Menú
Ayuda a tu hijo a preparar la Selectividad
Ayuda a tu hijo a preparar la Selectividad

SIN AGOBIOS

Ayuda a tu hijo a preparar la Selectividad

La alimentación y dormir las horas necesarias cada día son fundamentales a la hora de preparar la Selectividad.

Chica estudiando la SelectividadChica estudiando la Selectividad

Los exámenes de junio son decisivos en el futuro de tus hijos. Llegan los nervios, indecisiones, estrés... Pero debemos evitar que afloren estos indicios. Mantener la calma es un punto clave en el estudio y preparación de los exámenes. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a afrontar esta dura prueba?

Lo primero que debemos entender es en qué consisten los exámenes de junio, es muy importante que los padres conozcan bien su funcionamiento, y puedan ofrecer el mayor apoyo posible.

¿En qué consiste la selectividad?

La selectividad se compone de dos partes:

- La primera es la fase general, compuesta por las asignaturas comunes como Lengua Castellana y Literatura, Lengua extranjera (por lo general inglés), Historia de España o Historia de la Filosofía (libre elección del alumno) y una asignatura de la modalidad. Es necesario que la media de los 4 exámenes de la fase general tenga una media superior a 4, de lo contrario, la selectividad se considerará la selectividad suspensa, independientemente de la nota de la fase específica. Cada examen pondera con 0,1, hasta un total de 0,4, es decir, el 40% de la nota final que se obtendrá. A esta nota, habrá que sumarle la nota de primero y segundo de bachillerato, ponderado con 0,6. Así podremos llegar hasta un total de 10 puntos, sin embargo, hay carreras que piden más de un 10, para ello recurrimos a la fase específica.

La Selectividad se divide en dos partes: general y específica

¿Cómo comenzar a estudiar?

Nada más acabar los exámenes finales de bachillerato, es recomendable que descansen un par de días, y que vayan organizando su propio plan de estudio, que se adapte a sus horarios. Es preferible que se utilicen las primeras horas de la mañana para estudiar, con descansos de entre diez o quince minutos cada dos horas. Habrá que sacrificar salir los fines de semana de fiesta, pero no dejar de salir a comer algo de vez en cuando, o ir al cine para despejar la mente y evitar el estrés. Realizar actividades ajenas al estudio ayuda relajar el cerebro, permitiendo una mejor asimilación de los conceptos estudiados.

Jóvenes a la salida de los exámenes de SelectividadJóvenes a la salida de los exámenes de Selectividad

El descanso y la relajación son importantes

Dormir ocho horas diarias es un requisito indispensable para aliviar la tensión y el estrés acumulado. La sobrecarga de estudio no favorece el aprendizaje, ya que la memorización sigue la ley de los rendimientos decrecientes, es decir, llega un punto, en el que estudiar una hora más no ayuda a sacar más nota, si no que se comienza a olvidar lo aprendido, y aumentan los nervios, el estrés, la tensión... Por ello es necesario tener bien definidos unos horarios en los que los jóvenes puedan sentirse a gustos y tranquilos.

Ayudar a crear un ambiente de estudio es algo necesario para que nuestros hijos puedan superar los exámenes de la mejor manera posible. Es muy importante no presionarlos demasiado, pero tampoco permitirles que dejen el estudio para el último día. Sabemos que el mes de junio es un mes estupendo para salir a la calle. De hecho no es mala idea que los jóvenes salgan de vez en cuando a estudiar al parque, pero esto no debería ser lo más frecuente. La biblioteca es el lugar idóneo para mantener la concentración. El ambiente es perfecto, no hay ruido y siempre se puede obtener información ante cualquier duda. Pero puede que nuestro hijo prefiera estudiar en casa. En ese caso deberá estudiar en alguna habitación silenciosa, sin ningún elemento que pueda distraerle, y por supuesto jamás delante de una televisión.

La cafeína no es la mejor solución para rendir más

Muchas veces los jóvenes acaban desquiciándose por algo que no entienden. Es importante ayudarlos en todo lo posible, y siempre hay que darles ánimos para que no se depriman. Numerosos estudios revelan que la motivación psicológica juega un papel muy importante en éxito estudiantil, de hecho, un 60% de la nota se debe gracias al optimismo y confianza obtenida.

¿Qué deben comer en época de exámenes?

La alimentación es otro de los puntos importantes a tener en cuenta en la época de exámenes de los estudiantes. Nuestras neuronas se alimentan exclusivamente de glucosa, por ello es necesario tomar altas cantidades, ¡pero ojo! No hay que abusar de bollos ni demasiados dulces, es preferible tomar mucha fruta, 5 piezas al día sería lo ideal.

La biblioteca es un buen sitio para preparar la SelectividadLa biblioteca es un buen sitio para preparar la Selectividad

La dieta mediterránea debe ser más básica que nunca en estas épocas. Una buena alimentación es la base para mantener la energía necesaria. Ante todo nuestros hijos deben tener un desayuno completo, el zumo de naranja es ideal, junto con cereales, galletas y tostadas. Intentar realizar entre 5 y 6 comidas diarias, así el organismo será capaz de asimilar mejor los nutrientes. Además no debemos sustituir las comidas completas por comida rápida como hamburguesas o pizzas. Y ante todo evitar tomar café o bebidas con cafeína para mantenerse despierto. Como hemos comentado, es necesario dormir las horas necesarias, y no forzar al cuerpo. Además las bebidas con cafeína dificultan la concentración, aumentando los nervios y la tensión.

Es necesario hacer un pequeño descanso cada dos horas

Muchas horas de estudio acompañadas de una buena relajación y motivación, esa es la clave para sacar la nota deseada, y que así nuestros hijos puedan construir el futuro que siempre han deseado.

Te puede interesar