Menú
Cómo educar a tu hijo para que no fume
Cómo educar a tu hijo para que no fume

CONSEJOS

Cómo educar a tu hijo para que no fume

La presión social y el hecho de que muchos de sus compañeros de clase y amigos ya hayan probado el tabaco pueden llegar a ser motivos para que estos niños aprendan un hábito así de malo para la salud.

La presión social es uno de los factores clave contra los que hay que lucharLa presión social es uno de los factores clave contra los que hay que luchar

El tabaquismo infantil es un problema que preocupa a muchas familias, quienes desean que sus hijos eviten las drogas y no se sientan tentados a fumar. Pero la presión social y el hecho de que muchos de sus compañeros de clase y amigos ya hayan probado el tabaco pueden llegar a ser motivos para que estos niños aprendan un hábito así de malo para la salud. La única solución es apostar por una educación que proteja de este problema a los adolescentes.

¿Por qué empiezan a fumar los adolescentes?

La presión social, querer encajar en un grupo determinado y descubrir quiénes son, son algunas de las razones por las cuales los adolescentes de hoy en día empiezan a fumar a edades cada vez más tempranas. De hecho, dos de cada diez niños prueban el tabaco antes de cumplir los diez años.

Los padres tienen que ser el principal ejemplo
A estas edades sienten mucha curiosidad y quieren probar cosas nuevas, además de sentir que pertenecen dentro de su grupo de amigos.

¿A qué edad empiezan a fumar los niños?

El tabaquismo infantil es una realidad. Muchos niños de sexto de primaria ya son fumadores habituales, y dos de cada diez niños consiguió su primer cigarrillo con tan sólo nueve años, o incluso antes.

Cómo prevenir que mi hijo fume

La educación es la clave. Los padres deben conversar con sus hijos sobre los peligros de fumar, y el colegio también debería advertir sobre los problemas pulmonares que se desarrollan como consecuencia de fumar. Los padres deberán hablar sobre estos problemas desde que sus hijos son pequeños, sin esperar a que se conviertan en adolescentes porque es importante prevenir el problema desde el comienzo.

Es importante señalar a los hijos que la nicotina crea adicción, y que este hábito puede tener consecuencias muy malas para la salud.

Además, los adolescentes deberán comprender que el tabaco crea dependencia, y que si alguien sufre tabaquismo se verá obligado a gastar mucho dinero en esta adicción.

Adolescente fumandoAdolescente fumando

Para prevenir que los hijos sean víctimas del tabaco, es importante que lleven un estilo de vida saludable y que los padres les motiven a hacer ejercicio todas las semanas, y disfrutar de actividades alternativas que les divierten y les hacen felices. De esta manera descubrirán que las drogas no son necesarias para disfrutar de la vida.

Los padres también deben indicar los aspectos negativos de fumar. Deben ser conscientes de que este tipo de drogas crea mal aliento, además de la dificultad para respirar, dientes amarillos, un olor desagradable en la ropa y un peor rendimiento a la hora de practicar un deporte. Es importante resaltar que hoy en día la mayoría de los locales y establecimientos prohíbe fumar dentro de estos espacios, y que muchas personas se sienten incómodas o molestas cuando alguien fuma a su alrededor.

Consejos para padres

Los padres deben reconocer a sus hijos que comprenden su necesidad de pertenecer a un grupo y sentirse aceptado, y que ellos mismos también tuvieron estas necesidades a su edad pero encontraron métodos alternativos, en vez de recurrir a las drogas.

Los padres son el mejor ejemploLos padres son el mejor ejemplo
Lo ideal es hablar de forma tranquila, sin gritos ni prohibiciones. No es conveniente mostrarse estricto, pues el padre debe intentar que su hijo comprenda la preocupación de su familia por este tema, y las ganas de recibir su confianza y conversar sobre este tema abiertamente.

Ante todo, los padres deben ser un ejemplo a seguir. Si ellos fuman, ¿por qué sus hijos iban a respetar sus consejos?

El tabaquismo sólo se podrá prevenir si los niños reciben una buena educación, tanto en clase como en casa. La educación previene estos hábitos si los consejos se ofrecen desde el respeto, la honestidad y la sincera preocupación.

La educación es esencial para que los niños rechacen las drogas.

Te puede interesar