Menú
¿Qué secuelas puede dejar el labio leporino?
MALFORMACIÓN

¿Qué secuelas puede dejar el labio leporino?

Muchos bebés nacen con el labio leporino, y este se corrige con cirugía, aunque en algunas ocasiones puede dejar secuelas.

El labio leporino, es un defecto que se da en algunos niños recién nacidos cuando el labio superior y el paladar no se han desarrollado de manera correcta. La principal causa es porque el labio superior no se une bien antes del nacimiento y puede ser una abertura pequeña, o ir desde el labio hasta la nariz.

El remedio que se utiliza para corregir este problema es la operación cuanto antes, para que el niño tenga el menor número de secuelas posibles. Para ello recurriremos a la cirugía, en una operación bastante sencilla que unirá el labio superior con la nariz.

Una vez hemos corregido a nuestro pequeño del labio leporino a través de la cirugía, este puede tener algunas secuelas en la zona del a boca , que van a afectar en muchas ocasiones a actividades vitales, al mismo tiempo que llevará una cicatriz en la zona de la operación para el resto de su vida.

La cirugía del labio leporino deja una cicatriz en el labio superiorLa cirugía del labio leporino deja una cicatriz en el labio superior

1. Defectos en el habla

Los niños que han nacido con labio leporino van a tener, en la mayoría de los casos, una voz muy nasal. Esta secuela es una de las más fáciles de corregir, ya que con algunas sesiones de foniatría y a través de la cirugía.

2. Malformación del labio superior

Esto es debido a que la cicatriz es bastante visible en esa zona del cuerpo, sobretodo en la cara, y esto puede crear cierta inseguridad en el niño cuando poco a poco vaya creciendo. Esto solo se produce cuando la reparación no ha sido del todo exitosa, pero en la actualidad contamos con medios muy avanzados para ello, por lo que es muy difícil que esto ocurra.

3. Falta de dientes en la boca

Esto se da porque la malformación del labio, en muchas ocasiones viene acompañada de una malformación en el paladar superior y, por lo tanto, puede producirse la falta de algún incisivo o canino que, o bien no aparece nunca, o lo hace en otra zona más cercana a las fosas nasales. Esto puede solucionarse a través de la cirugía.

El labio leporino nos dará problemas si viene acompañado de hendidura en el paladarEl labio leporino nos dará problemas si viene acompañado de hendidura en el paladar

4. Nariz hundida

En algunas ocasiones, podemos ver como las personas que sufren de labio leporino tienen una zona de la nariz más hundida que la otra, ya que esto se debe a la malformación del hueso. Esta situación también puede verse alterada en el proceso de crecimiento, ya que las personas que padecen de labio leporino tienen un déficit en el crecimiento de la boca y la nariz.

5. Problemas de alimentación

Otra de las secuelas que puede dejar el labio leporino es que los niños que lo padecen van a tener problemas a la hora de comer. Esto es porque el labio superior, al tener una malformación, les va a producir una dificultad añadida para que la boca pueda ingerir alimentos, a la misma vez que en algunas ocasiones la cicatriz puede causarle dolor.

El tratamiento que se recomienda para estos casos es la cirugía, que se tendrá que realizar cuando el bebé tiene entre nueve semanas y seis meses de edad, ya que de dejarlo más hacia delante, puede que la cicatriz sea mayor y las consecuencias más acusadas. En muchas ocasiones, cuando el niño sufre problemas de labio leporino y es operado de pequeño, posteriormente tiene que volver a pasar por el quirófano porque es muy probable que el crecimiento de sus fosas nasales lo sean del todo correctas y tenga problemas respiratorios, por lo que va a ser necesario que lo corrijamos.

Aunque no es considerada una enfermedad, ni una afección grave, el labio leporino puede llegar a convertirse en una situación complicada si no la llevamos correctamente.

Artículos recomendados

Comentarios