Menú
Preparar la casa a prueba de bebés
Preparar la casa a prueba de bebés
TOMA PRECAUCIONES

Preparar la casa a prueba de bebés

Cuando tu hijo empieza a gatear o andar se convierte en un pequeño explorador en una casa repleta de peligros.

Bebé empezando a gatearBebé empezando a gatear

Como sabemos lo difícil que es poder controlar a tu hijo en una de sus etapas más inquietas y imprevisibles de su vida, desde Bekia Padres te ayudamos a que tu hogar tenga un acondicionamiento adecuado a prueba de bebés exploradores.

Después de superar con éxito la etapa de cuidados intensivos que has dedicado a tu recién nacido aún inmovible en su cuna, ahora tienes un niño curioso que pasa los días husmeando por la casa asomándose en cualquier lado y tocándolo todo haciendo que estés en un constante estado de alerta. Y es normal que sufras, según las estadísticas y por desgracia, los niños de uno a cuatro años sufren el porcentaje más alto a padecer una muerte por culpa de un incendio, ahogamiento, envenenamiento o alguna caída.

Gatea junto a tu hijo para conocer los peligros a los que se expone
Pero las estadísticas no deben asustarte, no debes ser obsesiva. No hace falta que precintes el interior de tu casa de arriba abajo rozando la locura y hagas que el acondicionamiento a prueba de bebés exploradores se convierta en un reto para ti y los tuyos a la hora de permanecer en tu hogar incomodando cualquier cosa que quieras hacer allí. Pero como sigue habiendo una gran variedad de peligros a los que tu bebé se puede someter estando en casa que como verás no se limitan a únicamente tapar enchufes, vamos a seleccionar, para mejor entendimiento, los cuidados que debes tomar según el accidente que pudiese tener tu hijo.

Ponte en el lugar de tu bebé

Imita los pasos de tu hijo, síguelo a todas partes, no pierdas detalle de lo que haga en un día entero. Déjalo a su libre albedrío, espíalo si es necesario, y si lo crees aún más efectivo, ponte tu también a gatear. Veras entonces a qué peligros esta expuesto tu niño y cuan curioso es él, así sabrás a que lugares de la casa debes dedicar especial dedicación en controlar cada recoveco y por dónde empezar la preparación para hacer de tu casa un sitios seguro.

Niño a punto de quemarse con una plancha calienteNiño a punto de quemarse con una plancha caliente

Ten en cuenta que cada vez que tu hijo crezca y haga distintos movimientos, llámese andar, coger o lanzar cosas, tu deberás seguir alerta y seguir acondicionando tu hogar para mejorarlo.

Intoxicaciones

Es por algo que casi todos los productos de belleza y limpieza tengan en su etiqueta el letrero de "Mantengase alejado de los niños", y es que el mínimo trago que estos hiciesen de estos productos son muy dañinos para su salud. Aprende qué y cómo alejar a tu bebé de ellos.

Debajo del fregadero: Es sin duda el lugar donde más productos de limpieza hay por excelencia. El armario o los cajones de la cocina en concreto son los muebles donde más productos dañinos encontramos para nuestro bebé; allí encontramos lavavajillas, quitagrasas, limpiahornos... Quizás también tenga botellines tóxicos en el garaje, en la lavandería o demás lugares donde la limpieza es obvia. Detergentes, suavizantes, lejías, insecticidas, limpiacristales...

En el cuarto de baño: Lacas, espumas, perfumes, geles, champús, tintes, decolorantes de bello... y también en el estante de las medicinas, donde cualquier pastilla, jarabe o producto que se haya adquirido en una farmacia es toxico para el pequeño.

Para los enchufes alcanzables por los pequeños existen inhabilitadores extraíbles
También existe una enorme lista de plantas tóxicas hogareñas que pueden estar en tu jardín o en una maceta que no son nada recomendables para bebés husmeadores como las amapolas, el laurel cerezo, la melia y el ranúnculo.

Solución: Compra si ves necesario, para los armarios y cajones favoritos de tu bebé topes y trabas. Son de fácil aplicación y bastante baratos. Aunque el mejor consejo que te podemos proporcionar es que hagas traslado de productos tóxicos a armarios donde tu niño ahora no llegue y pongas en estantes bajos cosas más seguras para él.

Incendios y electrocutaciones

La electricidad es sin duda uno de los mayores peligros para la salud de nuestros hijos y un importante motivo a tener en cuenta en el acondicionamiento de nuestro hogar. Veamos pues qué podemos hacer:

Niño asomándose de forma muy peligrosa por la ventanaNiño asomándose de forma muy peligrosa por la ventana

Con respecto a los enchufes, estos son el objeto que más suele atraer a los bebes. Introducen sus manos, tenedores, juguetes, y esto les puede provocar grandes daños en ellos y también en la casa. Quizás por esto mismo hoy en día estas tomas eléctricas sean las que más artilugios tengan a la hora de evitar accidentes.

Hoy en día para los enchufes alcanzables por los pequeños existen inhabilitadores extraíbles, aunque también existe la posibilidad de atornillarlos, pero esto eliminaría su uso. Otra solución es la de cubrir los mismos enchufes con muebles inmóvibles por los pequeños o aplicar esparadrapo en ellos.

Con respecto a los cables eléctricos, también peligrosos e nuestro hogar, puedes esconderlos también detrás de muebles o usar protectores especiales para cubrirlos.

Pon topes y trabas en los armarios a los que pueda llegar tu bebé
Pero hay una gran variedad de electrodomésticos que por su uso poco precavido pueden producir un accidente cuando nuestro pequeño empiece a andar o husmear. Así que voltea hacia atrás las asas de las ollas y mangos de las sartenes que estés utilizando para evitar posibles vuelcos. Asegura tu horno con un cierre de seguridad para electrodomésticos. Protege con barreras las estufas y las chimeneas para que los niños no se quemen y compra cubiertas de seguridad para las llaves de gas, así tu pequeño no aumentará la potencia.

Aunque para prevenir posibles incendios, es recomendable instalar detectores de humo en todas las habitaciones de la casa y que llame a un técnico que los verifique cada año para asegurarse de que funcionen perfectamente.

Ahogamientos

Quizás el peligro más frecuente al que se pueden exponer nuestros hijos. Antes de todo vamos a dividir los ahogamientos según si suceden por asfixia o por atragantamiento.

Niño jugando con cerillasNiño jugando con cerillas
El cuarto de baño al ser mayormente el que proporciona agua en la casa es el que más peligros tiene, por eso debes evitar dejar libre a tu bebé sobretodo por allí. Además es favorable que lo acondiciones aplicando seguros a prueba de niños en los asientos de los inodoros, para que no metan la cabeza dentro curioseando y compres, si te da mucho miedo que tu niño se te resbale en las manos cuando lo estas bañando, un soporte para que la criatura se siente dentro de la bañera o tina donde lo bañas. Tampoco se te debe olvidar mantener lejos cualquier recipiente con agua cerca de él.

La habitación del bebé o cualquier otra de la casa también necesitan especial preparación por las cortinas, ya que suelen regularse con unos hilos donde si tu bebé se queda atrapado, su cuello y su respiración quedarán bloqueados. Procura pues que estos sean lo suficientemente cortos para mantener a salvo a tu hijo o simplemente enrédalos haciendo un mismo nudo con el cordón.

Otro lugar que quizás se te olvidaba es el de la propia cuna de tu hijo. El síndrome de muerte súbita infantil es el que podría sufrir allí al poder ahogarse con las sábanas, el colchón o la almohada y es por eso necesario que acuestes siempre a tu bebé boca arriba y que no se rodee de materiales blandos.

En cuanto al atragantamiento en menores, deberás alejar de ellos cualquier artilugio lo bastantemente pequeño para poder ser tragado por estos. Piensa que a estos les encanta morder y chupetear cualquier cosa que tengan a su alcance y que un simple botón de una camisa mal cosido o un juguete que creías inofensivo pueden hacer que se atragante.

Caídas

Sin duda las más comunes cuando nuestro bebé empieza a andar y sobre todo a explorar... Aléjalo del peligro con este sencillo acondicionamiento.

Las escaleras y las ventanas altas como preferencia en mantenerse cerradas y a los niños lejos de allí. Los cuidados que deberás realizar son colocar rejas a presión, adaptables o atornillables en sus distintas variedades, con unos barrotes suficientemente separados para que la cabeza del niño no se quede atascada en ellos o también mallas protectoras o simples mosquiteras que tendrán un doble funcionamiento.

Alerta también con los suelos resbaladizos, los suelos mismamente mojados, bañeras resbaladizas y mesas de cambiar. El mejor consejo y prevención es que estés con el bebé y no te olvides de él ni un segundo. Asimismo las sillas altas, de preferencia en uso para controlar bien a tu bebé, deben ser fuertes, estables y firmes, pero sobretodo deben tener cuerdas de seguridad.

Evita que tu bebé sufra daño alguno con estas sencillas modificaciones en tu casa
Otros elementos que necesitan precaución y preparación son los mismos muebles, los cuales preferiblemente debería atornillar a la pared si ve que su bebé puede apoyarse en ellos y estos le pueden caer encima. Además intente cubrir las puntas peligrosas de estos con algún objeto blando, por ejemplo la gomaespuma, con celo pegado y con la simple supervisión de que tu hijo no lo quite bastará. Las lámparas, televisiones o cualquier artilugio movible y caíble también es peligroso para tu pequeño y deberá quedarse fuera de su alcance o aferrado a los muebles.

Consejos

Si por alguna razón, has perdido de vista a tu bebé y se ha metido en algún lío, lo primero que deberías tener a mano es un botiquín de primeros auxilios. Además sería recomendable que fuese a unas clases de resucitación cardiopulmonar infantil, en cambio sí ves que el accidente ha sido grave es útil que tengas guardado el número de emergencias en tu teléfono móvil y de casa. Con un susto así posiblemente bloquees y lo aprendido anteriormente no te venga a la cabeza, así que contacta con profesionales.

Recuerda sobretodo que cualquier preparación que hayas empleado para que tu pequeño no sufra ningún peligro puede fallar si no cumples los cuidados básicos de vigilar a tu bebé y el no pasa nada que es solo un minuto puede convertirse en una desgracia. Como ves mantener a nuestros pequeños fuera de peligro no es nada complicado cuando estos empiezan a gatear y a andar y tampoco supone un gran esfuerzo económico. Ahora que ya lo tienes todo listo no sufras, tu bebé estará a salvo.

Artículos recomendados

Comentarios