Menú
¿Supone un estigma para los niños ir al psicólogo?
¿Supone un estigma para los niños ir al psicólogo?
CONDUCTA

¿Supone un estigma para los niños ir al psicólogo?

Puede haber muchas situaciones en las que es recomendable llevar a un niño al psicólogo, pero no debe convertirse en un estigma para él.

Niño en el psicólogoIr al psicólogo no tiene por qué implicar un trastorno mental

Cada día está más demostrada la labor positiva de los psicólogos en adultos y niños que pasan por etapas difíciles de su vida. Sin embargo, parece que nuestra sociedad no parece aceptar dicha labor y siga siendo un estigma para aquellas personas que querrían acudir o acuden a este profesional en un momento determinado de su vida o estado mental.

En el caso de los adultos, quienes tienen una mentalidad más fuerte en la mayoría de los casos, y menos maleable, las opiniones de los demás no le llegarán a hacer tanto daño como pueden hacerle a un niño, quien tiene una edad mental que todavía está descubriendo el mundo. Cuando unos padres se ven en la necesidad de llevar a su hijo al psicólogo, no le ayuda en absoluto que los demás compañeros de colegio o adultos creen un estigma en el niño, porque puede retrasar su proceso o empeorar cualquiera que sea el asunto por el que acuda a terapia.

En Bekia te contamos por qué no debe suponer para el niño un estigma acudir a un psicólogo y por qué debemos eliminar este tabú en beneficio de nuestro hijo.

¿Vamos al psicólogo porque tengamos un trastorno mental?

La psicología es una disciplina que se dedica a conocer los mecanismos de la conducta humana, para así modificarlos si una persona tiene algún tipo de malestar relacionado con su comportamiento, sus emociones, sus aspiraciones, o incluso con su rendimiento cognitivo.

Chica adolescente en el psicólogoEl niño o adolescente debe conocer las razones por las que acude y estar seguro de que es lo mejor

Así, un niño que acude al psicólogo no tiene por qué ser debido a problemas como depresión, ansiedad, hiperactividad, etc. Puede que tenga alguna fobia (a la oscuridad, a los animales, etc), que tenga una autoestima baja, problemas de rendimiento escolar, le cueste entablar relaciones sociales con otros niños, no sepa cómo gestionar un evento negativo de su vida (el divorcio de sus padres, la muerte de un familiar, etc.), o simplemente necesite orientación para saber a qué dedicarse de mayor. Estos son algunos ejemplos de las múltiples situaciones en las que un niño puede acudir al psicólogo, y vemos que son totalmente normales y muchos nos sentimos identificados con ellas.

Que el niño entienda porqué el psicólogo es bueno para él

Lo más importante es que el niño sea consciente de por qué acude al psicólogo y qué beneficios obtendrá de estas visitas, de este modo es mucho más difícil que le afecten los comentarios negativos de otros compañeros de escuela, amigos o, incluso adultos, como familiares o amigos vuestros.

Siempre que los padres deciden llevar al niño al psicólogo, sea por la recomendación de otro profesional o por iniciativa propia, lo hacen porque es lo mejor para él y su bienestar emocional y social. Si el niño entiende que esta persona le ayudará notablemente en su día a día, eliminará posibles hábitos y acciones negativas y le hará más posible estar feliz y tranquilo, no tendrá porque ser tan susceptible a las opiniones ajenas ni se sentirá estigmatizado por acudir al psicólogo.

Cuando los demás saben que el niño acude a un psicólogo

La mayoría de los padres prefieren que los niños no cuenten a la gente que acude a este profesional. También muchos niños son ellos mismos quienes no quieren que esto se sepa. Esto es porque, desafortunadamente, en nuestro entorno todavía hay un estigma muy grande verso a los psicólogos. La gente comúnmente cree que acudir a este profesional es porque uno está loco, sufre una "enfermedad" o tiene mucho dinero y no sabe en qué gastárselo.

Aunque le hayamos contado al niño el beneficio de acudir al psicólogo no podemos cambiar la mentalidad de la mayoría de la población. Por eso, si el niño prefiere no contarlo es mejor que se lo respetemos en la medida de lo posible.

Niño tristeSi no sabemos explicarle a nuestro hijo por qué es bueno que acuda al psicólogo, el profesional puede ayudarnos

No obstante, cuando el horario de las visitas se solape con horas lectivas o le afecten a cualquier otra actividad, puede que en un momento u otro lleguen a saberlo los demás. Será difícil cuando esto suceda para el niño, ya que se sentirá inferior a sus compañeros y avergonzado, pero los padres deben apoyarle igual que lo hará su psicólogo cuando sea consciente de este segundo problema.

Los psicólogos están muy acostumbrados a tratar este tema con niños, porque sucede muchas más veces de lo que nos imaginamos. Lo más adecuado sería que los padres pidiesen consejo al profesional de antemano para saber cómo tratar esta situación del mejor modo posible para el hijo.

Artículos recomendados

Comentarios