Menú
La importancia de poner límites a los niños
La importancia de poner límites a los niños

EDUCACIÓN

La importancia de poner límites a los niños

La disciplina positiva debe ser la base de la educación de los hijos y los límites un elemento esencial para conseguir que la conducta de los hijos sea la mejor posible

Uno de los grandes errores que cometen los padres de hoy en día en lo que respecta a la crianza de los hijos, se debe al hecho de que no saben poner límites. Un niño que no tiene límites actúa con total impunidad y sin esperar represalias por parte de sus padres.

Dichos límites deben establecerse teniendo en cuenta valores tan importantes como la empatía o el respeto. A partir de aquí parte lo que se conoce como disciplina positiva que es la base de cualquier tipo de educación. En el siguiente artículo te hablamos un poco más de los límites y de por qué son importantes a la hora de educar a los hijos.

 Un niño que no tiene límites actúa con total impunidad Un niño que no tiene límites actúa con total impunidad

Para qué sirven los límites en la disciplina positiva

Los límites son necesarios y esenciales a la hora de educar a cualquier niño. Dichos límites ayudan a que los más pequeños sepan diferenciar en todo momento lo que es correcto y lo que está mal. A partir de ese momento sabrán comportarse como sus padres establecen y quieren, Una educación en la que se establecen ciertos límites para los pequeños, sienta las bases para que el comportamiento y la conducta sea el mejor posible.

Los pequeños deben ser conscientes en todo momento que cualquier acción tiene su consecuencia. Hay ciertos actos que no deben quedar impunes. A partir de aquí, la conducta será lo mejor posible y la misma será clave la hora de relacionarse con los demás. Los padres deben recordar en todo momento que los límites deben imponerse teniendo en cuenta ciertos valores como la empatía y el respeto.

Pautas a seguir a la hora de imponer ciertos límites a los niños

  • Cuando establece ciertos límites es bueno tener en cuenta siempre a los hijos. De esta forma los pequeños se sentirán escuchados, algo que ayuda a aceptar mucho mejor los citados límites. Los padres son los encargados de establecer las diferentes pautas a seguir pero siempre teniendo en cuenta la opinión de los pequeños.

  • Los límites establecidos deben ser en todo momento proporcionados y evitando que puedan llegar a humillar a los niños. Es importante encontrar cierto equilibrio para que los límites sean un punto positivo dentro de la educación de los hijos.
  • No se puede tolerar bajo ningún concepto que muchos padres se aprovechen de su autoridad y opten por fijar unos límites que no ayudan para nada a la hora de educar a sus hijos. Hay una serie de valores que deben tener presente los padres a la hora de establecer cualquier tipo de límite a sus hijos. Algunos de estos valores son la empatía y el respeto.
  • Los padres deben conseguir que los niños sepan reflexionar sobre sus conductas. Si ello no ocurre, de nada sirve el establecer ciertos límites a la hora de educar a los hijos. Por desgracia, a día de hoy son muchos los padres los que optan por el castigo como método de enseñanza con sus hijos. Una buena reflexión sobre una conducta inapropiada, hará que lo
s niños intenten comportarse mucho mejor en ocasiones futuras.

Los límites establecidos deben ser en todo momento proporcionadosLos límites establecidos deben ser en todo momento proporcionados

En definitiva, la disciplina positiva debe ser la base de la educación de los hijos y los límites un elemento esencial para conseguir que la conducta de los hijos sea la mejor posible. Es bueno recordar que los límites impuestos deben basarse en valores tan importante en la vida como son el respeto o la amabilidad.

A partir de aquí, los padres deben escuchar a sus hijos y conseguir que puedan participar a la hora de establecer tales límites. El niño que traspase tales límites debe reflexionar sobre lo que ha hecho mal, para que en un futuro no cometa los mismos errores.

Te puede interesar