puede determinar la retroversión uterina como causa principal de estas pérdidas.

Tener un útero invertido no suele presentar complicaciones a la hora de la concepción y, la mayoría de las mujeres que lo padecen tienen un parto normal. El feto no tiene por qué verse afectado y sólo en situaciones excepcionales la concepción es más dolorosa de lo habitual.

Es importante saber que la retroversión uterina puede producirse también como consecuencia del propio embarazo. En estos casos, en cambio, el útero suele volver a su posición normal una vez que el feto está desarrollado. Entre las semanas 10 y 12 de gestación, el útero suele volver a su posición vertical. En caso contrario, estaríamos antes un caso de útero en retroversión persistente.

No obstante, es aconsejable consultar de manera frecuente con tu ginecólogo para comprobar la situación del útero a través de una ecografía.

Examen pélvicoEl útero invertido se diagnostica a través de un examen pélvico

Diagnóstico, consejos y otros datos de interés

El diagnóstico del útero en retroversión es sencillo, ya que el médico puede detectarlo a partir de un examen pélvico. En algunas ocasiones, si el útero está demasiado inclinado, también se puede recurrir a un examen rectovaginal. Para determinar la posición exacta del útero, lo más común es la realización de una ecografía.

Normalmente, esta desviación uterina no necesita tratamiento porque no suele tener repercusiones negativas para la salud. Aunque si este trastorno se debe a enfermedades como la endometriosis sí que deberás acudir al médico para comenzar un tratamiento contra el problema causante de la posición invertida del útero.

Aunque a día de hoy se desconoce la forma de prevenirlo, la detección y el tratamiento precoz de las afecciones causantes de la desviación, puede reducir las posibilidades de que el útero cambie su posición.

Como ya hemos comentado antes, el útero en retroversión no supone un impedimento a la hora de buscar un bebé. Si tienes el útero invertido y te quieres quedar embarazada, no te desesperes. Antes de recurrir a la inseminación artificial, debes saber que hay otras técnicas más naturales para favorecer la fecundación. La más común, que la mayoría de doctores recomiendan, consiste en elevar las piernas durante un rato después de mantener relaciones.

Conviene conocer, además, la existencia de una serie de ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos que rodean al útero y lograr así que éste vuelva a su posición vertical. Los más comunes son los ejercicios de rodillas al pecho, las contracciones y relajaciones pélvicas, los giros oblicuos y los ejercicios Kegal. Éstos últimos no sólo reparan la posición de útero, sino que también ayudan a reducir la incontinencia.

Te puede interesar