Menú
Problemas que pueden afectar la armonía familiar
Problemas que pueden afectar la armonía familiar

ARMONÍA FAMILIAR

Problemas que pueden afectar la armonía familiar

Todas las familias pueden tener problemas que perjudiquen la armonía familiar, descubre algunos de ellos.

Existen problemas muy habituales en las familias que deben saber tratarse para poder tener felicidad dentro del hogar. Los problemas es lo habitual en todas las familias y es rara la vez que una familia no pase por conflictos. A continuación vamos a hablar de algunos conflictos habituales en todas las familias del mundo.

Problemas de comunicación

Existen pequeñas cosas que puede hacer que se conviertan en grandes problemas en una familia. Por ejemplo, cuando hay chismes y unas personas hablan por la espalda de otras, se genera una gran disensión entres los miembros de una familia. Si tienes un problema con un miembro de tu familia tendrás que ir directamente a hablar con esa persona para analizar el problema, y además, hacerlo en privado.

Si planteas el problema frente a otros miembros de la familia, puede ser aún más perjudicial y agravar el problemaSi planteas el problema frente a otros miembros de la familia, puede ser aún más perjudicial y agravar el problema

Si planteas el problema frente a otros miembros de la familia, puede ser aún más perjudicial y agravar el problema. Es necesario que hables con tus familiares pero no hables de ellos a sus espaldas porque eso rompe la confianza. Si tienes problemas con alguien háblalo desde la honestidad y siento empático, con el deseo real de arreglar los problemas.

El juego de la culpa

Los problemas existen en todas las familias. Cuando hay un problema el objetivo principal es resolverlo para que puedas disfrutar de la vida en común. Si las personas en una familia señalan con el dedo a otra respecto a los problemas que hay, entonces nunca habrá paz y siempre estaréis en conflicto. Es difícil querer a alguien o llevarse bien si la persona es negativa hacia ti constantemente, te rechaza o no te dice qué le pasa.

El juego de la culpabilidad no sirve para nada, solo para hacer daño. Todos tenemos defectos y nuestra propia idiosincrasia. Si quieres que otras personas te acepten tal y cómo eres, entonces deberás aceptar cómo son los demás.

Un tratamiento desigual

Son muchos los padres que sin darse cuenta tratan a sus hijos de forma diferente a los demás. Esto puede parecer algo bueno ya que todos somos individuos que necesitamos un trato individualizado. Pero la realidad es que los niños no deben percibir que existe el trato de favoritismo hacia otro hermano, porque esto puede hacer mucho daño emocional. Cuando esto ocurre las cosas deben cambiarse.

Los padres deben tener el hábito tan pronto como sea posible, para tratar a sus hijos por igual, en cuanto a tiempo, esfuerzo, regalos, etc. Cuando los tratamientos no se equilibran por igual, se desarrollan resentimientos entre los hermanos. Estos resentimientos a menudo llevan a la vida adulta, al igual que los comportamientos de un trato desigual.

Los padres deben pensar en sus acciones y en que deben transmitir un mensaje de amor incondicional a su hijo, de valor único, sin favoritismos. Ningún padre debe hacer que su hijo se sienta indigno o menos que sus otros hijos. La igualdad en las familias y en el corazón de los padres debe ser una ley prioritaria.

Todos tenemos vidas ocupadas, pero el tiempo para la familia es sagrado y debe ser siempre una prioridadTodos tenemos vidas ocupadas, pero el tiempo para la familia es sagrado y debe ser siempre una prioridad

Poco tiempo para la familia

Todos tenemos vidas ocupadas, pero el tiempo para la familia es sagrado y debe ser siempre una prioridad. Aunque también debamos tener tiempo para nosotros mismos, los hijos deberán ser la prioridad en todo momento para su buen crecimiento emocional. Como la mayoría de las familias tienen varios hijos, les apuntar a varias actividades para cada niño, los padres están liados con los trabajos, los amigos, etc. No parece que haya mucho tiempo al final del día para la familia... Si hace falta programa el tiempo para pasar en familia, pero que sea igual de prioritario que las horas que pasas en el trabajo.

No permitas que la familia esté tan ocupada que no se pueda interactuar unos con otros. Debe haber suficiente tiempo y espacio en la vida familiar para disfrutar del tiempo de calidad todos juntos. Vacaciones familiares, fines de semana divertidos, noches de juegos de mesa, comidas familiares, etc... No pueden faltar en tu agenda.

Te puede interesar