Menú
Cómo educar a un niño con cariño y firmeza al mismo tiempo
Cómo educar a un niño con cariño y firmeza al mismo tiempo

DISCIPLINA

Cómo educar a un niño con cariño y firmeza al mismo tiempo

La firmeza y el cariño no están reñidos en la educación de tus hijos, descubre cómo conseguir educar con ambas cosas.

Todos sabemos que educar correctamente no es fácil, requiere grandes dosis de paciencia y armarse de valor apara enfrentarse a las rabietas enfados que nuestros hijos suelen tener de cuando en cuando. Por eso, parece imposible creer que se puede educar siendo firmes al mismo tiempo que se le da cariño. Aunque parezca mentira sí es posible, estamos hablando de un tipo de corriente llamada "disciplina positiva".

¿En qué consiste la disciplina positiva?

La disciplina positiva es una corriente que se se remonta al s. XIX y que tiene sus orígenes en el psiquiatra Alfred Adler, según él nuestro aprendizaje siempre va dirigido a la obtención de un significado y sentido de pertenencia, por eso es también influenciado por las impresiones que dejan en nosotros el mundo y nosotros, que marcan nuestra forma de comportarnos y reaccionar.

La disciplina positiva defiende  que los niños siempre buscan el sentimiento de pertenenciaLa disciplina positiva defiende que los niños siempre buscan el sentimiento de pertenencia

Adler promocionó está forma de pensar creando las primeras escuelas para padres donde defendía que se puede "aprender" a educar a los hijos, y él junto con otros profesionales (médcos, maestros, psicólogos) apostaron por ello. Defendían las interacciones basadas en el respeto mutuo entre hijos y progenitories, pero también entre alumnos y maestros. Más adelante, Adler emigró a EEUU junto con su discípulo Dreikurs y siguieron promocionando su obra. Años después otros autores como Jane Nelsen y Lynn Lot se sabaron en sus trabajos para elaborar la conocida "disciplina positiva".

La disciplina positiva defiende que los niños siempre buscan el sentimiento de pertenencia,es decir, que hacen lo que hacen para sentirse integrados e el grupo, el problema es que a veces las formas no son las correctas. Quieren conseguir una meta pero se equivocan en el procedimiento, por eso cuando un niño se porta mal tenemos que pensar en que puede haber detrás y por qué ha hecho lo que ha hecho, ¿tal vez sea por qué quería ser tenido en cuenta?

Cómo educar bajo la disciplina positiva

1-Se su moderlo a seguir

Los niños aprenden básicamente de dos formas: por ensayo y error y por imitación. La primera es fácil de deducir, gracias a que los niños se equivocan pueden aprender de sus errores, por eso es conveniente que cuando lo haga podamos ayudarle a arreglar estos inconvenientes pero sin llegar a "perjudicar" su autoestima (humillarle o faltarle al respeto). En el segundo caso nos referimos a que la mejor forma de hacer que nuestros hijos tomen un hábito es aplicarnos el cuento. Somos sus modelos a seguir y por tanto, lo que nosotros hagamos seré reproducido por ellos siempre que seamos lo suficientemente significativos para ellos.

Si se identifican con nosotros, nos quieren y nos respetan ten por seguro que reproducirá todo lo que tu hagas. Aprovecha entonces la situación y empieza a hacer todo lo que quieras que tus hijos también hagan. ¿Quieres que lean más? Empieza por abrir tu un libro. ¿Quieres que dejen de decir mentiras? Que no te vean decirlas a ti (no basta solo con contarle el cuento de "Pedro y el lobo"), etc.

2- La relación con él tiene que ser horizontal, nunca en vertical

Con esto nos referimos a que cuando hablemos con nuestros hijos o alumnos tenemos que intentar ponernos a su nivel, tratarlos con respeto (no con superioridad como si tuviésemos la verdad absoluta) e intentar ponernos en su lugar. Comprender que son niños que están aprendiendo y que es normal que se equivoquen muchas veces mientras están creciendo, nadie nace sabido y vamos a tener que tener mucha paciencia, por tanto, tenemos que intentar no perder los estribos.

3-Animar y empoderar

Huye del elogio fácil que acaba aburriendo y desmotivando. En vez de eso refuérzalo y a la vez anímalo a que haga las cosas incluso mejor la próxima vez. Lo mismo ocurre con los fracasos, más que rescatar a los niños cuando tengan un problema o hayan cometido fallos dale las herramientas necesarias para que puedan resolver la situación ellos solos. Se sentirán más autónomos, eficaces y elevarás su autoestima porque han sabido sacarse las castañas del fuego ellos solitos. Así es el proceso de aprendizaje.

4-Utiliza la ley de las 4 erres.

Reconocer el error que se ha cometido.

Responsabilizarse de ello.

Reconciliarse con la persona a la que se le ha hecho daño.

Resolver la situación.

Enséñales que todos cometemos errores, pero reconocerlo, pedir perdón y estar dispuesto a hacer algo por arreglarlo es de valientes. La disciplina positiva no culpabiliza sino que busca soluciones.

5-Permite a tu hijo aprender de la experiencia

Una de las claves a la hora de educar correctamente es dejar que tus hijos aprendan de sus errores, es decir, no rescatarlos ni sobreprotegerlos. ¿Ha hecho algo de lo que se arrepiente? Muy bien, no pasa nada, todos cometemos errores, eso si, deberá experimentar cuáles son las consecuencias. Equivocarse es una forma estupenda de aprender y si no les damos la oportunidad de que lo experimenten estaremos limitándole como persona.

Tienen que aprender que en el mundo hay normas y límites que respetar para que uno no vaya haciendo lo que le da la gana. Como ellos las desconocen tenemos que explicárselas con antelación (también las consecuencias), si ellos después deciden saltárselas no debemos sobreprotegerle (a no ser que sea una situación que ponga en peligro su seguridad física o la de otras personas claro).

Desde la disciplina positiva se incide en la importancia de conocerse a uno mismo para educar correctamenteDesde la disciplina positiva se incide en la importancia de conocerse a uno mismo para educar correctamente

6-Validar los sentimientos

Por último, no se debe nunca censurar las emociones y sentimientos que tienen los demás. Por ejemplo, no debemos ridiculizar al niño porque llore, se enfade o tenga miedo, al contrario, debemos explicarle que está bien sentirnos así de vez en cuando, incluso enfadarse está bien, aunque por supuesto, eso no es un pretexto para portarnos mal.

7- Reflexiona sobre ti mismo

Desde la disciplina positiva se incide en la importancia de conocerse a uno mismo para educar correctamente. Muchas de las cosas que hacen nuestros hijos y que nos sacan de quicio pueden ser reflejos de lo que hacemos nosotros mismos en algunas situaciones, o puede que ese tipo de actuación la hayamos propiciado nosotros sin darnos cuenta con nuestra propia conducta o actitud en determinadas situaciones. ¿Podríamos estar nosotros contribuyendo a su mal comportamiento con nuestra actitud? Reflexionar acerca de nosotros mismos puede acercarnos al problema y verlo desde otro punto de vista.

Te puede interesar