Menú
¿Tiene mi hijo dislexia?
DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

¿Tiene mi hijo dislexia?

La dislexia es un trastorno de aprendizaje que genera mucha ansiedad en los niños, y los adultos debemos saber identificarla y evitar creer que es pereza por parte del niño.

La dislexia es una de las dificultades del aprendizaje más comunes que hay en el mundo moderno, afectando a la lectoescritura. De manera que un niño con dislexia es un niño que tiene dificultades para leer porque altera el orden de las letras y sílabas, dando lugar a palabras erróneas. Como consecuencia el niño tendrá problemas de comprensión.

Actualmente, el sistema educativo occidental está diseñado para que prácticamente todos los aprendizajes y conocimientos los adquiramos mediante el código escrito. Por eso, una persona que tenga dislexia tendrá verdaderos problemas para la lectura y escritura. Tras estar mucho tiempo delante de los libros intentando descifrar las palabras el niño se acaba cansando, distrayendo y postergando las tareas de la escuela. Además al leer mal las palabras, no entiende lo que trae y las asignaturas tipo sociales o naturales se volverán imposibles. Para que te hagas una idea, es como si te pidiesen que intentases leer un texto donde las letras del alfabeto occidental se mezclan con las del alfabeto chino.

Es importante que los padres y los profesores en la escuela estén al corriente de este problema porque puede interpretarse este comportamiento (fatiga, inatención, etc) con desinterés o vagancia, cuando no siempre es así. Una buena evaluación del niño hará que pueda recibir el apoyo necesario en la escuela y ponerle medidas para facilitarle el acceso a los conocimientos.

Fíjate en su forma de escribir, es común que tengan mala caligrafíaFíjate en su forma de escribir, es común que tengan mala caligrafía

¿Qué mecanismo subyacente hay detrás de un problema de dislexia?

Los niños que tienen dislexia tienen una dificultad en la descodificación de las palabras. Es decir, él ve las letras perfectamente y no tiene problemas visuales, sin embargo al procesar la información no se asocia correctamente las letras con los fonemas, es decir los sonidos (golpes de voz) que representan. Por tanto, la dislexia no tiene nada que ver con el esfuerzo de la persona y mucho menos con la inteligencia del niño, por tanto nunca debemos culpar al niño por leer mal ni presionarle para que lo haga bien, solo lo estresaremos y lo haremos sentir incompetente, bajándole así la autoestima y que coja manía al colegio, deberes, lectura, etc.

Señales que indican si mi hijo podria tener dislexia

¿Tenemos pruebas suficientes para sospechar que nuestro hijo tiene dislexia? Tenemos que fijarnos no solo si le cuesta leer, si no también en su escritura.

1. Dificultad para leer las palabras cortas. Por ejemplo las monosílabas " sol, al, por, del"... suelen invertir las letras o cambiarlas de posición "los, la..."

2. No saben rimar. Las personas disléxicas les cuesta mucho buscar rimas para determinadas palabras (beso, peso, queso...). Si le enseñas una palabra y le pides que busca una con cuál rimarla seguramente te la dirá mal. Tampoco las identifica en la lectura.

3. Fíjate en su forma de escribir. Las personas disléxicas no suelen tener muy buena caligrafía, es un trastorno que también afecta a la parte motriz, a eso hay que añadirle que no separan bien las letras en sílabas, unen unas palabras con otras o cometen inversiones...

Por otro lado, uno de los fallos típicos son errores de ortografía "extraños" como cambiar el orden de las letras, incluso falla al copiar.

4. ¿Cómo es su rendimiento en la escuela ? Obviamente los problemas para leer y escribir que tiene un niño disléxico se reflejarán en clase, en casi todas las asignaturas. Por ejemplo, en las materias en las que se necesite estudiar tu hijo tendrá un problema adicional. A las personas con dislexia les cuesta ampliar su vocabulario incorporando nuevas palabras y retienen las nuevas palabras más lentamente respecto a otros niños de su misma edad. También le cuesta retener lo que lee, independientemente de que haya pasado unos días o apenas unos minutos.

5. Pronuncia mal las palabras. Por ejemplo, en vez de decir "casa" dice "saca", "racacol" en vez de "caracol", etc. En estas situaciones el habla también está afectada.

La dislexia no desaparece, pero se puede tratar para que no dificulte el aprendizaje de los niñosLa dislexia no desaparece, pero se puede tratar para que no dificulte el aprendizaje de los niños

6. Antes de los 9 años muestra dificultades para estudiar de memoria listas básicas de conocimientos, por ejemplo los días de la semana, los meses del año... se le atragantan las tablas de multiplica... Son muy malos deletreando, incluso palabras sencillas (sol, col, vaca...).

7. A menudo confunden la derecha con la izquierda. Este problema también se refleja en la escritura, por ejemplo las "q" se convierten en "p" o las "b" en "d". También pueden cambiar la orientación de los números.

Cómo puedo ayudarle

Si sospechas que tu hijo puede tener el trastorno pero el tutor lo pone en duda deberías insistir igualmente en que lo evalúe un profesional, a veces los profesores pueden confundir esa dificultad con falta de interés. Si se deja pasar solo aumentará el retraso en el aprendizaje respecto a sus compañeros, lo que conducirá a ansiedad, frustración, problemas de conducta o todo a la vez.

Es importante empezar a tratar la dislexia lo antes posible
La dislexia no es algo que se pueda "curar" porque siempre va a haber una dificultad de base, sin embargo, la persona a base de esfuerzo y voluntad puede dejarla atrás para que apenas le afecte en su vida diaria. Muchos van a la universidad y se convierten en profesionales admirables. Tener dislexia no está relacionado con la inteligencia ni mucho menos, es un pequeño hándicap que puede superarse si el niño recibe el tratamiento adecuado, mejorando su velocidad y comprensión lectora. Eso si, es importante detectarlo a tiempo con el fin de recibirlo en cuanto antes.

Por otro lado, debes apoyarlo y ser comprensivo. Incluso recibiendo apoyo psicopedagógico los resultados tardarán en llegar, por eso el profesor y los padres tienen que reforzar aquellas áreas en las que destaca. Puede que sea bueno en plástica, música, matemáticas... no busquéis algo en lo que destaque en comparación con sus compañeros si no algo que destaque respecto al resto de sus habilidades. La ansiedad es la primera emoción que estos niños experimentan en clase debido a su atraso académico, a su vez si se alarga en el tiempo puede producirse miedos, baja autoestima, ira y problemas de conducta.

Por último, no solo se debería evaluar académicamente para que puedan adaptarle los estudios si no también se deben evaluar otros aspectos en su desarrollo. La dislexia a veces es concomitante con otros trastornos como TDA o TDAH (trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad), trastornos del espectro autista, problemas visuales, etc.

Artículos recomendados

Comentarios