Menú
7 maneras de aliviar el peso de la barriga en la recta final del parto
7 maneras de aliviar el peso de la barriga en la recta final del parto

ÚLTIMAS SEMANAS

7 maneras de aliviar el peso de la barriga en la recta final del parto

Al final del embarazo las molestias y el cansancio se pueden ver acentuadas, te ayudamos a aliviarlas con estos consejos.

En la última etapa del embarazo puede que a muchas madres se les haga cuesta arriba el peso de la barriga, surgiendo algún que otro malestar que produce incomodidad y hasta mal humor en muchas ocasiones. Y es que el estiramiento de la piel y los ligamentos debido al peso de la barriga también causan dolores. Además, a partir de la semana 36 de embarazo aproximadamente, estas molestias suelen acrecentarse debido a que el bebé ya no tiene tanto espacio en la barriga y suele cambiar de postura, colocándose boca abajo, en posición de nacer.

Es una malestar común durante el embarazo. Alrededor del útero se encuentran unos ligamentos que van estirándose durante el embarazo, a medida que el bebé crece para proporcionarle más espacio. Esto suele suceder alrededor del segundo trimestre del embarazo, este estiramiento puede ser la causa de las primeras molestias de la embarazada, junto con el peso del bebé.

Si sientes una incomodidad constante y que te cuesta más realizar alguna que otras tareas debido al peso de la barriga, aquí te dejamos algunos consejos que te ayuden a resistir tu última etapa del embarazo.

1. Cómo aliviar el peso de la barriga

Muchas mujeres sufren dificultades a la hora de realizar determinadas acciones, debido al peso de la barriga y a la dificultad para moverse.

Estas últimas semanas es importante cuidar la postura para evitar mayores molestiasEstas últimas semanas es importante cuidar la postura para evitar mayores molestias

Por eso muchos médicos en la última etapa del embarazo, y en algunos casos incluso antes, recomiendan la utilización de fajas, que ayudan a aliviar el peso de la barriga y permiten a la embarazada moverse con más facilidad sin que ello sea un problema para la espalda.

Y es que durante el final del séptimo mes, el crecimiento del bebé en la barriga hacen que el cuerpo que adaptarse al peso. Una de estas adaptaciones es la posición de la columna que debe optar una posición más cómoda para aguantar el peso. Que busque una postura más cómoda no significa que vaya a ser ideal para nuestro cuerpo. Esto puede hacer que nos surjan problemas de espalda o contracturas.

Ante esto, en el mercado podemos encontrar cinturones fajas que sirven para prevenir estos problemas. Estos cinturones fajas se suelen poner debajo de la barriga, no suelen notarse y se pueden llevar perfectamente dentro de la ropa sin que este sobresalga. Esta opción es perfecta para aquellas madres con problemas de espalda a las que no se les recomienda cargar mucho peso o en aquellas con embarazo múltiple.

Además de la faja, también hay otros trucos que podemos seguir para aliviar las molestias.

2. Dormir con varias almohadas

Dormir acostada sobre varias almohadas, notando que se eleva la parte superior del cuerpo, o poniendo las piernas en alto durante un tiempo después de haber estado andando pueden ayudar a aliviar esa compresión que sentimos en la barriga.

3. Sentarse en una buena postura

Es también muy importante que las embarazadas cuiden durante todo el embarazo su espalda. Que se sienten rectas y bien apoyadas es muy importante para no presionar al bebé ni a nuestros propios órganos. Una mala postura durante el embarazo puede provocarnos problemas y malas posturas para toda la vida.

4. No hacer grandes esfuerzos

Asimismo, levantar o empujar objetos pesado (un carro de la compra puede ser un objeto pesado para una embarazada) es algo que no se debe hacer si nos produce dolor o pesadez. Para vestirte, siéntate, no hagas más esfuerzo del necesario o te sentirás incómoda durante todo el día.

Una buena alimentación será nuestra aliada
De la misma manera, no es recomendable para una embaraza que se encuentra en la última etapa de su embarazo subir muchas escaleras o hacer movimientos bruscos con las piernas, ya que todo esto afecta al bebé y a la barriga. Con esto no queremos decir que tengas que estar en reposo, debes moverte con frecuencia pero durante cortos periodos de tiempo, intentando descansar cada cierto tiempo para no provocar calambres.

5. Tener una buena alimentación

El peso de la barriga también puede provocar otras molestias, sobre todo en la barriga, como la sensación de ardor o acidez. Si tienes estos síntomas, esto puede ser debido a la presión del bebé sobre el estómago. Esto puede provocar que la sensación de incomodidad y pesadez sea aún mayor. Ante esto lo mejor es evitar las bebidas con gases y los alimentos cítricos, comer relajada y sin mucha cantidad.

Tener una buena alimentación es una de las bases de un buen embarazo, seguir una dieta rica en fibras, que incluya todas las grases y proteínas necesarias para nuestro organismo y el de nuestro bebé. Lo normal durante el embarazo es engordar entre los 9 y 12 kilos. Si aumentamos mucho de peso puede que esto también nos afecte en el peso de nuestra barriga.

Un relajante baño ayuda a relajar los músculosUn relajante baño ayuda a relajar los músculos

6. Realizar los ejercicios de Kegel

Estos ejercicios, aunque son importantes para todas las mujeres, son muy recomendables durante el embarazo y después del parto. Y es que durante el embarazo, todo el peso de la barriga se deja caer sobre la vejiga o el suelo pélvico de la embarazada, provocando que este se debilite.

El suelo pélvico debilitado puede provocar pérdidas de orina. Estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico y mejorar la función de nuestro esfínter. Es muy importante que durante el embarazo seas muy constante con estos ejercicios.

Con regularidad y si sigues practicándolo después del parto, los ejercicios de Kegel te pueden ayudar a evitar la incontinencia urinaria debido a la presión de la barriga sobre la vejiga, reducir la aparición de hemorroides, evitar los desgarros durante el parto y la episiotomía y prevenir el riesgo de prolapsos después de haber tenido al bebé.

7. Toma baños calientes y relájate

La contracción de los músculos durante el embarazo, que trabajan más de lo habitual, también puede ser una de las causas de nuestra incomodidad. De ahí que la relajación sea muy importante durante todo el embarazo, estar en tensión solo provocará más dolores e incomodidad.

Una de las mejores formas de relajar nuestros músculos es tomar un baño caliente antes de acostarnos, nos relajará los músculos. Un vaso de leche con miel también nos ayudará a relajarnos y, de camino, a conciliar el sueño que tan difícil resulta en esta etapa.

Te puede interesar