Menú
El estrabismo en niños
El estrabismo en niños

PROBLEMAS DE LA VISTA

El estrabismo en niños

Identifica el estrabismo en niños, y si es algo temporal o permanente, y qué tratamientos existen para corregirlo, si hiciera falta.

El estrabismo es un defecto visual, que no una enfermedad, en el que cualquiera de los dos ojos se encuentra desviado de su dirección normal. Más conocido como ojos bizcos, el estrabismo afecta tanto a adultos como a niños, aunque dependiendo del tipo que padezcamos es más común que se de a una edad u otra. Este problema de visión puede aparecer desde los seis meses de vida, durante la niñez e, incluso, en la edad adulta.

Aunque este defecto visual puede darse por diferentes causas las más comunes son, por un lado un mal control del cerebro en los músculos que trabajan conjuntamente para que nuestros ojos estén alineados. En este caso, se envían dos imágenes diferentes al cerebro, una procedente de cada ojo, lo cual provoca que el cerebro comienza a confundirse. Por otro lado, otra causa que puede provocar el estrabismo es la asociación con un elemento refractivo, como por ejemplo se da en el caso de padecer hipermetropía. Cuando se da un caso de ojos bizcos en la infancia, en la mayoría de las ocasiones se desconocen las causas por las que el niño padece estrabismo y suelen darse justo al nacer o a los pocos meses de vida. Es muy importante que si notamos el más mínimo síntoma en los niños de padecer estrabismo acudamos al médico, porque en muchas ocasiones puede ser tratado y conseguir que este desaparezca, si lo cogemos a tiempo.

De bebés es normalq ue a los niños se les desvíe un ojo, pero se les corrige soloDe bebés es normalq ue a los niños se les desvíe un ojo, pero se les corrige solo

Síntomas del estrabismo en niños

Los recién nacidos, en ciertas ocasiones, pueden mostrar una desviación en los ojos pero esto es bastante normal, ya que es en este periodo cuando comienzan a formarse y a fortalecerse los músculos oculares, por lo que no deberíamos alarmarnos si en alguna ocasión nuestro bebé tiene la mirada desviada en momentos puntuales. Pero si esto perdura y cuando el bebé cumple cuatro meses sigue con los ojos bizcos, es el momento de actuar, ya que es en ese periodo cuando ya debería ser capaz de fijar objetos y mantener la vista fija.

En el caso de que los niños padezcan estrabismo, los síntomas más comunes son los siguientes:

- Ojos bizcos.

- Ojos que no son capaces de mirar en una misma dirección.

- Visión en un solo ojo. Aunque solo el 30% de los niños que padecen estrabismo pierden la visión de un ojo por completo. A esto se le denomina también ojo vago, y eso ocurre porque el cerebro como mecanismo de defensa, solo comienza a recibir la imagen que le proporciona el ojo dominante.

- Tortícolis. Aunque parezca que no tiene sentido, el niño que padece estrabismo vertical opta por mantener una posición del cuello bastante perjudicial para el cuello, por lo que puede desarrollar una tortícolis.

Un diagnóstico a tiempo puede corregir el estrabismo en muchos casosUn diagnóstico a tiempo puede corregir el estrabismo en muchos casos

Los problemas en el rendimiento escolar pueden ser un aviso de que nuestro hijo padece de estrabismo, ya que presenta problemas para fijar la visión en la pizarra y por tanto, no es capaz de seguir el ritmo natural que su profesor va marcando.

Tratamiento contra el estrabismo en niños

Cuando los niños comienzan un tratamiento contra el estrabismo lo que se busca con él es conseguir una mejor agudeza visual y que los ojos se encuentren alineados para que a desviación se aprecie menos y el niño tenga un aspecto físico mejor, ya que esto puede originarle algún que otro complejo. Es por ello, que es imprescindible diagnosticarlo cuanto antes y empezar el tratamiento de manera rápida.

El tratamiento del estrabismo en niños consiste en la utilización de unas gafas especiales y en la práctica de algunos ejercicios que favorecerán al fortalecimiento del músculo ocular, el cual puede mejorar de forma considerable. En el caso de que este tratamiento no funcione, puede optarse por la cirugía, pero no será hasta los 3 años cuando el niño pueda someterse a este tipo de operación, aunque en el caso de que el estrabismo sea de nacimiento, podrá operarse al niño antes de que este cumpla un año.

Te puede interesar