Menú
Los piojos en los niños
Los piojos en los niños
PIOJOS Y LIENDRES

Los piojos en los niños

Todo lo que debes saber sobre la aparición de piojos en el pelo de tus hijos e hijas, desde las causas hasta su prevención y tratamiento.

Dentro de poco, comenzarán las clases en los colegios, los niños volverán a verse todos los días y a pasar la mañana juntos. Y aunque eso siempre son buenas noticias, sobre todo para ellos que volverán a retomar la rutina, también implica ciertas cosas que pueden acabar siendo muy negativas. Como la aparición de unos pequeños insectos que todo el mundo conocemos, llamados piojos.

Temas relacionados
Los piojos son insectos muy, muy pequeños, que viven en el cuero cabelludo de las personas; aunque no siempre, por supuesto. Lo habitual es que no se tengan piojos. No obstante, una vez que una persona tiene es muy probable que acabe contagiando a todas las personas que le rodean. En el caso de los niños, los piojos son aún más fáciles de contagiar debido a los juegos que estos llevan a cabo, que muchas veces implican el contacto directo.

Vamos a adentrarnos, levemente, en el mundo de los piojos. Estos seres casi microscopicos viven entre treinta y treinta y cinco días, durante los cuales pasan por tres fases diferentes. La primera es la de las liendres, que son los huevos de los piojos, propiamente dichos. Tardan una semana, más o menos, en abrirse, y una hembra adulta puede poner más de cien a lo largo de su vida; teniendo esto en cuenta, os podéis imaginar qué sucede si un niño pasa mucho tiempo con liendres y piojos. Cuando estos se quieran eliminar, será muy complicado. Tras ser liendres, los piojos pasan a ser ninfas durante diez días; en esta fase, el ojo humano no puede apreciarlos. Posteriormente, tras haber ido creciendo, se convierten en piojos adultos.

Cuando hay piojos, además del pelo, es importante desinfectar toda la ropaCuando hay piojos, además del pelo, es importante desinfectar toda la ropa

Pero, ¿por qué se contagian los piojos en el pelo? ¿Cómo llegan estos insectos a nuestro cuero cabelludo? Lo primero que debes saber es que los piojos son muy contagiosos, y pueden contagiarse en cualquier momento del año. La forma de contagio es muy sencilla: una cabeza con piojos entra en contacto con otra, y estos insectos van saltando de un lado a otro. Además, pueden ir paseándose también por distintos asientos del colegio, por las mesas, los objetos personales... Por eso es importante desinfectar toda la ropa que tengan los niños, así como sus cepillos del pelo, sus gorros, las fundas de almohada e incluso los juguetes. Cualquier tela es un buen lugar para los piojos.

Prevención y síntomas

Aunque parezca una utopía, sí que se pueden llegar a evitar los contagios de piojos en el pelo. Lo primero y fundamental es empujar al niño a que utilice siempre tanto su toalla como su peine de forma individual; no debe compartir sus objetos de aseo, bajo ninguna circunstancia, porque esto podría empujar el contagio. Hay que explicarle al niño los riesgos que el ir compartiendo objetos de aseo podría tener. Seguramente acabe por entenderlos, y no tengas que repetírselo constantemente.

También hay colonias y distintos líquidos que te permiten mantener los piojos al margen. Estos se venden en la farmacia, y no hay más que preguntar por ellos. Hay distintas marcas, pero todas ellas te serán útiles, puesto que todas hacen más o menos lo mismo.

Si tu hijo tiene piojos, además de eliminarlos, tendrás también que avisar al colegio para que lo pongan en conocimiento del resto de padres. Aunque te pueda resultar embarazoso, lo mejor que puedes hacer es comunicarlo; de otro modo, aunque limpies a tu hijo, volverá a contagiarse porque los otros niños tendrán piojos.

Saber que tu hijo tiene piojos (y las consecuentes liendres, por supuesto) es bastante sencillo. Porque estará continuamente rascándose la cabeza; en algunas ocasiones, los piojos pueden no ocasionar picor, en cuyo caso será mucho más difícil detectarlos. Lo que debes hacer si crees que tu hijo pueda tener piojos es colocarle bajo un gran foco de luz natural, e ir examinándole poco a poco todo el pelo. Es una tarea tediosa, pero necesaria. Para serte de ayuda, debes usar una lendrera, que es un peine con las púas extremadamente estrechas.

Cómo eliminar los piojos

Una vez comprobado que tu hijo, efectivamente, está infestado, el siguiente paso es tratar de eliminar esos insectos. No te alarmes en exceso, puesto que el hecho de que tenga piojos no implica que tengáis hábitos higiénicos mejorables. Simplemente quiere decir que ha estado en contacto con alguien que tenía piojos y, si es pequeño, seguramente sea uno de sus compañeros de clase.

Recuerda que los piojos no tienen nada que ver con la higieneRecuerda que los piojos no tienen nada que ver con la higiene

Lo siguiente que debes hacer es ir a la farmacia (o al pediatra, si así lo crees conveniente) para que te recomienden un tratamiento adecuado. Normalmente será un champú y una crema, que tendrá un olor muy fuerte y será capaz de eliminar los piojos con facilidad. Las liendres las matará, y aunque puede que no consigan despegarse, no tendrás más que pasar la lendrera.

Una vez realizado el tratamiento por primera vez (probablemente tendrás que usarlo alguna que otra vez más), avisa tanto a los familiares como al colegio. Como hemos explicado anteriormente, si no se avisa de la infección, probablemente esta continúe. Todo tu trabajo eliminando los piojos y las liendres de la cabeza de tu hijo no servirá de nada, porque tendrás que volver a hacerlo cada poco. Los padres de los compañeros de clase de tu hijo tendrán que revisarlos y hacer otro tanto de lo mismo. Por cierto, de poco sirve en estos casos tratar de buscar el foco de infección. Es muy difícil averiguarlo, saber quién fue el primer niño en contraer piojos y, en ese caso, saber cómo los contrajo. No merece la pena preocuparse por esas nimiedades; lo importante es eliminar todos los insectos.

Ten especial cuidado con toda la ropa que haya llevado el niño, tanto la que se pueda lavar como la que no. La que se pueda lavar, métela en la lavadora a una temperatura superior a cincuenta grados, y así conseguirás matar incluso todas las liendres. La que no, guárdala en una bolsa de plástico cerrada durante unos quince días; pasados esos días, es importante planchar toda la ropa.

Como último consejo: no uses los mismos champús que se usan para eliminar los piojos como prevención. Eso solo hará que se desarrolle una mayor resistencia, y sea más complicado eliminarlos posteriormente.

Artículos recomendados

Comentarios