Menú
¿Llevo a los niños de luna de miel o hacemos un viaje en pareja?
¿Llevo a los niños de luna de miel o hacemos un viaje en pareja?
RECIÉN CASADOS

¿Llevo a los niños de luna de miel o hacemos un viaje en pareja?

Si os habéis casado y ya teníais hijos, dudaréis sobre si es mejor llevarles a la luna de miel o disfrutar ambos solos, ¿cómo tomar esta decisión?

Una de las cosas que más echan de menos las parejas viajeras cuando tienen hijos es hacer un viaje en pareja, romántico, libre y sin responsabilidades. Sin embargo, es difícil dejar a tus hijos solos sin que te reconcoma la conciencia. ¿Y si además hablamos de nuestra luna de miel? ¿Deberíamos llevarles con nosotros?

Luna de miel con hijos

Parece lo más lógico pensar que un viaje de recién casados es mejor si se hace en pareja. Se tiene mayor intimidad y podéis disfrutar de más sitios para visitar. Entonces ¿para qué incluir a los niños? Depende de muchos factores que estarán afectando a los miembros del matrimonio en ese momento, no solo por lo apegados que puedan estar a los pequeños si no también de otros externos como la situación económica actual, si tienen a alguien que pueda hacerse cargo, el lugar de destino...

Otro ejemplo, cuando en vez de niños estamos hablando de bebés muchos padres no quieren separarse de sus hijos ni un solo segundo, les da mucha pena. Muchos padres pueden sentirse inseguros cuando no tienen a su hijo en brazos y al final acaban sin disfrutar el viaje. Por otro lado, hay otros a los que no le importa portar con el pequeño siempre que el destino sea accesible.

La decisión depende, entre otras cosas, de la edad de los niñosLa decisión depende, entre otras cosas, de la edad de los niños

Además, cuando hablamos de una luna de miel, la estancia suele ser larga por lo que muchos padres no les hace gracia separarse tanto tiempo de los pequeños, porque aparte de que les echan de menos no tienen a nadie que les pueda cuidar. Incluso en el caso de que un familiar "desinteresado" se ocupe de ellos los padres entienden que tantos días pueden suponer una carga para esa persona. Por eso, aunque se lo puedan permitir muchos padres se decantan en traer a los niños con ellos.

Lo cierto es que hay muchos destinos con los que puedes ir con niños tanto fuera como dentro de España, todo es ponerse las pilas y adaptar los planes haciéndolos más asequibles. Sin embargo, si te decantas por esta opción hay otros lugares a los que no es aconsejable ir y deberías informarte antes.

Luna de miel sin hijos

Irte de luna de miel sin tus hijos no tiene por qué causarte remordimientos, es un viaje que clásicamente se ha pensado para parejas, para que puedan disfrutar de momentos de intimidad sin que haya distracciones de por medio. Además, es importante que también tengáis un tiempo para disfrutar vosotros sin responsabilidades y desestresaros de los quehaceres diarios. También les estarás haciendo un favor a ellos, ¿no es mejor estar un tiempo sin sus padres pero que vuelvan de las vacaciones con mejor humor y más relajados? Si los padres no están psicológicamente sanos los hijos también van a sufrir tarde o temprano.

Por otro lado, la familia la componen todos los miembros y aunque suene un poco mal decirlo hay veces que algunos tienen que sacrificarse por otros. Vosotros los padres seguro que os sacrificáis a diario por vuestros hijos por lo tanto también os merecéis unos días disfrutando en pareja para reavivar la llama de vuestro amor. Es importante cuidar también la relación de pareja.

En el caso de que tengáis a un familiar que pueda hacerse cargo de ellos piensa en que se lo van a pasar pipa, estarán más tiempo con esos abuelos o tíos a los que más quieren. Los niños no se van a traumatizar por no ver a sus padres en una semana, al contrario, será sano para ellos porque se irán acostumbrando poco a poco a que hay veces que habrá separaciones de las figuras de apego y que no tiene que suponer ninguna amenaza. Si todavía no han empezado a ir al colegio una luna de miel sin ellos puede facilitar el proceso de entrada porque no vivirán esa separación con tanta ansiedad.

No sientas remordimiento por viajar en pareja, no sólo somos padres y madresNo sientas remordimiento por viajar en pareja, no sólo somos padres y madres

¿Qué debería tener en cuenta para decidirme?

- Número de días: ten en cuenta cuanto tiempo os vais a ir para calcular el dinero que os vais a gastar si vais todos juntos o si vais solos, también para estimar si vuestro pequeño podrá soportar tanto ajetreo y cambios de horario.

- Lugar de destino: hay destinos que son más asequibles para ir con niños, sitios que no requieren muchas horas de avión, con un clima aceptable, que las actividades que se hacen son "más tranquilas" o lugares que son más seguros.

- La edad del niño: cuando el niño es todavía un bebé puede resultar agotador tener que andar cargando coninuamene con todo el material que necesita, por eso muchos padres prefieren dejar al bebé con un cuidador. Sin embargo, si llevas un portabebés tienes más manejabilidad y podéis ir a más lugares. Por otro lado, cuando los niños tienen entre 2 y 3 años es muy cansino ir con ellos de viaje porque están en esa etapa en la que ya han aprendido a andar, son muy curiosos y van continuamente de un lado para otro pero enseguida cansan porque sus piernas no están tan desarrolladas (el peso que soportan no es proporcional a su tamaño). Estarán continuamente alternando entre carrito/brazos y mano. Además esta es la etapa de las rabietas y si se aburren o cansan es más fácil que te monten un pollo en el momento menos oportuno. Por último, a partir de los 5 o 6 años no tienen por qué ser tan problemático viajar con ellos siempre y cuando se haga algún plan especial orientado a niños.

- Vuestros sentimientos: de poco sirve lo que te digan los demás si ya tienes una idea en mente, tanto si quieres ir de luna de miel con los hijos como si no. Si crees que los vas a echar tanto de menos que no vas a disfrutar del viaje no te merece la pena ir para pasarlo mal. Así solo estarás de morros todo el viaje y conseguirás justo lo contrario a lo que pretendías (reforzar la relación de pareja). Lo mismo ocurre al revés, si tienes claro que quieres desconectar unos días pero te convencen para ir con los niños deberías pensarlo dos veces. Valóralo con tu pareja y sea cual sea el resultado final (si has tenido que ceder) debes ir con la mentalidad abierta y no echar en cara las situaciones que puedan salir mal durante el viaje, no conseguirás mejorar la situación y solo crearás frustraciones y remordimientos.

Artículos recomendados

Comentarios