LOS HUESOS DE TUS HIJOS

Escoliosis en niños y adolescentes

La desviación de la columna vertebral de los niños es frecuente a partir de los 10 años. Conoce cómo actuar y prevenir la escoliosis.

Niño mirando una radiografía
La radiografía ayudará a conocer si tu hijo padece escoliosis

Cuando el niño crece su cuerpo puede sufrir desplazamientos anómalos de los huesos. Entre estos problemas se incluye la escoliosis y esta desviación de la columna puede afectar también a cadera, rodillas y pies.

¿Qué es la escoliosis?


La escoliosis consiste en una curva con desplazamiento lateral de la columna vertebral, que le da a la espalda un aspecto de "S" o de "C", en vez de una "I" recta que sería lo normal.

La escoliosis puede provocar que los huesos de la columna giren (roten) y así un hombro, un omóplato o una cadera esté más alta de un lado que del otro. La escoliosis por lo general no causa dolor y en los casos más leves la frecuencia de padecerlo niños y niñas es similar.

Causas de la escoliosis


La escoliosis puede ser una alteración familiar. Sin embargo, no se conoce la causa exacta de la mayoría de los casos de escoliosis, llamándose entonces escoliosis idiopática.

Aunque es un problema de crecimiento, la escoliosis puede ocurrir a cualquier edad. En el caso de los niños se producen a diferentes edades:

La natación ayuda a prevenir la escoliosis
- La escoliosis infantil ocurre en niños menores de 3 años. Puede ser resultado de vértebras con forma anormal de nacimiento, siendo entonces una escoliosis congénita; por diversos síndromes, trastornos neurológicos, o causas desconocidas, llamada escoliosis idiopática.
- La escoliosis juvenil ocurre en niños que tienen entre 3 y 10 años de edad. No es común y se dan muy pocos casos.
- La escoliosis idiopática adolescente ocurre después de los 10 años de edad. Es el tipo más común, durante la última fase de crecimiento.

Cómo detectar la escoliosis


El médico realizará una historia médica completa para determinar si otros problemas pudieran ser la causa de la curva de la columna. Este diagnóstico incluirá un examen físico integral. Además se confirmará con un estudio de rayos X de la columna y se medirá el grado de la curva que aparece en los rayos X. El tipo de tratamiento requerido depende del tipo y grado de la curva, la edad del niño, los años de crecimiento hasta la madurez esquelética del niño y el tipo de escoliosis.

Tratamiento de la escoliosis


Tratamiento no quirúrgico
- Observación. Esta opción es adecuada cuando la curva es leve (menos de 20° grados) o si el niño está cerca de la madurez esquelética. Sin embargo, el médico querrá controlar la curva regularmente para ver que no empeore progresivamente. Se podría indicar un control médico cada 3 a 6 meses.

- Corsés (férulas). Es el tratamiento más habitual para tratar la escoliosis. El objetivo del corsé o férula es impedir que la curva de la columna vertebral empeore. El corsé puede ser efectivo si el niño aún está creciendo y tiene una curva de columna entre 25° y 45°. Hay varios tipos de corsé, aunque la mayoría calzan debajo de los brazos. El especialista en ortopedia indicará cuál es el mejor corsé para el niño, así como el tiempo estimado que debe usarlo durante el día.

Adolescente en huesos
La escoliosis afecta sobre todo a los preadolescentes
Tratamiento quirúrgico
Si la curva es más de 45° y el niño aún está creciendo, el médico podría recomendar cirugía, para así fusionar vértebras. Si el paciente ha llegado a la madurez esquelética, aún podría recomendarse cirugía para curvas escolióticas que superen los 50° a 55°.

En la cirugía se usa un implante hecho de varillas, ganchos, tornillos y/o alambres para enderezar la columna. Después de la cirugía, los pacientes caminarán sin un corsé al segundo o tercer día, serán dados de alta del hospital después de 1 semana y rápidamente pueden reanudar sus actividades diarias.

Cuidados para prevenir la escoliosis


Los ejercicios ideados para desarrollar y fortalecer los músculos de la espalda ayudan en los casos leves de escoliosis, pero se requiere de la supervisión de un fisioterapeuta especializado en el tratamiento de la escoliosis para diseñar un efectivo programa de ejercicios. En todo caso no se recomienda realizar autotratamiento.

Prevenir la escoliosis es difícil, pero podemos disminuir sus consecuencias acudiendo al médico en cuanto se observen los primeros síntomas.

Algunas actividades físicas, como la natación o montar a caballo, son especialmente beneficiosas para el tratamiento de la escoliosis, ya que ayudan a tonificar y reforzar los músculos de la espalda.
Rosa Ruiz Martes, 24 de Abril de 2012
 
 
 
 
 

Comentarios

¡Comenta en Bekiapadres.com!

Nos encantaría conocer tu opinión. Para comentar en Bekia Padres, necesitas estar registrado/a. Conéctate o haz clic aquí para registrarte.

Te puede interesar

Bekia en tu email

Introduce tu email para recibir el boletín diario con todas las novedades de Bekia.