Menú
6 cosas que aprenden los niños con los tatuajes de mamá o papá
6 cosas que aprenden los niños con los tatuajes de mamá o papá

TATTOS

6 cosas que aprenden los niños con los tatuajes de mamá o papá

Es posible que si somos personas tatuadas y tenemos hijos, alguna vez nos hayan mirado con recelo, como si fuéramos un mal ejemplo, echamos por tierra todos esos mitos.

Es una pregunta que quizá nos planteamos de manera habitual en estos tiempos que corren. ¿Dan los tatuajes una imagen peyorativa a quien los lleva? ¿Nos hace peores en nuestro trabajo?

Desde hace unos años los tatuajes se han ido convirtiendo en un accesorio más de moda, un signo de identidad o incluso una expresión artística personal. También se han normalizado y se ha mejorado en la técnica, así que el resultado sobre la piel también es visualmente más bonito que antaño y marca la diferencia con el aspecto desdeñado que podía proyectar en el pasado.

No. Por supuesto que no nos hace peores padres o madres. Puede que las personas más tradicionales juzguen a las que están cubiertas de tatuajes porque puede causarles un choque generacional, puede incluso que se juzgue a la persona tatuada solo por el hecho de llevar tinta en la piel, como si eso definiera el tipo de persona o el valor que tiene como persona y padres o madre. Y sí, es cierto que llevar tatuajes te define como un tipo de persona con unas afinidades específicas, con tendencias artísticas y con un sentido desarrollado de la estética personal.

Viendo los tatuajes de sus padres, los hijos aprenderán a valorar estipo tipo de arte desde pequeñosViendo los tatuajes de sus padres, los hijos aprenderán a valorar estipo tipo de arte desde pequeños

Pero la cantidad de tatuajes que lleves no hace disminuir o aumentartu calidad como padre o madre. De hecho, hay algunos puntos positivos, que enumeraremos a continuación, a la hora de ser padre o madre y educar a tus hijos de forma que valoren ciertos aspectos de la vida que están relacionados con los tatuajes:

1. Tus hijos aprenderán la importancia de ser un individuo

Y es que los tatuajes, por supuesto, aportan una identidad personal e intransferible a quien los porta. Tener una identidad propia y aprender a diferenciarte del resto son conceptos muy importantes para muchas personas, sobre todo si quieres destacar. Así, los tatuajes, siendo una marca totalmente personal, enseñará a los niños que cada uno debe tomar sus propias decisiones a la hora de ser la persona que quiere llegar a ser, y que esas decisiones te definirán y te moldearán a lo largo de la vida.

2. Tendrán en cuenta la importancia del arte desde pequeños

Si el eres un padre o una madre con tatuajes, se entiende que valoras la importancia que tiene el arte o, de alguna forma, estás relacionado con este tipo de cultura, o al menos la aprecias.

3. Valorarán el hecho de ser diferente

Ser diferente no es malo, al contrario. Por un lado, marcar la diferencia puede suponer que te escojan a ti en alguna ocasión, y muchas veces esta decisión está marcada por la identidad personal, la actitud y la confianza en ti mismo o misma, así como en cómo te proyectes estéticamente. Tus hijos aprenderán a tomar decisiones que les definirán como persona, ya no solo internamente, si no exteriormente, posiblemente aprendan a darse cuenta de su propia imagen antes que otros niños. Pero, mucho más importante, es aprender a que no debemos de intentar seguir ciertas reglas normativas por miedo a ser rechazados. En la diversidad está la riqueza.

4. Les enseñará la importancia de tomar decisiones a largo plazo

La decisión de hacerse un tatuaje es, por supuesto, definitiva. Es verdad que existen tratamientos láser para hacer desaparecer la tinta, pero son extremadamente caros y agresivos, en muchos lugares ni siquiera nos encontramos establecimientos que oferten este servicio. Por ello, es una decisión premeditada, pensada con cuidado y con mucho tiempo. Quizá incluso diseñada por ti mismo. Esto les enseñará a tus hijos la importancia de tomarse su tiempo para valorar hasta qué punto de verdad quieren o no hacer algo, hasta qué punto quieren caminar por ese sendero que pueden elegir o prefieren tomar el otro camino. La importancia de valorar con cautela tus posibilidades y escoger la que mejor se adapte a ti es una lección de vida importante, y es algo de lo que, sin duda, se encargarán de explicar tus tatuajes.

Los niños verán que los tatuajes son una decisión para toda la vida, podéis enseñarles a reflexionar sobre elloLos niños verán que los tatuajes son una decisión para toda la vida, podéis enseñarles a reflexionar sobre ello

5. Serán capaces de juzgar a las personas por su interior y no solo por su aspecto físico

Está claro que, al relacionarnos con otros, la primera información que les llega de nosotros es nuestro aspecto físico y es innegable que nos hacemos una idea de con quién estamos hablando por lo que estamos viendo delante. La presencia y el aspecto pueden hacer que estemos cómodos relacionándonos con una persona o que, por el contrario, nos mantengamos tensos. Sin embargo, muchas veces estas sensaciones son un mero producto de lo que nos ha ido enseñando la sociedad y de lo que hemos ido estandarizando. Pensamos que una forma de vestirse, o de llevar piercings o tatuajes puede definir completamente el tipo de persona con la que estamos tratando, y nada más lejos de la realidad, lo único que hacemos es prejuzgar, normalmente de manera errónea, a quien solo utiliza estos accesorios porque le gusta la imagen que dan y les gusta el estilo que les aporta, simplemente haciendo de ello un rasgo más de su personalidad.

Así que, tu hijo o hija, que estará acostumbrada a verte a ti, su madre o su padre, con tatuajes, sabrá que no se puede juzgar a la gente solo por su aspecto y su imagen externa.No se sentirá coartado por la apariencia que pueda tener alguien y sabrá que lo que de verdad importa está debajo de la piel.

6. Les invita a experimentar y analizar su propio cuerpo

Puede que no nos demos cuenta, pero cuando decidimos hacernos un tatuaje, casi nos cuesta más pensar el lugar del cuerpo donde lo vamos a hacer que el propio tatuaje. Así, le damos el valor que tiene a la experimentación propia, analizamos cada centímetro de nuestra piel hasta encontrar el lugar perfecto y, se quiera o no, nos conocemos más íntimamente, haciendo de nuestro cuerpo un mapa en el que se pueden encontrar tesoros. Puedes enseñarle a tu hija o a tu hijo la importancia de quererse a sí misma tal y como es, puedes mostrarle que cada cuerpo es diferente y naturalizar el hecho de experimentar consigo mismo.

Es importante ser consciente de uno misma y uno mismo, tanto psicológica como físicamente, y estar tatuada o tatuado cuando tenemos hijos hará que estos los considere un atractivo que quieran ver y tocar, haciendo del cuerpo algo totalmente natural.

Te puede interesar