Menú
Anafilaxia en niños, ¿cómo actuar?
Anafilaxia en niños, ¿cómo actuar?

EMERGENCIA

Anafilaxia en niños, ¿cómo actuar?

Identifica y actúa ante un shock anafiláctico en niños, una reacción alérgica extrema que puede tener consecuencias fatales si no actuamos con calma y rapidez.

Las alergias, por desgracia, pueden llegar a ser mucho más complicadas de lo que imaginamos en un primer momento. Depende mucho de cuál sea el alérgeno, y de cuál sea la reacción de la persona que sufra la alergia en cuestión, pero sí es cierto que si no se tratan de la forma adecuada, las alergias pueden provocar incluso la muerte. Para tratar de evitarlo, hay que mantener la calma en todo momento y actuar lo más rápido posible, ya sea acudiendo al hospital más cercano o suministrando los medicamentos necesarios.

La anafilaxia es un tipo de reacción alérgica especialmente complicada, y que sí que puede resultar mortal si no se trata a tiempo. Y es que es una reacción alérgica que se deja notar en todo el cuerpo, sobre todo con hinchazón. Los tejidos del cuerpo comienzan a liberar histamina, así como otras sustancias que acaban dañando el propio organismo; es debido a esto que las vías respiratorias se comprometen, y la persona que padece la alergia no puede respirar. Aunque esos no son los únicos síntomas; la persona puede comenzar a notar un fuerte dolor abdominal, diarrea, opresión en el pecho, mareos, urticaria y enrojecimiento de la piel, congestión nasal, palpitaciones e, incluso, pérdida del conocimiento.

Puede darse como respuesta a algún alérgeno, independientemente del tipo que sea esto. Normalmente, la anafilaxia se suele producir por alergias farmacológicas, por alergias a algún alimento o por la picadura de algún insecto. Cuando alguien tiene algún tipo de alergia inhalatoria, no suele sufrir anafilaxia.

La anfilaxia puede ocurrir en casos de alergia a alimentos, insectos, etc.La anfilaxia puede ocurrir en casos de alergia a alimentos, insectos, etc.

Si de por sí la anafilaxia es complicada, imaginad cuando hablamos de niños. Normalmente, el primer ataque alérgico que el niño tendrá que sufrir será de imprevisto, como todos. Y es que no nacemos con un cartel debajo del brazo que nos avise de a qué somos alérgicos y a qué no, con lo cual los niños se encuentran totalmente predispuestos a sufrir cualquier alergia existente. Por suerte, la anafilaxia, así como el shock anafiláctico, no son frecuentes ni en niños ni en adultos; las reacciones alérgicas suelen ser mucho más leves. De todas formas, siempre viene bien saber cómo actuar en caso de que se dé un shock anafiláctico, ¿no? Pues vamos a verlo.

Un shock anafiláctico en niños

El principal problema de las alergias es que llegan sin avisar, sin que se sepa por qué. No se puede saber si un niño va a tener un shock anafiláctico por primera vez si toma leche, por ejemplo, o si toma huevo. Sí que se pueden conocer cuáles son los alimentos que más posibilidades tienen de provocar alergias entre los más pequeños pero, aún así, no se puede saber a ciencia cierta si nuestro hijo tendrá una reacción o no. La única forma de comprobarlo es probar, ver cómo reacciona ese alimento. Por eso es muy importante que cuando comencéis a darle alimentos sólidos a vuestros hijos os aseguréis de que no sufren ninguna reacción alérgica justo tras probarlo. La primera vez que introduzcáis los alimentos más conflictivos, aseguraos de pasar unas horas con el niño para ver cómo reacciona; mejor prevenir que curar.

Siempre debemos mantener la calma

Una vez que sabemos cuáles podrían ser los desencadenantes de un shock anafiláctico, es importante saber cómo deberíamos actuar en caso de que ocurriera algún tipo de urgencia, así como saber detectar un caso de anafilaxia o alergia grave.

Mantener la calma es fundamental

Si vuestro hijo presenta urticaria tras haber probado algún alimento por primera vez, o tras haber tomado algún medicamento nuevo, lo mejor que podéis hacer es acudir rápidamente al médico. La urticaria es una lesión rojiza en la piel, que suele conllevar también picor o escozor. Otros posibles síntomas de una anafilaxia son: hinchazón de los labios y la lengua, un enrojecimiento de la piel indoloro, una dificultad para respirar muy fuerte (con silbidos, incluso), la tensión baja, la pérdida del conocimiento congestión nasal o trastornos gastrointestinales (como dolor en el abdomen, diarrea, náuseas, vómitos o cólicos).

En muchas ocasiones, es difícil llegar a identificar rápidamente un shock anafiláctico, quizás porque se desconocen los síntomas o porque se confunden con otros. Por desgracia, el confundir los síntomas en este caso podría costar bastante caro; por eso, es muy importante que se conozca bien cómo puede llegar a darse un shock anafiláctico.

Por fortuna, no es común que un niño o un adulto tenga un shock anafilácticoPor fortuna, no es común que un niño o un adulto tenga un shock anafiláctico

Recordad que los niños todavía no tienen la capacidad de raciocinio que nosotros, como adultos, ya hemos desarrollado. Ellos, al ver que no pueden respirar correctamente o que se marean, acabarán poniéndose más nerviosos y empeorando el asunto; es fundamental, pues, que mantengáis la calma por ellos, y sepáis qué pasos debéis seguir para conseguir que vuelvan a estar bien. Lo primero que debéis hacer, conforme notéis cualquiera de los síntomas, es llamar al 911 o acudir a Urgencias; optad por lo que en ese momento os parezca más rápido, pero recordad que debéis mantener la calma si queréis coger el coche. Una vez que os hayáis decidido por uno de los dos métodos, tratad de tranquilizar al pequeño, dándole vuestro apoyo y explicándole que no pasa nada, y que todo se arreglará.

Si es la primera vez que vuestro hijo tiene este tipo de reacción alérgica, no tendréis ningún medicamento para darle. No pasa nada: esperad a que sea un especialista el que decida qué debe tomar. No le deis ningún otro tipo de inyección para anafilaxias, ni nada por el estilo, puesto que podríais empeorar notablemente la situación. Pero si no es la primera vez, y vuestro hijo ya ha sufrido esto anteriormente, dadle su medicamento.

Una vez hecho esto, trate de prevenir el shock de la mejor forma posible. Tumbad al niño, y elevad sus pies unos treinta centímetros por encima de su cabeza; si se queja, o si dice tener molestias, cambiad la posición. Ya solo queda esperar a llegar al Hospital, o a que la ambulancia llegue. Un shock anafiláctico no tiene por qué acabar mal si se siguen los pasos correctos, recordad siempre eso.

Te puede interesar