Menú
Recuerdos que se guardan los padres y madres del nacimiento de un bebé
NACIMIENTO

Recuerdos que se guardan los padres y madres del nacimiento de un bebé

El día del nacimiento de nuestro bebé es muy especial, y muchos padres y madres se guardan algunos objetos de recuerdo de ese día.

El nacimiento de un bebé es uno de los momentos más importantes de la vida de los padres. De ese nacimiento, así como del momento del parto en particular, guardaran una gran cantidad de recuerdos que jamás se borrarán de sus mentes. Por ejemplo, recordarán cómo el bebé comenzó a llorar por primera vez, todas las horas que duró el parto, o cada una de las minucias que, en ese momento tan crucial, parecía el mayor problema del mundo.

Sí, es cierto que no hace falta guardar ningún detalle físico para que esos recuerdos se queden para siempre en la memoria tanto del padre como de la madre (sobre todo de esta última); pero, pese a eso, a todos nos gusta tener algo que nos traiga recuerdos del nacimiento de nuestro bebé. Si se aproxima vuestra fecha de parto y aún no habéis decidido qué es lo que queréis guardar como recuerdo, o qué es lo que queréis que vuestro bebé vea el día de mañana del día de su nacimiento, aquí tenéis unas cuantas ideas para que se os haga más amena la elección.

Algunos guardan recuerdos del hospital, otros la priemra ropita del bebéAlgunos guardan recuerdos del hospital, otros la priemra ropita del bebé

Las pinzas que sujetan el cordón umbilical, uno de los recuerdos favoritos

Uno de los recuerdos predilectos de todos los padres, y que, según ellos, les transporta directamente al día del parto, son las pinzas que sujetan el cordón umbilical del bebé cuando este no es más que un recién nacido. El que no haya sido padre puede que vea este objeto como algo antiestético, poco agradable, y quizás no entenderá cómo es que hay quien la lleva como si fuera un llavero. Pero seguramente los padres la llevarán con todo el orgullo del mundo, porque es un recuerdo más del nacimiento de su bebé.

Hay dos opciones para conservar estas pinzas: hay quien opta por dejar el trozo de cordón que posteriormente se cae también enganchado, y quien prefiere limpiarlo. En cualquiera de los dos casos, sí que es cierto que es uno de los recuerdos más conmemorativos de ese momento. Si optáis por conservar también el trozo de cordón umbilical, tendréis que buscar qué métodos de conservación pueden ser los mejores, para que no acabéis por tirar también las pinzas, asqueados.

Su primera ropita o chupete

Si no sois muy de guardar la pinza del cordón umbilical, quizás porque os parezco algo feo, también podéis optar por seleccionar previamente la primera ropa que le pondréis a vuestro bebé. Podéis elegir un pijama o un traje especial, personalizado, y así, una vez que el bebé dejé de usarlo, podréis guardarlo como recuerdo. La diferencia fundamental entre la pinza y la primera ropa del bebé es que la primera será algo mucho más significativo, pero la segunda será mucho más personal, porque será algo que habréis preparado previamente. No solo será la primera ropa de vuestro bebé, sino que también será lo primero que decidisteis vosotros ponerle.

El primer chupete es otro de los recuerdos que los padres y madres se guardanEl primer chupete es otro de los recuerdos que los padres y madres se guardan

Además de guardar la ropa, también podéis guardar el chupete que use por primera vez vuestro bebé, si es que llega a usarlo. Este es un recuerdo que también suele tener muy buena acogida entre los padres y las madres, y que algunos acaban usando también de llavero, al igual que hacen con las pinzas. Es mucho más estético... Dependiendo del trato que el bebé le haya dado al chupete, por supuesto.

La portada del periódico de ese día, una buena opción

Algo que se suele hacer menos, sobre todo en los últimos tiempos, es guardar la portada del periódico del día del parto. Es un buen recuerdo, puesto que el bebé podrá ver, cuando sea mayor, qué es lo que pasó exactamente en el mundo el día que él nació. Sería incluso más interesante coger varios periódicos diferentes, e incluso alguna que otra revista, para rellenar un pequeño libro con todo lo que estaba de moda o con todo lo que pasaba durante ese día. Ese sí que será un buen recuerdo del nacimiento de un hijo o una hija, algo que incluso ellos apreciarán cuando crezcan.

Hay muchas más alternativas, tantos recuerdos como personas. Por ejemplo, hay quien opta por guardar la manta que abrigó al bebé por primera vez, o quien prefiere simplemente tomar una fotografía, imprimirla, y dejar que ese sea el único recuerdo. Nosotros os hemos dado aquí unas cuantas alternativas para que ahora vosotros podáis elegir la que más os guste. ¡Y a disfrutar del día del parto lo mejor que se pueda!

Artículos recomendados

Comentarios