Menú
Cómo no discutir con un hijo superdotado
Cómo no discutir con un hijo superdotado

SUPERDOTADO

Cómo no discutir con un hijo superdotado

Un niño superdotado puede ser un miniabogado en casa, descubre cómo evitar las discusiones innecesarias con él.

Los niños superdotados, sobre todo aquellos niños que saben tener un buen discurso verbal a veces los adultos los comparan como abogados en cuerpo de niño, ya que discuten como si estuviesen ante un juez. Saben argumentar muy bien las cosas para manipular la situación y en la mayoría de los casos, salirse con la suya.

Saben discutir sobre las reglas, sobre el castigo, la disciplina, las normas de casa... sobre cualquier cosa que no les guste o que quieran evitar. Saben discutir casi magistralmente pero aunque tenga argumentos excelentes es necesario que los padres sean quienes mantengan siempre el control.

No importa lo brillante que sea tu hijo, él sigue siendo un niño y aunque sea superdotado, necesita de tu guía y orientación. Los niños (todos ellos) necesitan reglas y consecuencias cuando las rompen. Los niños que son superdotados nunca deben ser excusados por un mal comportamiento. Si los niños evitan las consecuencias de un mal comportamiento, entonces serán ellos y no los padres los que tienen el control... ¡y eso no es bueno para su desarrollo!

Cómo mantener el control y no discutir

Mantén unas reglas claras

Si tienes que tratar con un abogado en cuerpo de niño, tendrás que comenzar a pensar tal y como piensa él. Eso significa que tendrás que anticipar que tu hijo encontrará lagunas en tus reglas. Por ejemplo, si le dices a tu hijo que debe irse a la cama y está jugando, es probable que incluso en la cama siga juntando porque no le dijiste que no podía dejar de jugar en la cama, solo le dijiste que se metiera en la cama. La regla tendrá que ser muy clara: 'Es hora de acostarse a dormir'.

Tu hijo puede admitir que rompió una regla pero querrá discutir sobre el cumplimiento de esas consecuenciasTu hijo puede admitir que rompió una regla pero querrá discutir sobre el cumplimiento de esas consecuencias

Las consecuencias no son discutibles

Tu hijo puede admitir que rompió una regla pero querrá discutir sobre el cumplimiento de esas consecuencias. Puede pensar que la regla fue injusta o que las consecuencias no son justas, y con los niños superdotados, los problemas de equidad no son simplemente cuestiones de debate. A menudo tienen un profundo sentido de justicia pero las consecuencias son infranqueables. Sin embargo, la imparcialidad es un problema menor si las consecuencias de romper la regla son claras desde el principio.

No negocies las consecuencias cuando no ha cumplido las reglas

Algunos niños superdotados pueden argumentar las cosas tan bien que los padres negocian y piensan otra nueva consecuencia (normalmente más favorable para el niño). Si se negocia la consecuencia después de haber roto las normas es casi como quitar la consecuencia del todo. En realidad, puedes estar de acuerdo con tu hijo, pero las consecuencias de negociación deben hacerse antes de que se rompan las reglas, no después. 

Puedes darle a tu hijo la oportunidad de dejar de discutir cuando le has dado una advertencia primeroPuedes darle a tu hijo la oportunidad de dejar de discutir cuando le has dado una advertencia primero

No discutas de nuevo

Aunque es difícil se puede conseguir. Los padres de niños superdotados no pueden dejar de sentirse impresionados por la capacidad de su hijo para razonar y presentar una buena argumentación lógica. Es posible que estos padres también deseen responder a todas las preguntas de sus hijos, pero la mejor respuesta es no discutir y reafirmar las normas, sin entrar en dilaciones. Si no se cumplen las normas, se cumplirán las consecuencias.

Aumenta la consecuencia si tu hijo sigue discutiendo

Puedes darle a tu hijo la oportunidad de dejar de discutir cuando le has dado una advertencia primero. De puedes decir que si discute de nuevo contigo, la consecuencia aumentará y si sigue idoiscutiendo habrá perdido sus privilegios por más tiempo (primero 24 horas, después 2 días, después 3 días, etc). Los niños superdotados son lo suficientemente inteligentes como para saber que deben dejar de discutir cuando realmente te muestras firme y no hay más opción.

Sé consistente y cumple con las consecuencias

No sirve quitar privilegios si se hace de palabra solamente. ¡Los niños dotados verán esa debilidad y la explotarán! La próxima vez que quieran discutir, continuarán y discutirán, independientemente de tus amenazas, porque habrán visto que tus amenazas son vacías. Recuerda que las consecuencias deberán ser razonables.

Te puede interesar