Menú
Consejos para padres: prevenir trastornos de alimentación en los hijos
Consejos para padres: prevenir trastornos de alimentación en los hijos

ALIMENTOS

Consejos para padres: prevenir trastornos de alimentación en los hijos

Desafortunadamente los trastornos de alimentación son un problema demasiado generalizado en nuestra sociedad.

Desafortunadamente los trastornos de alimentación son un problema demasiado generalizado en nuestra sociedad. Son muchos los adolescentes tanto chicos como chicas que caen en las redes de este problema tan peligroso. Normalmente las chicas adolescentes suelen ser las más perjudicadas en estos casos.

Merece la pena estar informado sobre los trastornos de alimentación para que los padres puedan detectar señales de advertencia para buscar el tratamiento adecuado. Esto es especialmente cierto e importante para los padres de pre adolescentes y adolescentes que pueden tener indicios de padecer estos trastornos ya que su cuerpo está cambiando debido a la pubertad y también pueden enfrentar una mayor presión de grupo.

Prevenir los trastornos de alimentación

A continuación vamos a darte algunos consejos para prevenir los trastornos alimentarios para que los padres ayuden a inculcar una imagen corporal positiva en sus hijos y a evitar los trastornos de alimentación antes de que puedan echar raíces. 

Sé un buen ejemplo a seguir

Los niños aprenden mucho de sus padres, incluso cuando los padres no se dan cuenta de que están haciendo algo que sus hijos están observando. Examina tus pensamientos, actitudes y comportamientos hacia tu propio cuerpo. 

Merece la pena estar informado sobre los trastornos de alimentaciónMerece la pena estar informado sobre los trastornos de alimentación

Si constantemente te estás criticando a ti mismo o a otros, haciendo dieta o participando en otros comportamientos similares, tu hijo aprenderá a hacer lo mismo. Debes dar un buen ejemplo a tu hijo al practicar actitudes y comportamientos positivos y saludables, como comer con sensatez, hacer ejercicio y autoaceptarse.

Educa a tu hijo

Una vez que hayas aprendido sobre los peligros de los trastornos de alimentación, comparte esta información con tu hijo. Habla con tu hijo o hija sobre los peligros de tratar de cambiar la forma de su cuerpo a través de una dieta extrema u otras medidas poco saludable. En cambio cuidar la salud con ejercicio moderado y una dieta equilibrada es algo positivo para su cuerpo. La salud debe ser siempre lo primero.

Todos estos deben ser objetivos de vida saludable para que toda la familia aspire, no solo los niños. Cocina y cenad juntos en familia con la mayor frecuencia posible, y reserva tiempo para actividades físicas divertidas que todos puedan hacer juntos, como caminar o nadar.

Silencia los medios de comunicación

Los niños (y los adultos) están constantemente bombardeados con imágenes que muestran ideales poco realistas, como la percepción errónea de que tener un determinado tipo de cuerpo es la única forma de lograr poder, popularidad y perfección.

Motiva a tu hijo a participar en actividades atléticas, intelectuales o sociales que desarrollen su autoestimaMotiva a tu hijo a participar en actividades atléticas, intelectuales o sociales que desarrollen su autoestima

 Ayuda a tu hijo a comprender que estas son imágenes distorsionadas y que el cuerpo humano debe celebrarse en todas las formas y tamaños.

No te fijes en tu peso

No hables de tu peso delante de los niños ni pienses que llegar a un determinado número en la báscula te proporcionará bienestar general. Debes poner más empeño en hacer ejercicio para que tu salud sea mejor y que realmente tu cuerpo cambie a mejor. Disfruta de las actividades y de poner tu cuerpo en movimiento. Además, hacer ejercicio alivia el estrés y mejora el estado de ánimo... ¡y no hay nada mejor que eso!

Potencia la autoestima de tu hijo

Motiva a tu hijo a participar en actividades atléticas, intelectuales o sociales que desarrollen su autoestima. Si tu hijo tiene un sentido equilibrado de sí mismo y una autoestima sólida, será menos probable que recurra a una dieta y una alimentación desordenada para sentirse mejor.

Si crees que tu hijo puede tener un trastorno de alimentación es necesario que le lleves al médico lo antes posible para que le haga una evaluación médica. Si es necesario es posible que te aconseje de ingresarlo en un centro de rehabilitación, sobre todo si sus conductas están poniendo en peligro su salud o incluso su vida.

Te puede interesar