Menú
Masaje perineal en la embarazada: cómo se hace y para qué sirve
Masaje perineal en la embarazada: cómo se hace y para qué sirve

DURANTE EL EMBARAZO

Masaje perineal en la embarazada: cómo se hace y para qué sirve

Toda precaución es poca para que el embarazo y la llegada al mundo del nuevo niño sea lo mas saludable posible, el masaje perineal es un ejercicio muy acertado como preparación al parto.

 El masaje perineal evita o minimiza el riesgo de traumas durante el parto El masaje perineal evita o minimiza el riesgo de traumas durante el parto

El masaje perineal es un tipo de masaje sirve para reducir la probabilidad de sufrir desgarros y episiotomías durante el parto. Los beneficios que produce a la embarazada son increíbles, aunque se trate de un ejercicio complicado: aumenta la elasticidad del periné, evita o minimiza que haya traumas durante el parto. Se trata de unos cuidados que podemos realizar previamente.

Se trata de una de las complicaciones que más se producen durante la fase del expulsivo del parto, ya sea un desgarro o una episiotomía.

Hoy en día el número de episiotomías es demasiado alto, la OMS cree que deberían estudiarse otras prácticas que ayuden a proteger el periné. Sin embargo, según esta institución, no hay pruebas que demuestren que utilizar la episiotomía de forma rutinaria produzca beneficios en la mujer. Una valoración correcta de esta zona, junto con el uso correcto de los métodos de protección durante el periodo expulsivo y la preparación correcta durante el embarazo, son la mejor alternativa que pueda encontrarse, hasta ahora, a la episiotomía.

 En el momento del parto se debe escoger una postura que reduzca la presión sobre el periné En el momento del parto se debe escoger una postura que reduzca la presión sobre el periné

¿Qué puede causar un trauma perineal?

La gran mayoría de los traumas dependerán de los cuidados previos que se hayan realizado y del trabajo que ejerza la matrona en el momento del parto. Estos son:

- El tono y la elasticidad, son fácilmente modificables tan solo con preparar la zona perineal (vasculación pélvica, aplicación de compresas calientes, etc.).

- Controlar la salida de la cabeza del feto, siguiendo el ritmo de los pujos naturales.

- Realizar las maniobras de protección de la zona perineal y hacer el refrenamiento de la cabeza fetal durante el periodo expulsivo.

- Escoger una postura que reduzca la presión sobre el periné y la distribuya de forma equitativa (en cuclillas, decúbito lateral...).

No obstante, existen otros factores que no son modificables, como la edad de la embarazada, la paridad, el tiempo que dure el expulsivo, la analgesia del parto, el parto instrumental, la posición fetal, el peso del recién nacido, la posibilidad de episiotomía previa, la existencia de estrías, la etnia, la patología materna y el peso previo al embarazo (de la mujer). Realizar algún ejercicio (natación, andar...) durante el embarazo también es aconsejable, pero debe consultarse siempre con el médico.

 Puedes ayudarte de tu pareja para realizar los masajes Puedes ayudarte de tu pareja para realizar los masajes

El masaje perineal. ¿Cómo realizarlo?

Para realizar el masaje se pueden utilizar lubricantes como el aceite de rosa de mosqueta, el aceite de almendras dulces o el aceite de oliva.

1. Lavarse bien las manos. Las uñas deben estar recortadas y limpias.

2. Es aconsejable que tengas la vejiga vacía antes de realizar el masaje. Hay que familiarizarse con el periné. Utiliza un espejo si lo crees conveniente.

3. Aplicar compresas templadas o realizar el masaje después de haberse duchado.

4. Escoger una posición que sea la más cómoda para ti: apoyada en la pared, sentada...

5. Si se realiza automasaje, es más sencillo utilizar el pulgar. Si lo realiza la pareja, se utiliza tanto el dedo índice, como el corazón, e incluso ambos. Lubricar los dedos con un aceite antes de empezar.

6. El masaje:

a) En primer lugar, hay que introducir los dedos en la vagina entre tres y cuatro centímetros, ejerce presión hacia abajo y hacia los lados con un movimiento de vaivén firme pero suave, de forma que se estire la zona hasta sentir una sensación leve de escozor o quemazón. Después, desliza el dedo desde la vagina hacia fuera y viceversa y mantén una ligera presión durante dos minutos.

b) Para hacerse a la idea de la presión que notará con la cabeza del bebé, coloque los dedos al principio de la vagina, presionar hacia abajo durante un par de minutos o hasta que moleste.

c) Como si fuera una pinza, coger esta zona y realizar ligeros movimientos de vaivén, y así se estirará el tejido de la entrada de la vagina y de la piel del periné. Realice este movimiento durante dos o tres minutos.

 Si se siguen los pasos indicados todo saldrá bien Si se siguen los pasos indicados, todo saldrá bien

Por último, y siempre con los dedos en la misma posición, realice estiramientos desde dentro hacia fuera, de forma que toque la zona inferior y lateral de la vagina y la piel del periné, durante unos dos minutos. De esta manera relajará esta zona.

Muchas embarazadas realizan este tipo de masaje como preparación para el parto. Normalmente, se comienza a practicar semanas antes de la fecha en la que debe nacer el bebé. Es una forma ideal para preparar los músculos de la vagina, de forma que en el momento del parto estén más estirados que de costumbre.

Peligros del masaje perineal

Debe realizarse siempre en una postura cómoda para la embarazada, de forma que se trate de unos cuidados previos al parto y no de un daño. Si sigue correctamente los pasos que se han indicado anteriormente no debería haber ningún problema.

Te puede interesar