Menú
La sinusitis en niños
La sinusitis en niños
SALUD

La sinusitis en niños

La sinusitis es una inflamación en una de las estructuras nasales a causa de una infección, provocando que el niño o niña no pueda respirar bien.

La sinusitis se puede definir como una inflamación de los senos paranasales, es decir, los senos del cráneo situados en la frente sobre los dos lados de la nariz. Principalmente se debe a una infección en las fosas nasales, por un hongo, una bacteria o un virus.

Lo que ocurre cuando una persona tiene sinusitis es que se les bloquean los senos paranasales, por lo que no pueden respirar bien, además de sufrir molestias. Esos senos paranasales son unos huecos que contienen aire y que se encuentran divididos en varias zonas. La primera, como hemos comentado, en la zona frontal del cráneo, en la frente. La segunda, a cada lado de la nariz. Por último, podemos encontrar los senos maxilares, es decir, situados en las mejillas. Con la sinusitis, estos espacios se bloquean y no dejan pasar el aire ni la acumulación de mocos, produciendo el dolor propio de esta inflamación.

Cuáles son las causas de la sinusitis

Normalmente los senos paranasales están libres de microorganismos o bacterias. Sin embargo, hay veces que se produce un bloqueo o acumulación de mocos en la nariz. Esto puede suponer el comienzo del problema de aparición de la sinusitis en los niños.

Por tanto, la primera causa puede ser porque los vellos de la nariz, llamados cilios, no consigan sacar de forma adecuada los mocos, por lo que se produce esa obstrucción. Lo que ocurre es que estos cilios reducen su movimiento y no limpian de manera adecuada los senos.

También se puede formar mucho moco por alguna alergia que padezca la persona o por resfriados o una inflamación de una mucosa, lo que de nuevo va a provocar que se obstruyan los senos nasales.

Tos, fiebre e inflamación en la zona de los ojos son algunos síntomas de sinusitisTos, fiebre e inflamación en la zona de los ojos son algunos síntomas de sinusitis

Algunas enfermedades, como la fibrosis quística pueden provocar que aumente la viscosidad de las secreciones, lo que es también una causa de la sinusitis. Hay que señalar que la causa más común es que esté producida por un virus, principalmente los rinovirus, los adenovirus, y los virus influenza (el de la gripe).

Sin embargo, hay otros factores de riesgo que pueden causar y aumentar las posibilidades de padecer sinusitis:

- La edad: los más susceptibles de padecer la enfermedad son las personas mayores y los niños.

- En cuanto al sexo, las mujeres tienen más probabilidades.

- Ser fumador y el tabaco en general.

- Factores ambientales como la contaminación o cambios de altitud (nada o volar).

- Algunas condiciones médicas: resfriados, utilizar aerosoles nasales mucho tiempo, pólipos, alergias, tabique desviado, anormalidad en el hueso facial...

- Enfermedades: sida, diabetes, fibrosis quística, síndrome del cilio inmóvil....

Tipos de sinusitis

Hay diferentes tipos de sinusitis en los niños. Encontramos:

- Sinusitis aguda: cuando se tiene este tipo aparecen de repente los síntomas similares a los del resfriado, es decir, congestión nasal y dolor facial. En este caso, los síntomas persisten en torno a las cuatro semanas y van a mejorar con un tratamiento correcto.

- Sinusitis sub-aguda: cuando los síntomas y la inflamación dura más que en el caso anterior, es decir, más de cuatro semanas y menos de ocho, pasamos a una sinusitis más grave. Esto ocurre porque no mejoran los síntomas inicialmente con el tratamiento.

- Sinusitis crónica: cuando los síntomas ya duran más que las 8 semanas hablamos de crónica. Se caracteriza porque la infección se produce con enfermedades repetitivas o por alguna infección no tratada bien.

Síntomas de la sinusitis

Los síntomas de la sinusitis en los niños pueden variar en función de la edad, aunque generalmente serán los mismos o parecidos. Estos síntomas incluyen:

- Aparición de dolor y presión en la zona de los ojos y en la maxilofacial.

- Hinchazón también alrededor de los ojos.

- Se empieza a perder el sentido del olfato.

- Secreción y congestión nasal.

- Dolor de cabeza, más fuerte en la zona frontal.

- Aparición de fiebre durante varios días seguidos.

- Dolor en la garganta y goteo en la zona de la faringe a la nariz.

- Tos, sobre todo por la noche, y por el día menos recurrente.

Diagnóstico de la sinusitis

Para diagnosticar si el niño tiene sinusitis, le tendrá que hacer una revisión el pediatra. Le examinará para buscar pólipos y para ello es necesario que compruebe los senos nasales. El pediatra proyectará una luz hace ellos y comprobará si están inflamados. También hará un chequeo para comprobar si el área esta normal o no. Con un endoscopio puede ver los senos paranasales.

El tratamiento varía según el caso, a veces se necesitan aerosoles nasales si aparecen pólipos nasalesEl tratamiento varía según el caso, a veces se necesitan aerosoles nasales si aparecen pólipos nasales

Si el pediatra necesita más detalles porque no le parezcan claros los síntomas, puede pedir una tomografía computarizada. Con esta prueba podrá observar los huesos y tejidos nasales. Además, también podría pedir una resonancia magnética por si hubiera una infección micótica, es decir, una infección por hongos.

Si la sinusitis es recurrente en el niño, el pediatra puede realizar otras pruebas para ver que causa la inflamación. Por ejemplo, análisis de sangre que compruebe si hay algún virus de inmunodeficiencia o pruebas de la alergia, cultivos nasales o citologías nasales.

Tratamiento para la sinusitis en niños

Si el diagnostico no falla y se le detecta sinusitis al niño, comienza la fase del tratamiento. Si el medico considera que la sinusitis está causada por alguna bacteria, se recetará un antibiótico para tratarlo. Se tomará el antibiótico en torno a 10 a 14 días y se prescribirá en caso de que haya fiebre, hinchazón en la zona de los ojos y dolor y sensibilidad facial.

También hay casos en los que el tratamiento incluye el uso de aerosoles nasales con corticosteroides y antihistamínicos porque puede haber pólipos nasales y eso ayuda a reducir la inflamación. Además, una inyección para alergia ayudara a prevenir que reaparezca la enfermedad.

En último caso, si los síntomas no desaparecen pasados varios meses, se puede recurrir a una intervención quirúrgica. El objetivo con esto es ampliar las aberturas y drenar los senos paranasales. Las infecciones por hongos son las que suelen necesitar cirugía.

Además, existen unos remedios y consejos que pueden ayudar a prevenir la aparición de la sinusitis en los niños. Por ejemplo, beber mucho líquido para que se diluyan las secreciones; inhalar vapor varias veces al día; humedecer la zona nasal para evitar la sequedad; ponerse paños calientes en la zona frontal y de la cara; utilizar algunos descongestionantes nasales.

Artículos recomendados

Comentarios