Menú
Gimnasia rítmica en niños, ¿recomendada o no?
Gimnasia rítmica en niños, ¿recomendada o no?

DEPORTE

Gimnasia rítmica en niños, ¿recomendada o no?

La gimnasia rítmica es un deporte muy llamativo y curioso para los niños y niñas que lo practican, pero, como otros muchos deportes, tiene puntos positivos y negativos.

La gimnasia rítmica es una disciplina deportiva que mezcla pasos similares a los de la danza y el ballet junto a movimientos muy específicos de la gimnasia tradicional e incorporando el uso de objetos como cintas, pelotas y aros, los cuales que hacen la modalidad deportiva más vistosa y elegante.

Este deporte es muy conocido alrededor del mundo y muchas son los hombres y las mujeres que empiezan a practicarlo desde muy jóvenes como actividad extraescolar o profesional. Eso se debe a que al ser más ligeros y tener un cuerpo más flexible tienen la posibilidad de aprender y practicar los movimientos con más facilidad y soltura que una persona que decide empezar a realizar esta modalidad deportiva en la edad adulta.

Sin embargo, como todos los deportes, la gimnasia rítmica tiene aspectos tanto a favor como en contra cuando se realiza antes de hacer la mayoría de edad. En Bekia te contamos cuáles son estos argumentos para que puedas decidir si tu hijo o tu hija debe realizar o no esta actividad extraescolar y de qué modo.

Argumentos a favor de la gimnasia rítmica en niños

La gimnasia rítmica es la extraescolar más demandada entre las niñas de nuestro país, pero cada día son más los niños que también quieren practicar esta disciplina. Esto se debe a que este deporte es visualmente muy bello y llama mucho la atención a aquél que lo está viendo.

La gimnasia rítmica desarrolla mucho nuestra flexibilidadLa gimnasia rítmica desarrolla mucho nuestra flexibilidad

Los deportistas recomiendan empezar a practicarlo lo antes posible, ya que cuando los niños son pequeños su cuerpo es mucho más flexible y a base de entrenar pueden hacer que siga siendo así de flexible durante mucho más tiempo que el de un niño que no hace deporte o que no entrena su flexibilidad. Al no estar su cuerpo todavía desarrollado, los niños tienen más facilidad de movimiento, son más ágiles y podrán realizar mayor las actividades propuestas en esta modalidad deportiva.

Estando en edades de crecimiento el cerebro de los niños es mucho más receptivo que el de los adultos, por lo que recordarán las coreografías y los movimientos propuestos por el profesor con más facilidad y podrán practicar la coordinación con el grupo ya desde bien pequeños.

Si el niño le pone empeño seguramente se sentirá gratificado al ver que todos sus esfuerzos físicos le llevan a estar en sintonía con el grupo y a mejorar su condición física. Este deporte ayudará no solamente a potenciar su flexibilidad, sino también a fortalecer los músculos utilizados, mejorar la memoria y coordinación con el grupo, corregir malas posturas que pueda adquirir en el futuro y hacer que se sientan más conscientes de sí mismos y de su propio cuerpo.

Tomándoselo como una actividad extraescolar más, es decir como una afición o un juego, el niño podrá realizar la gimnasia rítmica sin que esta pueda causarle grandes inconvenientes a su vida personal o a su salud.

Argumentos en contra de la gimnasia rítmica en niños

Al igual que muchos otros deportes, la gimnasia rítmica también tiene algunos argumentos en contra, sobre todo cuando se trata de la disciplina dirigida a los niños. Quizás la primera que habremos oído es que se pide demasiado de ellos, es decir, desde los cuatro años de edad se les puede apuntar para que empiecen a practicar este deporte. Si quieren competir deberán entrenar al menos una hora al día para que todo salga perfecto el día de la competición. Forzarán su pequeño cuerpo, todavía en desarrollo, hasta límites que no deberían llevar para su perfecto crecimiento.

Por lo tanto, los nervios de la competición representarán un estrés demasiado grande para un niño que todavía no puede estar preparado para este tipo de situaciones y el esfuerzo físico extremo puede hacer mella en su crecimiento.

Debemos dejar que los niños sólo se diviertan y decidan de mayores si quieren competirDebemos dejar que los niños sólo se diviertan y decidan de mayores si quieren competir

Uno de los efectos más comentados de la gimnasia rítmica en la salud de los niños es que retrasa su crecimiento. Por ejemplo, en las niñas les retrasa la llegada de la menstruacióny hace que tarden más a desarrollarse.

Como para realizar este deporte es mejor ser de tamaño pequeño y delgado para tener mayor agilidad y flexibilidad, muchos serán los niños que sufran desordenes alimentarios. Todos querrán mantenerse lo más estilizados y atléticos posible, aunque eso vaya en contra de su constitución.

El hecho de pasar muchas de sus horas libres entrenando hará que los niños que realizan gimnasia rítmica no puedan llevar el mismo tipo de vida que sus amigos y compañeros y que se sientan eventualmente excluidos.

Finalmente, como todos los deportes, la gimnasia rítmica implica un esfuerzo físico que podría generarle posibles lesiones leves o graves a tu hijo. Si esto sucediese quizás tendría que dejar de practicar este deporte y si se lo hemos propuesto como su futuro eso podría causarle mucha pena. Lo mejor es que mientras nuestros hijos sean jóvenes practiquen solamente el deporte como una actividad extraescolar y que, cuando sean mayores, decidan si quieren competir, dedicarle más horas o convertirlo en su carrera profesional.

Te puede interesar