Menú
¿Por qué a los niños no les gusta la verdura?
ALIMENTACIÓN

¿Por qué a los niños no les gusta la verdura?

Es común que los niños y niñas rechacen la verdura, pese a que es muy importante en su alimentación, ¿cuál es la causa y cómo ponerle remedio?

Que a la mayoría de los niños no les gustan comer verduras es algo con lo que los padres tenemos que aprender a vivir, y nunca llegaremos a comprender los niños tienen este rechazo hacia este alimento. Si recuerdas tu niñez seguramente darás la razón a tu hijo en que las verduras no son nada atractivas ni para la vista, ni para el paladar del niño.

Según muchos estudios realizados, los niños rechazan las verduras debido a su sabor amargo y a su color y forma tan poco atractiva. El organismo es sabio y a este los sabores dulces le provocan placer, mientras que los sabores amargos le provocan rechazo, es por ello que los niños siguen sus instintos a la hora de alimentarse y prefieren comer gominolas, chocolates y aquellas comidas que le crean placer a sus papilas gustativas.

A veces los adultos transmitimos esa misma aversión por las verduras
DescripcionDescripcion
A veces los adultos transmitimos esa misma aversión por las verduras

¿Por qué nuestros hijos no quieren comer verduras?

Aparte de un mecanismo de defensa del organismo, como hemos explicado antes, existen diversos motivos por los que los niños rechazan las verduras y uno de ellos es la educación en la alimentación infantil que hoy en día existe en nuestra sociedad.

Cuando obligamos a un niño a hacer algo, ese algo se convierte para él en algo forzoso por lo tanto deja de tener atractivo para él. Esto es exactamente lo que les pasa cuando ponemos en un plato verduras y le obligamos a comerlo a la fuerza, que este lo ve como algo malo. Para ello, tenemos que ser más inteligentes que ellos y proponerle que se coman el plato de verdura como si de un juego se tratase, ponerles un reto.

Por otro lado, los hijos son meras imitaciones de lo que ven en sus padres, por lo que si en casa no ven que sus padres coman verduras, estos jamás las van a comer, porque para ellos no es algo a lo que estén acostumbrados. Para una buena educación en la alimentación infantil es esencial que los padres también tengan una correcta alimentación, sino estamos perdidos. Los niños siempre quieren parecerse a sus padres ya que ellos son su ejemplo a seguir y por lo tanto en un tema tan delicado e importante como es la alimentación también tenemos que darles ejemplo de un buen comer.

Podemos intentar ser creativos a la hora de acercarles la verduraPodemos intentar ser creativos a la hora de acercarles la verdura

¿Cómo incluir las verduras en la alimentación infantil?

Cocinar la verdura de forma atractiva va a ser esencial para que nuestros hijos aprendan a comer y a incluir este alimento en sus dietas para el resto de sus vidas. Es en estas situaciones cuando tenemos que sacar a relucir toda nuestra creatividad y esforzarnos en hacer recetas ricas, sanas y atractivas para nuestros hijos, ya que por ejemplo un simple brócoli al vapor puede convertirse en una auténtica pesadilla para el niño y al final acabará por odiarlo el resto de su vida.

Premiar a nuestros hijos cuando hacen algo bien con un dulce o una chuchería puede también hacer que los niños vean ese tipo de alimentos repletos de azúcares y grasas como un premio y eso no es bueno. Debemos inculcarles desde pequeños que comer dulces y azúcares puede provocarnos un placer momentáneo pero puede perjudicarnos el resto de nuestras vidas y al contrario. También deberíamos educarlos en que comer frutas y verduras puede ser rico, divertido y además nos va a beneficiar en nuestra salud porque vamos a encontrarnos más fuertes y más sanos en nuestro día a día.

Que nuestros hijos aprendan a comer verduras está en nuestras manos y es algo que debemos inculcarles desde pequeños. Ya sea como instinto de supervivencia o porque no han aprendido a comer verduras de forma atractiva, los niños son propensos a rechazarlas por lo que nos queda un arduo trabajo de educación en la alimentación infantil por delante, pero al final merecerá la pena.

Artículos recomendados

Comentarios