Menú
Tu hijo te miente y no se arrepiente, ¿qué tienes que hacer?
Tu hijo te miente y no se arrepiente, ¿qué tienes que hacer?

MENTIR

Tu hijo te miente y no se arrepiente, ¿qué tienes que hacer?

Si tu hijo te miente y no se arrepiente, ¿por qué puede ser y qué tienes que hacer para que no pase más?

Los niños pueden comenzar a mentir desde los 3 años, y puede hacer que los padres se pregunten dónde se equivocaron al criarlos. La verdad es que todos los niños mienten en un momento u otro, al igual que los adultos. Los niños pueden mentir para proteger los sentimientos de alguien, o para no tener problemas. La disciplina debe centrarse no solo en las consecuencias por mentir, sino también en llegar a la raíz de la mentira para evitar que vuelva a suceder.

Los niños pueden comenzar a mentir desde los 3 añosLos niños pueden comenzar a mentir desde los 3 años

Ver las cosas como un niño

Entiende las razones por las que tu hijo está mintiendo. Hay varias razones comunes por las que los niños pueden mentir, incluido el miedo a meterse en problemas, el miedo al rechazo, la baja autoestima, la necesidad de atención o a disfrutar de la fantasía y el juego de fantasía.

Los niños también mienten si se sienten atrapados. Al igual que los adultos, los niños pueden entrar en pánico y recurrir a la mentira para evitar las consecuencias inmediatas. Pero a diferencia de los adultos, es posible que no tengan la capacidad cognitiva para comprender que lo que están haciendo no es la mejor opción, especialmente si son muy pequeños.

Una vez que entienda por qué miente tu hijo, puede abordar esa necesidad y reducir la mentira. Por ejemplo, si tu hijo está mintiendo para obtener atención, concéntrate en reconocer el comportamiento apropiado y pasar más tiempo juntos. Cuando presta atención al comportamiento que quieran que tengan tus hijos, es más probable que sigan tomando decisiones.

Los errores son oportunidades de aprendizaje

Si le dices a tu hijo que es un mentiroso y lo castiga sin ninguna explicación, acabas de perder un momento de enseñanza. Sí, los niños necesitan consecuencias por sus acciones, pero también necesitan adultos que les enseñen a comportarse. Una forma en que puedes alentar a tu hijo a ser sincero es hablar sobre cómo los errores son oportunidades para aprender. 

Para los niños pequeños, muchas de sus mentiras son en respuesta a un error que cometieron. Sus acciones no son necesariamente intencionales. Lo más probable es que sean impulsivos, olvidadizos o simplemente un niño que no entiende las reglas. Y cuando se les pregunta "por qué" se comportaron de cierta manera, pueden recurrir a la mentira para hacer desaparecer el estrés del momento.

Puedes enseñar a tu hijo a cómo tomar las decisiones apropiadas mostrándoles lo importante que es ser sincero. Intenta tener una conversación con tu pareja con tu hijo cerca sobre esto. Puedes hablar sobre un error que cometiste y de cómo casi trató de ocultarlo con una mentira... pero haciendo hincapié en que esa no es la solución y que en lugar de esto, escogiste aceptar el error, decir la verdad, enfrentar las consecuencias y aprender de ello. Incluso puedes dejar caer una pista sutil de que aunque fue realmente difícil decidir decir la verdad, se sintió mucho mejor una vez que lo hiciste.

Puedes usar el mismo proceso si tu hijo miente. Tienes que asegurarte de incluirle en el proceso de resolución de problemas. Necesitan poder explicar el error que cometieron y lo que aprendieron de él, con tu ayuda, por supuesto. Dependiendo de la acción, puedes elegir tener más consecuencias una vez que hayas aprovechado este momento de enseñanza.

Es necesario crear consecuencias Es necesario crear consecuencias

Consecuencias y recompensas

Es necesario crear consecuencias y ser consistente en hacerlas cumplir. Cuando los niños saben qué consecuencias enfrentarán como resultado de la mentira, cada vez tienen la opción de mentir o aceptar el castigo. Las consecuencias deben ser apropiadas y específicas para la edad, como la pérdida de los privilegios del teléfono, el tiempo social limitado o la eliminación del televisor del dormitorio.

No le hagas preguntas a tu hijo sobre las que sabes la respuesta y sobre las cuales podría estar tentado a mentir, como por ejemplo: "¿Derramaste la leche?" cuando ves que lo hizo o "¿Limpiaste tu habitación?" cuando sabes que no fue así... es mejor decir cosas como: "Me he dado cuenta de que no has limpiado tu habitación. Trabajemos juntos en una solución".

Te puede interesar