Menú
Ser madre a los 40: ventajas y riesgos
Ser madre a los 40: ventajas y riesgos

EMBARAZO

Ser madre a los 40: ventajas y riesgos

Susan Sarandon, Madonna, Kim Basinger... Todas ellas fueron madres pasados los 40. Los embarazos tardíos no sólo suponen riesgos, también ventajas. Descúbrelas.

Una madre juega con su hijoCada vez más mujeres son madres pasados los 40

La edad en la que las mujeres son madres se retrasa cada vez más. En España, la media supera los 31 años según el Instituto Nacional de Estadística. De hecho, sólo en España más de 12.000 nacimientos anuales son de madres mayores de 40 años. Esta cifra sitúa a nuestro país entre los que cuentan con mayor número de "madres añosas" de Europa. La situación socioeconómica y el estilo de vida actual contribuyen a incrementar esta cifra. Los avances en las técnicas de reproducción asistida también han ayudado.

Con o sin reproducción asistida, muchas son las 'celebrities' que han sido madres pasados los 40. Los rostros más conocidos de esta nueva realidad social son Marcia Cross, Madonna, Kim Basinger y Susan Sarandon entre otras. En el ámbito nacional, Ana Rosa Quintana y Rosario Flores son dos ejemplos claros de madres que dieron a luz pasadas las cuatro décadas de vida.

No obstante, los expertos sitúan entre los 20 y los 30 años la edad idónea para tener hijos ya que a partir de los 35 la fertilidad se reduce a la mitad. A medida que la edad avanza, las posibilidades de concebir un hijo se reducen drásticamente. Los estudios de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva afirman que pasados los 40 las probabilidades de lograr un embarazo en un único ciclo de ovulación se reducen hasta el 5%.

Los riesgos tanto para el bebé como para la madre también crecen con el paso de los años. Pero lo cierto es que los avances sanitarios facilitan enormemente la viabilidad y el éxito de estos embarazos. Además, estudios recientes destacan que los embarazos en la madurez también cuentan con una amplia lista de ventajas.

Ventajas de ser madre a los 40

La madurez que poseen las mujeres de 40 años representa una ventaja clara sobre las chicas de 20 que deciden ser madres. La estabilidad económica, profesional y emocional suele ser más elevada entre las madres de mayor edad. Son madres porque así lo han decidido. La estadística también refleja que las mujeres que se estrenan como madres con mayor edad suelen poseer un mayor nivel de formación.

A mayor edad, más preparadas para amamantar están las madres. Asimismo, las decisiones sobre la alimentación de los hijos suelen ser más acertadas, según apunta un estudio de la Revista de Asociación Dietética Estadounidense.

Mujer embarazada mayor de 40Mujer embarazada mayor de 40 años

Por extraño que parezca, ser "madre añosa" también implica beneficios económicos. Un estudio realizado en Reino Unido apunta que las mujeres trabajadoras ahorran cerca de 21.000 dólares por cada año que retrasan la decisión de tener descendencia. Además, ser madre pasados los 40 alarga la vida. Así lo indica un estudio de la universidad de Harvard que indica que las mujeres que tienen hijos a una edad más avanzada viven más.

La depresión posparto es menos frecuente en madres maduras
En el área sanitaria, la postura del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica es clara: ser madre tardía no afecta de forma negativa a la salud del bebé. Los avances médicos y el seguimiento controlado de la gestación permiten detectar posibles anomalías en el feto de forma precoz. Es más, algunos estudios apuntan a que se reduce el riesgo del niño de sufrir algunas enfermedades y de padecer sobrepeso en la edad adulta. En términos médicos, otra de las ventajas es que los casos de depresión posparto son menos frecuentes entre las madres de mayor edad.

Las preocupaciones llegan cuando estas madres toman consciencia de que tal vez no conozcan a sus nietos y no disfruten de la vida adulta de sus hijos. Se trata de un temor recurrente entre las madres de mayor edad, a pesar de que la esperanza de vida femenina actual en España supera los 80 años. En Estados Unidos existen grupos de apoyo creados específicamente para ayudar a estas mujeres.

Desventajas de ser madre a los 40

Frente a las ventajas enumeradas se halla una larga lista de inconvenientes -tanto para la madre como para el bebé- que debe ser tomada en consideración. En primer lugar, las posibilidades de quedar embarazada disminuyen a pasos agigantados a medida que avanza la edad de la mujer. La cantidad y la calidad de los óvulos comienza a descender 15 años antes de la menopausia.

Un estudio publicado por la revista 'Fertility and Sterility' indica que las mujeres de 40 años tratadas por infertilidad cuentan con una probabilidad del 25% de lograr un embarazo con sus propios óvulos. A los 44, las posibilidades se reducen hasta el 1,6%. A mayor edad, más recomendable es utilizar óvulos de donantes o utilizar una de las múltiples técnicas de reproducción asistida disponibles. Cabe tener en cuenta también la edad del padre, ya que la calidad del esperma también desciende con el paso de los años.

Mujer mayor de 40 con su hijoMujer mayor de 40 con su hijo

Las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo también se multiplican a medida que avanza la edad de las futuras madres. La tasa se sitúa en el 35% para mujeres de 40 años y alcanza el 50% en mujeres de 45 años. La probabilidad de que el parto se produzca por cesárea se acerca también al 50%.

La hipertensión y la diabetes son otros de los riesgos a los que se enfrentan las madres que superan las cuatro décadas de vida. Por ello, todos los embarazos pasados los 40 son considerados automáticamente de alto riesgo y sometidos a un control exhaustivo por parte de los médicos.

Embarazos pasados los 40: riesgos para el bebé

Estas medidas de precaución no sólo afectan a la salud de la futura mamá, sino también a la del feto. Uno de los principales riesgos es que el bebé presente anomalías cromosómicas. La posibilidad de que el niño tenga Síndrome de Down es de 1 entre cada 100 casos, mientras que en madres de 20 años la cifra es de 1 de cada 10.000 casos. Pruebas como el triple Screening y la amniocentesis ayudan al diagnóstico de estas posibles dolencias.

Los hábitos de vida saludables reducen los riesgos durante el embarazo
Los partos prematuros, el sufrimiento fetal y el nacimiento de bebés de bajo peso también afectan en mayor medida a las mujeres que superan los 40 años. Una serie de pautas de vida saludable ayudarán a reducir los riesgos. Asimismo, los casos de bebés mortinatos son más frecuentes entre las mujeres de mayor edad.

Por último, un inconveniente menor sería el hecho de que los hijos de madres tardías suelen ser hijos únicos y crecer en entornos carentes de pequeños de su misma edad. Por ello, los expertos recomiendan suplir esta ausencia con relaciones familiares y afectivas más amplias.

La balanza entre factores positivos y negativos se encuentra, por tanto, equilibrada. A medida que la ciencia avanza se puede tener un embarazo seguro y sano con mayor edad. La decisión sobre la edad más apropiada corresponde, al fin y al cabo, a la madre. Eso sí, nunca está de más contar con supervisión médica.

Te puede interesar