Menú
Trastorno Obsesivo Compulsivo en niños, ¿cuándo se sale de lo normal una manía?
Trastorno Obsesivo Compulsivo en niños, ¿cuándo se sale de lo normal una manía?
TOC

Trastorno Obsesivo Compulsivo en niños, ¿cuándo se sale de lo normal una manía?

Hay niños y niñas con muchas manías, pero a veces esto puede ser signo de un Trastorno Obsesivo Compulsivo o TOC.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es un trastorno mental muy común en adultos donde la persona tiene obsesiones mentales y compulsiones que realiza para librarse de las anteriores. Normalmente su origen se encuentra en la infancia, por eso, es importante que ante cualquier sospecha se acuda rápidamente a un profesional con el fin de determinar si son solo manías o si realmente lo tiene, y así, poder ayudarlo cuando antes. Cuanta más prisa os demos en diagnosticar el Trastorno Obsesivo Compulsivo, más ayuda podremos darle desde el principio y con menos angustia vivirá en su vida diaria.

Una persona que tiene TOC tiene una forma distinta de procesar la información que le llega al cerebro, el niño tiene dudas y obsesiones que no puede ni mitigar ni controlar. Solo consigue sentirse mejor cuando realiza una serie de acciones repetidas (llamadas compulsiones) que se hacen con el fin de aportar seguridad a la propia persona.

Síntomas característicos del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Los síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo son fácilmente reconocibles en niños y seguramente identifiques a tu hijo leyendo los que te ponemos a continuación.

- Obsesiones: el niño va a tener miedos, imágenes o dudas que no va a poder evitar. No son solo manías, si no que son miedos tan intensos que impiden que el niño pueda olvidarse de ellos, causándole gran ansiedad. El contenido de estas imágenes es muy variable, pero las más comunes son el miedo a la suciedad, gérmenes, miedo a que le pase algo a sus seres queridos, a las desgracias que puedes ocurrir en el mundo, preocupación sobre enfermedades en su cuerpo, etc.

Un ritual común en los nicños y niñas con TOC es lavarse las manos varias veces y de una determinara maneraUn ritual común en los nicños y niñas con TOC es lavarse las manos varias veces y de una determinara manera

- Compulsiones: con el fin de eliminar todos estos pensamientos molestos el niño hará acciones, "manías" o rituales repetitivos para mitigar la ansiedad generada en su cuerpo. Una vez realizados el niño se siente bien de nuevo, sin embargo es temporal porque una vez que las ha hecho volverán a resurgir con más fuerza que antes. Los rituales no tienen porque tener una relación lógica asi que no intentes explicarle a tu hijo desde la razón porque no debe hacerlos, las personas con TOC tienen un pensamiento mágico que liga sus miedos con acciones que no tienen una ningún tipo de relación. Por ejemplo, tu hijo puede pensar que si se ata 5 veces los cordones antes de salir de casa tendra él y su familia tendrá un paseo seguro, sin embargo si no lo hace, una terrible desgracia sucederá.

A partir de cierta edad los niños y adolescentes con TOC pueden reconocer que las manías que hacen para evitar el miedo no tienen ni pies ni cabeza, pero aun así se mantienen haciéndolo. Realizar la acción hace que sus niveles de ansiedad se reduzcan y ligan ese alivio que sienten con el ritual, por lo que habrá más posibilidades de que lo repitan en el futuro.

Causas del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Desgraciadamente, no se sabe mucho de las causas del Trastorno Obsesivo Compulsivo, pero en parte es genético. Es decir, hay una vulnerabilidad neurológica cerebral que produce un déficit en la recaptación de ciertos neurotransmisodres en el cerebro, en concreto la serotonina. La función de filtración del cerebro no se realiza adecuadamente y el niño atiende a pensamientos que no deberían ser relevantes para él. Por otro lado, una persona no puede sufrirlo sin esa vulnerabilidad genética, aunque el estilo de crianza es importante porque padres demasiado preocupados dan lugar a niños ansiosos y se sabe que padres ansiosos dan lugar a niños ansiosos. Por otro lado, el estrés ambiental en un determinado momento puede funcionar como desencadenante del TOC. Algunos ejemplos de las situaciones típicas que pueden desencadenarlo (siempre en personas con esa vulnerabilidad) son:

- Proceso de separación de los padres.

- Muerte de un ser querido.

- Cambio de barrio, colegio o casa.

- Un hermano pequeño que nace.

- Como derivado de otra enfermedad que haya afectado de alguna forma al cerebro.

¿Cómo é si son solo manías?

Si las imágenes que tiene tu hijo no son apropiadas para su edad, son incontrolables y no paran de repetirse es un síntoma de preocupación. Tienes que fijarte también en si realiza compulsiones cada vez que está nervioso o las cosas no salen como él se esperaba. Por último, y más importante, ¿interfieren estas obsesiones y compulsiones en su vida? Por ejemplo, ¿le dificulta en el colegio? ¿con los amigos? ¿le impide realizar tareas que le gustan (deporte, ver la televisión, estar con los amigos, jugar)? ¿vive continuamente en tensión? ¿pierde mucho tiempo realizándolas?

Los niños y niñas con TOC tienden a realizar sus rituales cunado están nerviososLos niños y niñas con TOC tienden a realizar sus rituales cunado están nerviosos

Discernir en su realmente el niño tiene un TOC es difícil porque los síntomas ocurren principalmente en la cabeza y los padres no pueden entrar en ella, pero si pueden fijarse en los signos. Si el niño está irritable, distraído, busca continuamente la aprobación de los adultos, confiesa comportamientos que no tienen mucha importancia, no aguantan la incertidumbre... habrá que sospechar. También, los signos del TOC pueden cambiar a lo largo del tiempo, por ejemplo, puede que tu hijo empezase lavándose las manos cuando tocaba algo que estaba sucio pero que con el tiempo ese ritual se transforme de lavar a comprobar si se han hecho cosas (dejar las luces encendidas) o rituales de conteo (hacer lo mismo un determinado número de veces).

Por último, incluso en los casos que parecen leves es recomendable acudir igualmente a un especialista porque la mitad de los síntomas de un TOC ocurren dentro de la mente del niño y no podemos saber exactamente el nivel de sufrimiento que conllevan las imágenes mentales (suelen querer ocultarlo por vergüenza).

¿Qué hacer si mi hijo tiene TOC?

Lo primero, observa y pide ayuda profesional: Lo primero es hacer tu de observadora y comprobar como son las compulsiones que hace. Después contacta con un psicólogo, seguramente te hará preguntas sobre el desarrollo del niño y de los síntomas que ha ido desarrollando a lo largo del tiempo.

El tratamiento de elección es el cognitivo-conductual unido al farmacológico (al menos al principio). Dentro de la psicoterapia la técnica más útil para este trastorno es la "exposición y prevención de respuestas", se trata de que el niño se exponga al estímulo que teme y se le impide que realiza las compulsiones, para evitar que asocie esa tranquilidad y alivio con la ausencia del estímulo. La medicación suele tomarse un número concreto de semanas hasta que se comprueba sus efectos en el niño.

Debes de mostrar a tu hijo o hija con TOC tu apoyo incondicional. Los padres debemos de ser una fuente de apoyo para nuestros hijos, se tiene que estar siempre apoyándole y transmitirle la sensación de que el trastorno no dura siempre, si no que es perfectamente tratable.

Artículos recomendados

Comentarios