Menú
3 mitos sobre el destete y la alimentación que debes olvidar
3 mitos sobre el destete y la alimentación que debes olvidar

ALIMENTACIÓN INFANTIL

3 mitos sobre el destete y la alimentación que debes olvidar

Existen algunos mitos sobre destete y alimentación infantil que debes olvidar, estos son 3 de ellos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los bebés sean amamantados exclusivamente durante los primeros seis meses de vida para lograr un crecimiento, desarrollo y salud óptimos. Luego, se pueden introducir alimentos complementarios nutricionalmente adecuados y seguros junto con la lactancia para satisfacer las cambiantes necesidades nutricionales de tu hijo.

Los alimentos sólidos se deben introducir de forma gradual entre los 4 y los 6 meses, dependiendo del desarrollo del bebé. Es durante este tiempo cuando los bebés comienzan a mejorar la coordinación para aprender a comer. Existen algunas señales que puedes tener en cuenta (recuerda que dependerá de su desarrollo):

  • Es capaz de sentarse y tiene buen control de la cabeza
  • Muestra interés por la comida y abre la boca cuando la comida pasa por delante
  • Tiene interés en las cucharas o muestra capacidad de uso
  • Demanda la comida y no se satisface solo con leche o con el pecho de madre

Si en cambio, tu bebé cuando le das un trozo de comida lo saca de su boca o vomita, es porque aún no está preparado para empezar a comer sólidos. Tendrás que consultarlo con tu pediatra. Pero es necesario que destierres de tu mente algunos mitos sobre el destete que solo provocan confusión en las madres.

Los alimentos sólidos se deben introducir de forma gradual entre los 4 y los 6 mesesLos alimentos sólidos se deben introducir de forma gradual entre los 4 y los 6 meses

Tu bebé no tendrá problemas con los sólidos si esperas demasiado al destete

Una de las principales razones por las que tu bebé podría empezar a tomar más sólidos antes de los seis meses, es porque necesita más energía, vitaminas y minerales que están en los alimentos para apoyar su desarrollo. Por ejemplo, el hierro y el zinc se encuentran en las carnes y el pollo, la yema de huevo, los cereales fortificados con hierro y las legumbres.

La introducción tardía de sólidos puede retrasar la función motora oral y posiblemente causar una aversión a la aceptación de alimentos sólidos texturizados. A medida que el bebé domina el arte de comer sus primeros alimentos, es importante introducirle lentamente más textura a su comida haciéndola más gruesa.

En lugar de que todo sea puré, hay que chafar algunas comidas que pueda comer mejor, como la patata. De 8 a 10 meses, el bebé podría comer alimentos con algo de textura como frutas picadas, queso blando, pan o galletitas.

La introducción tardía de sólidos puede retrasar la función motora oralLa introducción tardía de sólidos puede retrasar la función motora oral

Tu bebé dormirá toda la noche si le destetas y le das sólidos

Aunque algunos padres a menudo creen que los bebés dormirán mejor a partir de los cuatro meses o cuando comience a tomar sólidos durante el día, esto no tiene que ser así realmente. El sueño de cada bebé es algo que solo ellos conocen, y no hay ninguna norma que les ayude a dormir mejor por las noches. Hay bebés que duermen mejor y otros que duermen peor.

Cuando una mamá le da a su bebé sólidos antes de que esté listo solo para que duerma toda la noche, además de no ser efectivo, esto puede hacer que el bebé esté sobrealimentado.

Hay muchos otros factores, además del hambre, que pueden hacer que tu bebé se despierte por la noche: podría sentirse incómodo, empezar con la dentición o estar en una etapa de crecimiento acelerado.

Tienes que obligar a tu bebé a comer los alimentos para que los acepte

Es importante algo simple cuando le presentas nuevos alimentos a tu bebé. primero, los alimentos deberán ser finos, delgados y blandos ya que la capacidad de tu bebé para comer sólidos depende de su desarrollo neuromuscular. Al principio, tu bebé solo puede chupar, seguido de 'masticar', y solo entonces podrá masticar, cuando tenga los dientes al fin.

Algunos bebés son más reacios que otros a aceptar diferentes texturas. Esto no debe preocuparte ni tampoco crear una lucha de poder para que tu bebé acepte nuevos alimentos. Si tu bebé no quiere comer un alimento concreto, no le obligues, simplemente prueba a dárselo en otro momento.

Te puede interesar