Menú
Tratamiento de la tiña en niños
Tratamiento de la tiña en niños
HONGO

Tratamiento de la tiña en niños

La tiña es una infección de la piel provocada por hongos, aprenden a identificar si tu hijo o hija tiene tiña para darle el tratamiento adecuado.

Hay enfermedades de las que no hemos oído hablar nunca hasta que, por desgracia, las vivimos en primera persona, ya sea porque nosotros nos contagiamos o porque alguien de nuestro entorno la padece. Una de estas es la tiña, enfermedad de la que os vamos a hablar hoy en profundidad. Es una enfermedad que también pueden padecer los niños. Y, como todos sabemos, es mucho más complicado detectar en condiciones una enfermedad en niños si no se conocen los síntomas de la misma, puesto que los niños no son muy dados a explicar lo que les sucede en profundidad.

La tiña es una enfermedad infecciosa y contagiosa, que puede padecerse tanto en la piel como en el cuero cabelludo. Por regla general, suele estar más presente en la piel del cuero cabelludo, y puede acabar produciendo la caída del cabello. Afecta, principalmente, a los niños, aunque puede acabar contagiándose a personas de cualquier edad.

Bajo el término tiña se habla de distintas infecciones, causadas por distintos tipos de hongo, entre los que encontramos hongos muy similares al moho, llamados dermatofitos. Estos dermatofitos viven bajo el tejido muerto de la piel; la tiña se produce cuando estos dermatofitos comienzan a crecer y a reproducirse, multiplicándose en prácticamente cualquier parte de la piel tanto del cuerpo como del cuero cabelludo, e incluso las uñas.

La tiña es contagia muy fácilmente por eso debemos evitar compartir peines y cepillosLa tiña es contagia muy fácilmente por eso debemos evitar compartir peines y cepillos

Síntomas y contagio

Es muy fácil notar cuando un niño padece tiña, siempre y cuando se conozcan de primera mano los síntomas de la enfermedad. Estos síntomas pueden aparecer en la piel, en el cuero cabelludo o en las uñas. En estas últimas notaremos que se van decolorando, se van volviendo blancas o con tonalidades amarillas; además, se volverán mucho más gruesas y tendrán más posibilidades de partirse. La tiña puede afectar a una única uña o extenderse por todas, con lo cual hay que extremar las precauciones.

En el cuero cabelludo, notaréis que los niños comenzarán a tener una especie de calvas en la cabeza; y es que la tiña se va extendiendo como si fueran parches, y donde se van reproduciendo estos parches, el pelo se va cayendo. No comienza así, sino que lo primero que notaréis es una especie de grano o espinilla que, poco a poco, se irá extendiendo. El niño podrá quejarse del dolor y del aumento de sensibilidad, puesto que la tiña suele producir esto.

Cuando la tiña se produce en la piel, es mucho más fácil detectarla que en el cuero cabelludo porque se pueden apreciar a simple vista los síntomas. Se irán viendo también una especie de parches rojizos, normalmente en forma de escamas, y que podrán llegar a transformarse en ampollas si no se tratan a tiempo.

Contagiarse, además, es muy fácil. Una vez que un niño padece tiña, es muy probable que se la transmita a la gente que viva con él, e incluso a sus compañeros de clase. Porque se contagia mediante el contacto directo entre dos personas, o con objetos que haya usado el niño contagiado, como un peine. Con lo cual imaginad lo sencillo que es padecer un contagio entre niños en un colegio. Es importante detectar la enfermedad para, de esta forma, proporcionar un tratamiento adecuado y evitar más contagios.

Para curar la tiña es importante tener la piel limpia y secaPara curar la tiña es importante tener la piel limpia y seca

Tratamiento y otros cuidados

Cuando la tiña afecta directamente a la piel, es mucho más sencillo tanto diagnosticarla como aplicar un tratamiento. Lo primero que os dirá el especialista es que debéis mantener la piel del niño siempre limpia; además, os recetará algún polvo, loción o crema para aplicar en la zona en cuestión.

En unas cuatro semanas, este tratamiento irá haciendo efecto y la tiña irá desapareciendo. Pero esto cuando afecta a la piel; si la zona afectada es el cuero cabelludo o las uñas, o si esta infección continúa persistiendo tras la crema, habrá que pasar al tratamiento a través de la vía oral. Es importante que acudas al médico lo antes posible para que sea este el que te recete todo lo necesario.

Hay formas de evitar el contagio como, por ejemplo, evitar tocar zonas afectadas tanto de personas como de animales. Además, es importante mantener la piel limpia y seca; hay que prestar especial atención a esto cuando estamos yendo a la piscina de forma habitual, o cuando practiquemos deporte. No dejes que los niños anden descalzos en las piscinas o vestuarios, porque esto también podría favorecer el contagio. Enséñales que es importante que no compartan ni los cepillos ni los peines, ni los gorros o las toallas, porque eso podría perjudicarles a largo plazo.

Artículos recomendados

Comentarios