Menú
El pañal nocturno para la enuresis
El pañal nocturno para la enuresis

ENURESIS

El pañal nocturno para la enuresis

Descubre los pros y contras de usar pañales cuando tu hijo moja la cama. Te facilitamos todos los trucos para frenar la enuresis infantil.

Niñas con enuresis Uno de cada 10 niños moja la cama

Un 10% de los niños de entre 5 y 15 años se hace pis en la cama de forma regular. Cuando esto sucede más de cuatro veces al mes sin una causa orgánica como detonante, todo apunta a que el pequeño tiene enuresis nocturna. Mojar la cama se considera un problema a partir de los 5 años aproximadamente, edad en la que los pequeños ya suelen controlar los esfínteres tanto durante el día como por la noche.

Existen dos tipos de enuresis infantil. La enuresis primaria se produce cuando el niño nunca ha dejado de mojar la cama y la enuresis secundaria se da cuando el pequeño vuelve a hacerse pipí en la cama tras un largo tiempo sin escapes nocturnos. En ambos casos el problema desaparece antes de la adolescencia en la mayoría de los casos. Sólo un 1% sigue sufriendo este problema al alcanzar los 15 años.

La enuresis puede causar problemas psicológicos

¿Qué son los pañales nocturnos?

Los pañales nocturnos han sido considerados en multitud de ocasiones como los grandes aliados de la enuresis infantil. Los detractores de su uso consideran que impiden el normal desarrollo del niño y evitan que aprendan a controlar la orina. Los que se posicionan en contra de su uso argumentan que estos pañales nocturnos evitan que el pequeño se sienta mojado y por tanto no se despierta al sentir la sensación de tener la vejiga llena. Esta asociación interrumpida provocaría que la enuresis se prolongara en el tiempo.

Cambio de pañal Existen pañales para todas las edades

Otro de los argumentos esgrimidos en contra del uso de pañales en los casos de enuresis nocturna son los problemas psicológicos que su utilización pudiera desencadenar en los niños. Sin embargo, despertar mojado cada mañana puede resultar para ellos más doloroso que utilizar pañales. Además, actualmente existen multitud de pañales y braguitas absorbentes para niños de todas las edades que simulan la ropa interior y que facilitan que los niños con enuresis puedan llevar una vida social normal sin traumas de ningún tipo al afrontar excursiones, visitas de amigos e incluso campamentos.

A favor de su uso cabe mencionar también el ahorro de trabajo que el pañal supone para los padres. Evita tener que cambiar a diario la ropa de cama y el pijama del pequeño. Ahora bien, es importante hacer que el niño se responsabilice de sí mismo, desechando el pañal cada mañana y arrojándolo a la basura.

Tipos de pañales

Actualmente existen en el mercado multitud de opciones no sólo para los más pequeños, sino para los menores que siguen mojando la cama durante toda la infancia e incluso en la adolescencia. Son discretos y simulan ser ropa interior normal, de forma que se preserva la autoestima de los niños. Proporcionan tranquilidad a padres e hijos, de forma que el sueño no se interrumpe durante la noche y permite descansar a ambos.

Existe un pañal para cada edad

Así, es obligatorio que disponga de cintura antiescapes y ajustes en las perneras. Estos dos elementos evitarán que el pis empape la cama o el pijama. El nivel de absorción e impermeabilidad del pañal es otro de los factores a tener en cuenta. Mantener la orina separada de la piel es importante, ya que al ser utilizados durante la noche pueden pasar horas desde que el niño moja el pañal y hasta que se levanta a la mañana siguiente. Para los más pequeños, que aún no utilizan braguitas absorbentes, son recomendables los adhesivos reutilizables, para poder pegarlos y despegarlos tantas veces como sea necesario.

Niño triste La enuresis puede provocar problemas psicológicos

Los extras -con aloe vera, perfumados, de diferentes texturas y colores- corren a gusto de cada progenitor. Pero es importante tener en cuenta el precio, dado el elevado número de pañales que cada niño utilizará desde su nacimiento.

¿Hasta qué edad deben usarse los pañales?

La retirada del pañal por la noche es uno de los pasos más importantes en cuanto al aprendizaje de control de esfínteres entre los niños. En el caso de menores con enuresis es recomendable consultar al pediatra y ceñirse a las necesidades del niño en cada caso concreto. Normalmente se considera que cuando el pequeño ya controla los esfínteres durante el día o si el niño ya ha pasado más de dos semanas sin mojar el pañal durante la noche ha llegado el momento de su retirada. La media de edad en la que se produce esta situación se encuentra en los tres años.

No se debe reñir al niño con enuresis

Y sobretodo recordar: las recaídas son habituales. No hay que desesperarse ni rendirse si se vuelve a mojar la cama en alguna ocasión antes de la retirada definitiva del pañal. Uno de los métodos más efectivos para eliminar su uso es el 'pipí-alarma'. Se trata de un sensor de humedad que suena cuando el niño empieza a hacer pis. La alarma despierta al pequeño para que este acuda al baño y termine de orinar allí. La efectividad de este método supera el 70%.

Cómo comunicar al niño la retirada del pañal

Lo primordial a la hora de retirar el pañal es la paciencia y sobretodo en caso de enuresis infantil. El proceso puede resultar largo y costoso tanto para los padres como para el niño. Por ello, el primer paso es tomar la decisión contando con el menor. Los pequeños mandan señales a los padres acerca de cuándo necesitan que se les retire el pañal y los más mayores tienen tantas ganas de librarse del problema como sus progenitores.

 Madre y niño en la camaLos niños suelen dejar el pañal nocturno a los 3 años

En los casos en los que mojar la cama es un problema que persiste durante toda la infancia, no sólo se debe acudir a un especialista. Los padres deben dialogar con el niño y tratar de enseñarle a controlar los esfínteres con ejercicios y actividades destinados a este fin.

Lo importante es que la enuresis infantil no desencadene problemas psicológicos y de autoestima en el niño afectado. La frustración por no lograrlo puede hacer mella en el pequeño, por eso es importante celebrar cada pequeño logro y marcarlo en un calendario para fomentar el afán de superación del menor.

Consejos para los padres

Existen además una serie de pautas básicas a seguir para tratar de evitar que el niño moje la cama durante la noche. Simples hábitos de conducta como hacer pis antes de acostarse, evitar cenas demasiado saladas y tratar de no beber líquidos en exceso antes de irse a la cama pueden ayudar a mantener seco el pijama.

Los ejercicios de entrenamiento vesical antes mencionados como interrumpir el chorro de orina de forma intermitente o contar hasta 20 antes de empezar a miccionar pueden resultar efectivos. El apoyo continuo al niño es fundamental. Debe poder contar con sus padres durante todo el proceso.

Utilizar elementos protectores para el colchón y la ropa de cama no está de más en estos casos. No es recomendable, en cambio, obligar a los niños a levantarse durante la noche para ir al baño. Esta medida va en detrimento de su descanso y del de quienes les acompañan.

Te puede interesar