Menú
Cómo debe ser el espacio de estudio de nuestros hijos e hijas
Cómo debe ser el espacio de estudio de nuestros hijos e hijas
HABITACIÓN

Cómo debe ser el espacio de estudio de nuestros hijos e hijas

Un factor importante para el buen rendimiento académico es contar con un lugar de estudio adecuado, cómodo, organizado y bien iluminado.

Según la mayoría de expertos y psicólogos, creen que una acumulación de 'trastos' en un mismo espacio es una tendencia que debería erradicarse, ya que puede derivar en problemas como la ansiedad o el estrés. Por lo tanto, para empezar a crear una buena base de estudio en la habitación de los niños, lo primero que debemos hacer que fomentar un espacio limpio, arreglado y confortable con lo estrictamente necesario.

Una buena mesa

No tiene por qué ser la más grande del mercado ni el último modelo, pero sí amplia y permanecer despejada. Si sobrecargamos el escritorio, lo único que conseguiríamos es sobrecargar también el espacio de estudio, reduciendo así las posibilidades de sentirse cómodos y sin estrés. Si ese espacio da la sensación de agobio, nuestra mente no trabaja cómoda, por lo que hay mucha información que se pierde a la hora del estudio.

El escritorio debe utilizarse solo para el momento de la tarea o el estudio, porque los lugares de descanso no deben asociarse nunca con espacios de trabajo. Por eso no es recomendable que se estudie en el sofá o en la mesa del comedor, porque es ahí donde se uno se relaja con la familia o come. Esto ocurre por varias razones: se tiende a las distracciones más a menudo y puede crear situaciones de estrés y agobio.

Es importante que la mesa de estudio esté bien iluminadaEs importante que la mesa de estudio esté bien iluminad

El escritorio, por lo tanto, debe estar encarado a una vista que a cada uno le permita estar cómodo. Lo normal es frente a una ventana, que -aunque corra el peligro de distraerse- también ayuda a que la mente se relaje con un vistazo rápido al exterior para volver a retomar la concentración. Por otro lado, la posición en la habitación es conveniente por la luz que entra, ya que si estudian todo el tiempo con luz artificial, los ojos acabarían cansándose y con ello las ganas de centrarse en el trabajo que se está desarrollando.

Una silla de oficina

Debe ser cómoda y que permita prevenir lesiones en la espalda y el cuello, como la tendencia de los hombros caídos, el desplazamiento de la columna por una continua mala posición o los dolores en las lumbares. Con este mueble deben sentarse rectos y desde el cual pasar varias horas seguidas en ella, haciendo los debidos parones cada 30 o 45 minutos para estirar las piernas.

El que sea fija o con ruedas es lo de menos, ya que depende de la comodidad de cada uno. Normalmente es más asequible una fija, así por su estabilidad que no permite la distracción tan fácilmente. Las sillas de escritorio suelen tener brazos acolchados, para que el cuerpo descanse y se relaje mientras nuestra cabeza está trabajando.

Pero estar sentado no significa que estén en un tiempo de descanso, sino como contrapeso al esfuerzo mental que se está realizando. Por eso es importante que la forma de la silla no sea recta en el respaldo, sino que sea curvada y que se ajuste a la forma de la espalda, permitiendo una correcta posición siempre. Para la zona baja, un buen acolchado también es importante, ya que la base de la espalda es la que tiende a sufrir más.

Es mejor una silla de oficina, con un buen respaldoEs mejor una silla de oficina, con un buen respaldo

Una buena lámpara

No es lo mismo una lámpara de mesa que la de techo que tiene la habitación. En el caso de la lámpara que se utilice, la luz es muy importante para que se tenga un buen desarrollo y una mejoría de la comprensión. La atención y el aprendizaje está en la mente de cada uno, pero toda la información que ellos están estudiando les entra -normalmente- por la vista. Por eso es importante cuidarla.

En las clases, los niños tienden a machacar mucho sus ojos, ya que están casi seis horas con libros delante de sus pupitres, por no hablar de las pantallas que utilizan tanto fuera como dentro del colegio: móviles, televisores, pantallas como pizarras, proyectores... Todo ello termina afectando de manera negativa a su vista, por lo que la revisión ocular en la etapa estudiantil es muy importante.

Para no agravar el problema, la lámpara debe ser también adecuada. El tamaño no es lo más importante, sino el tipo de luz que proyecte. La bombilla debe adecuarse a la forma del aparato y emitir una luz clara. Las amarillas cansan la vista porque el ojo tiende a forzar más para leer; aunque parezcan muy cómodas frente a las más blancas, que son conocidas por fomentar un exceso de luminosidad.

Por lo tanto, ni tanto ni tan poco; con una potencia baja, un foco que se centre en un punto concreto del escritorio -que es sobre lo que se estará trabajando- y de luminosidad clara servirá. Si la luz abarcara más sitio del necesario, los niños tenderían a distraerse con mayor facilidad.

Un sitio organizado

Una buena organización del espacio permite un buen sistema de aprendizaje y una mejoría de la concentración. Las estanterías, los cajones o los organizadores son muy importantes en este caso. Primero, se debe aprender de manera independiente a seguir una rutina y una organización práctica. En este caso, lo mejor es que cada uno escoja cuál es el mejor sistema de organización, ya que cada persona es distinta y no se tiene la misma capacidad de concentración.

El orden es muy importante para concentrarse bien en el estudioEl orden es muy importante para concentrarse bien en el estudio

Una vez se establezca ese sistema de almacenamiento -papeles, libros, libretas... material escolar, en definitiva-, lo único que quedará por hacer es cumplir con el orden que se ha creado. Para ello se necesita una disciplina que se cumpla de manera diaria y voluntaria, ya que la organización debe ser útil y no arbitraria, para que el espacio no se convierta en una obligación, que a su vez reste resta comodidad del espacio de la que se hablaba antes.

La importancia de contar con cajoneras y estanterías es básica para que cada cosa pueda tener un sitio distinguido. Hay que contar, además, con que cada estante tiene que tener un fácil acceso y donde se puedan encontrar con rapidez las cosas. De esta manera, cuando se requiera de algo que está fuera del escritorio pero dentro de la misma habitación, la concentración no se pierda durante mucho tiempo.

Estos muebles tienen que estar repartidos por la habitación de tal manera que, a la hora no solo del estudio sino de manera habitual, se pueda distinguir entre la zona de descanso, la de trabajo y la de ocio. Con esto se entiende que la cama debe ser utilizada para dormir, el escritorio para la tarea y una zona, como pueden ser ciertas estanterías, reservarlas para sus cosas personales y de recreo: fotos, libros extraescolares, colecciones, premios...

Artículos recomendados

Comentarios