Menú
Síntomas de la difteria
Síntomas de la difteria
ENFERMEDADES INFANTILES

Síntomas de la difteria

La difteria es una enfermedad que se puede prevenir fácilmente con una vacuna, si no, puede ser mortal para los niños, por eso es importantes saber identificar sus síntomas.

Cuando se tienen niños pequeños en casa es normal que los padres busquen darles la mejor comodidad y salud posible. Por eso, los adultos tomarán muchas precauciones a la hora de alimentar adecuadamente a sus hijos, tener el hogar limpio y enseñarles a actuar de manera que una buena higiene pueda ayudarles a prevenir ciertas enfermedades.

Además, tener las vacunas al día, sobre todo en edad de crecimiento, es una de las mejores maneras de asegurarse de que el niño o la niña no van a infectarse con tanta facilidad de los virus a los que se les ha protegido. Sin embargo, debemos tener presente que no siempre podemos evitar este contagio, puesto que se hace por la respiración y que en el colegio o en las zonas donde se encuentren con más niños es muy fácil que, sin querer, compartiendo comida o tocando los mismos objetos se pasen las enfermedades unos a otros.

Al principio podemos confudnir la difteria con un resfriado, sin embargo, puede ser mortalAl principio podemos confundir la difteria con un resfriado, sin embargo, puede ser mortal

No debemos evitar que los niños estén en contacto con otros niños por miedo a que puedan enfermar por la respiración, pero sí podemos enseñarles algunas normas básicas de higiene, como no ponerse cosas en la boca por ejemplo, para así poder reducir este riesgo de contagio. Además de llevar las vacunas al día y de visitar al pediatra con asiduidad.

La difteria puede ser una de las enfermedades que puede coger tu niño o tu niña, sobre todo a temprana edad, por lo que debemos conocer de qué enfermedad se trata, cuáles son sus síntomas y cuál es el mejor tratamiento que le dará un profesional de la salud, una vez haya diagnosticado al pequeño con esta enfermedad.

¿Qué es la difteria y cuáles son sus síntomas?

La difteria es una enfermedad que se manifiesta en la laringe, la nariz y la garganta. Al ser infecciosa hace que el niño tenga fiebre y no pueda respirar normalmente, por lo que puede llegar a confundirse con un resfriado o con otro tipo de enfermedades. Por lo tanto, si tu niño o tu niña tienen unas fiebres muy altas y notas como le cuesta respirar por la nariz o por la boca lo mejor será que lo lleves al médico lo antes posible.

Es importante conocer esta enfermedad, porque durante muchos años fue la causa de muerte de muchos niños. Antes de los años cincuenta ya existía una vacuna que les ayudaba a prevenir esta enfermedad, por lo que parecía una enfermedad altamente contagiosa olvidada. No obstante, en algunos países todavía podría estar presente y ha sucedido en alguna ocasión que niños en nuestro país pudiesen también llegar a contagiarse.

Recuerda que la vacuna es el principal arma que tenemos contra la difteriaRecuerda que la vacuna es el principal arma que tenemos contra la difteria

En cuanto notemos algunos de los síntomas descritos debemos acudir al médico lo antes posible, ya que esta enfermedad no es solamente muy contagiosa a través del aire, sino que puede causar daños irreparables en el sistema respiratorio del pequeño, en su cerebro o incluso llegar a poner en peligro su vida. Recuerda que la salud de los niños no es tan resistente como la de un adulto, por lo que este tipo de infección puede resultar muy peligrosa.

¿Cómo se trata la difteria tras conocer sus síntomas?

Una vez un profesional de la salud haya podido determinar que tu hijo padece esta enfermedad determinará que no acuda a la escuela durante unos días. Esto es porque, como comentábamos, es una enfermedad muy contagiosa que se transmite por la respiración y pondría en riesgo la salud de sus compañeros, también muy pequeños y con una salud más delicada que la de un adulto normal.

Es probable que tras realizarle las pruebas necesarias le recete antibióticos y otras medicinas con tal de que pueda eliminar esta infección respiratoria y no pueda causar más daños a su salud. Si el niño no está vacunado se le vacunará lo antes posible para que no vuelva a tener esta enfermedad. Por eso se recomienda que se vacune a los niños ante estas posibles infecciones, no solo aquellas que se transmiten por respiración como la difteria, que podrían llegar a poner en alto riesgo su vida en el futuro.

Artículos recomendados

Comentarios