Menú
Amistades saludables anti bullying
Amistades saludables anti bullying

BULLYING

Amistades saludables anti bullying

Las amistades saludables son necesarias en todos los niños, a cualquier edad, son el mejor remedio anti bullying.

Todos los niños y adolescentes quieren y necesitan sentir que pertenecen a un lugar. Aunque saben que en su hogar siempre estarán aceptados, ellos necesitan tener amistades saludables por este motivo. Las amistades saludables en los niños pueden tener un impacto positivo en la salud y el bienestar de los niños y adolescentes. Las amistades también son cruciales cuando se trata de la prevención del acoso escolar.

Los acosadores en la escuela suelen apuntar a niños que estén socialmente aislados, pero los niños que tienen un círculo fuerte de amigos tienen menos probabilidades de ser víctimas de bullying o acoso escolar. En cambio surgen problemas cuando las amistades no son saludables, en estas situaciones el amigo de tu hijo puede ser el agresor. Como resultado, la amistad es más perjudicial que útil. Estas son algunas características principales a tener en cuenta en las amistades a prueba de intimidaciones.

1- Tratar a los demás como iguales

En una amistad sana, todos los amigos son tratados como iguales con una opinión equitativa sobre lo que hacen o lo que piensan. Incluso si uno o dos amigos tienden a tomar la iniciativa, tratan a los demás con respeto y como iguales. Pero en las amistades desequilibradas, una persona generalmente toma la delantera al ejercer el poder, ser mandona o exigir que las cosas se hagan de cierta manera. No hay colaboración o trato justo. Si tu hijo no es tratado como un igual en sus relaciones, entonces sus amistades no son particularmente saludables.

Las amistades saludables existen cuando los amigos son honestos y confiablesLas amistades saludables existen cuando los amigos son honestos y confiables

2- Son honestos y se puede confiar en ellos

Las amistades saludables existen cuando los amigos son honestos y confiables. En otras palabras, no se involucran en chismes o rumores. También mantienen cosas en secreto que otras personas han compartido en confianza con ellas. Y, si cometen un error, se equivocan y comparten algo, asumen la responsabilidad de sus acciones y se disculpan. 

3- Celebran los éxitos de sus amigos sin envidias

Una de las mejores maneras de saber si la amistad de tu hijo es saludable es observar cómo responden sus amigos cuando algo bueno le sucede. Por ejemplo, tu hijo saca buenas en un examen, ¿sus amigos están contentos con ella o celosos? Los celos y la envidia son emociones muy peligrosas que pueden llevar a los niños a la intimidación. En este sentido es buena idea estar atento a las señales de celos y si presencias algo, asegúrate de hablar con tu hijo sobre las características de una amistad sana.

Las amistades sólidas no son amistades exclusivasLas amistades sólidas no son amistades exclusivas

4- Tiene más amigos

Las amistades sólidas no son amistades exclusivas. En otras palabras, cuando tu hijo está en una amistad sana, sus amigos apoyan a sus diferentes grupos de amigos. Los amigos que son potencialmente tóxicos no apoyan que tu hijo pueda tener otros amigos. Si oinsisten en la exclusividad y a menudo presionan a los demás en el grupo para conformarse con que no tengan más amigos, es probable que no sean amistades sanas.

5- Son reales y auténticos

En una amistad sana tu hijo se sentirá cómodo siendo él mismo, sin ponerse cámaras. Además sus amigos también se sentirán así contó hijo. En una amistad sana nadie tiene que fingir que son personas que no son realmente. Pero si tu amigo tiene amistades falsas, entonces no se sentirá con la comodidad suficiente para ser él mismo todo el tiempo.

6- No existe presión de grupo

Los buenos amigos respetan los límites de otra persona. Si tu hijo le pide a un amigo que no haga algo o le dice que no a una demanda, un buen amigo lo respetará. Por el contrario, las amistades no saludables implican mucha presión de grupo. Si los amigos de tu hijo le presionan para que haga cosas que no quiere, incluso presionándole para que la intimide a otros niños, tendrás que asegurarte de que tu hijo sepa cómo responder a la presión de los compañeros.

Te puede interesar