Menú
Por qué el truco de cansar a los niños para dormir no funciona
Por qué el truco de cansar a los niños para dormir no funciona
SUEÑO INFANTIL

Por qué el truco de cansar a los niños para dormir no funciona

Parece lógico que si un niño o niña se pasa la tarde jugando, por la noche duerma más pronyo y profundamente, sin embargo, no es así.

¿A tu hijo le cuesta dormir ? ¿Todas las noches se levanta mil veces para ir al baño o pedirte un vaso de agua? ¿No tiene problemas para dormir pero se levanta muy temprano? ¿Tiene terrores nocturnos? Independientemente del problemas muchos padres utilizan la misma solución: cansar a los niños durante el día para que se duerman antes. ¿Te ha funcionado? Puede que no y es normal. Los motivos por los que tu hijo no duerme las horas recomendadas o parece no tener cansancio pueden ser muchos, sin embargo, este tipo de comportamientos son típicos en los niños muy nerviosos, inseguros o que buscan continuamente la atención de sus padres. Por eso, dependiendo de cual es la causa del problema debemos darle una solución distinta.

Por qué no funciona cansar a los niños para que vayan a dormir

Una estrategia típica en los padres es cansar al niño con varios deportes para que todas las tardes las tenga ocupadas con ejercicio, creyendo erróneamente que así el pequeño llegará con más cansancio a la cama, conciliando el sueño antes y manteniéndolo. Esta estrategia puede funcionarte si nos encontramos ante un niño que no tenga ningún tipo de problema emocional pero puede salirte el tiro por la culata... Cuando un niño llega con demasiado cansancio a la cama se consigue el efecto contrario, puede que tarde poco en dormirse, sin embargo un cansancio excesivo incrementa las probabilidades de tener terrores nocturnos por la noche. ¿Y por qué? Cuando dormimos pasamos en orden por esta serie de fases del sueño:

-Fase de sueño ligero 1: inicio del sueño. Es cuando los ojos se cierran y el mundo físico empieza a desvanecerse, es fácil despertarse.

-Fase de sueño ligero 2. Comienza el sueño propiamente dicho, el cuerpo comienza a relajarse, el ritmo cardiaco y temperatura disminuyen.

Es importante ir a la cama relajado para dormir bienEs importante ir a la cama relajado para dormir bien

-Fases 3 y 4. Fases de sueño profundo. Cambia nuestra actividad cerebral, tenemos ondas lentas. Estas son las etapas en las que descansa el cuerpo, se entra en un estado de profunda relajación muscular y es complicado despertarse. Esta es la etapa en la que se van reparando los tejidos, huesos y el sistema inmunológico se refuerza.

-Fase REM o MOR (Movimientos oculares rápidos). Es la fase en la que la persona sueña. Los músculos se contraen, sube la temperatura y se activa el sistema vegetativo. Aparece aproximadamente a la hora y media de comienzo del sueño.

Es contraproducente para los terrores nocturnos

Ahora que sabemos cuales son las fases del sueño entenderemos fácilmente porque cansar a los niños no hace que duerman mejor. Cuando un niño tiene demasiada actividad durante el día y llega a la cama agotado y el cuerpo necesita alargar las fases 3 y 4 de sueño profundo como un intento de reparar los tejidos y músculos que se han sobrecargado durante el día. Hasta aquí bien, el problema es que no solo aumenta la duración de la fase 4 si no que además será más intensa y a la hora de pasar a la siguiente fase (fase MOR) el cuerpo no gestionará el cambio de una forma adecuada y el niño puede quedarse "atascado" entre las dos fases. COmo consecuencia, el niño puede sufrir un episodio de terror nocturno.

Es importante aclarar que los terrores nocturnos no son pesadillas. Son episodios donde el niño se "despierta" gritando, sudoroso, asustado y moviéndose mucho. Es algo que preocupa a los padres porque el niño tiene una reacción "exagerada" y no saben como reaccionar. El niño realmente no está despierto, sigue dormido pero con los ojos abiertos. Se produce porque la transición de una etapa de sueño profundo al MOR no se gestiona bien cuando el sistema nervioso central está aun inmaduro, por eso es más raro encontrar estos episodios en adultos, sin embargo es relativamente normal en niños entre 5 y 10 años. El problema es que cuando los niños llegan demasiado cansados a la cama estamos aumentando las probabilidades de desencadenar un episodio así porque el cuerpo procurará fases de sueño profundo más largas e intensas, dificultando el cambio a la siguiente.

Resulta inútil con las pesadillas

Las pesadillas de los niños no están relacionadas con tener poco sueño si no por un estímulo que le está estresando, por tanto por mucho que tu hijo tenga deporte va a seguir teniéndolas hasta que no desaparezca el estímulo ansiógeno que le preocupa. Pueden ser mil cosas, tal vez algo que haya oído o visto el día anterior, sin embargo muchas de las pesadillas que tienen los niños tienen como base una ansiedad social, normalmente relacionada con el colegio o con preocupaciones de la vida diaria como el miedo a ser rechazado, ridiculizado u olvidado. Los niños inseguros y nerviosos podrían incluso tener más si el deporte al que se le ha apuntado no se le da bien.

Si tu hija o hijo va a la cama con demasiado cansancio, es más fácil que tenga pesadillas o terrores nocturnosSi tu hija o hijo va a la cama con demasiado cansancio, es más fácil que tenga pesadillas o terrores nocturnos

¿Busca tu hijo atención?

Si el problema es que tu hijo directamente le cuesta ir a dormir porque se levanta cada poco pidiéndote cosas cansarlo no va a servir de mucho, puedes conseguir que si está muy cansado no esté tan pendiente de vosotros pero valora si os merece la pena que vuestro hijo esté tan agotado para que coja el sueño. Los niños que no tienen un sueño lo suficientemente reparador rinden mal en el colegio al día siguiente, están más irritables y tienden a montar pataletas con mayor frecuencia. Además, tienes que pensar con perspectivas de futuro, puede que te funcione temporalmente, pero ¿cuánto tiempo podéis seguir manteniendo ese ritmo?

Si solo busca tu atención no debes dársela cuando se levante, refuérzale por lo contrario, dile lo orgullosos que estáis de él porque ya no os pide tantas cosas. Una buena forma de cambiar estas conductas es bajo un programa de economía de puntos o fichas, pero es importante que para que el programa funcione esté bien diseñado y que no apliquemos lo primero que veamos en internet, porque si no lo hacemos correctamente podríamos empeorar el comportamiento, lo ideal es que esté diseñado por un psicólogo infantil.

Si tiene hiperactividad funciona en parte

Solo en los casos en los que los niños tienen hiperactividad parece funcionar, pero aun así tampoco puedes esperar milagros, es más efectivo seguir unas pautas de sueño adecuadas para niños con esta sintomatología y el deporte físico solo es una de ellas.

Artículos recomendados

1 Comentario

Andrea Montenegro

05/01/2018 22:45

Mi bebé tuvo problemas con el estreñimiento, sufrió de esta condición desde que estaba pequeño, no le gustaba ir al baño, porque cuando hacia caca, le dolía mucho. Probamos con muchas dietas, pero ninguna funciono. Sin embargo y desde que nos recomendaron el Babies Magic Tea de Secrets of Tea, la vida de mi hijo cambio por completo, este producto es una infusión natural que ayuda a aliviar el estreñimiento, ya que promueve e intensifica una digestión saludable, que hace que nuestro niño empiece a hacer sus necesidades regularmente, también tiene el beneficio de mejorar el sueño del bebé. Y lo mejor de todo es que es un producto naturalmente dulce y que no contiene ningún aditivo químico, que le pueda hacer daño a nuestros hijos.

0 0

Responder