Menú
El juego del muelle en adolescentes y sus peligros
SEXUALIDAD

El juego del muelle en adolescentes y sus peligros

En internet ha sonado la alarma con el juego del muelle, un peligroso juego sexual con el que se pueden desarrollar ETS y tener embarazos no deseados.

Hace unos cuantos meses corrió el rumor de que en España se estaba extendiendo una nueva moda sexual proveniente de Colombia, llamada "el juego del muelle ", "carrusel" o "la ruleta sexual". Pero, ¿qué es y en qué consiste el juego del muelle? ¿es cierto que está de moda entre los jóvenes españoles?

El juego del muelle es una práctica que tuvo un gran apogeo entre Colombia hace aproximadamente 3 años. Tuvo tanto que se registraron en ese intervalo de tiempo más de 6997 embarazos no deseados en chicas entre 10 y 19 años. Las cifras fueron alarmantes, y es que en América Latina este lleva ya una larga trayectoria.

¿En qué consiste el juego del muelle?

Este tipo de juego se da en un ambiente donde previamente se han consumido alcohol u otras drogas, vitales para que haya una desinhibición previa de los adolescentes. Consiste en que los chicos se sientan en círculos con los pantalones bajados y erectos. Mientras tanto, un pequeño grupo de chicas entran en escena y cada una se sube encima de ellos. Una vez arriba fuerzan una penetración sin estimulación previa y se mantienen durante medio minuto. Pasado ese tiempo tienen que rotar hacia el chico de su derecha y volver a repetirlo. Al final gana el chico que consigue aguantar más tiempo sin eyacular.

Este juego aumenta el riesgo de tener embarazos no deseadosEste juego aumenta el riesgo de tener embarazos no deseados

Inicialmente esta práctica se hace sin ningún tipo de protección por lo que el riesgo de embarazo no deseado y enfermedades venéreas es altísimo. Los adolescentes que realizan esta práctica no son conscientes de todos los peligros que conllevan. La mayoría no han recibido una educación sexual correcta y el desconocimiento los vuelve inconscientes de las consecuencias. Por ejemplo, algunos creen que usando preservativo todo se soluciona, pero no es cierto. Aún usando preservativo, siempre hay un riesgo de que las chicas se queden embarazadas, pero lo más peligroso es que solo ellos estarían protegidos contra futuras ETS, las mujeres no.

Al ir cambiando y rotando de chico en chico su vagina entra en contacto con los fluidos de la chica anterior por lo que el riesgo de padecer una enfermedad sexual es altísimo: sífilis, VIH, VPH (Virus del Papiloma Humano), hepatitis C, gonorrea y un largo etcétera. Además, al no estar previamente estimuladas pueden sufrir desgarros vaginales, lo cual, aparte de doloroso, deja una herida abierta que es fácil que se infecte en esa situación. Es totalmente una inconsciencia.

La situación en España

En España se ha visto un solo caso confirmado del juego del muelle hasta el momento, en la capital. Una menor de 17 años que tras un consumo importante de alcohol jugó al juego del muelle con una amiga y cuatro chicos, sin usar preservativo, contándole a los padres que había tenido un accidente con el novio.

El juego del muelle se hizo popular en Colombia, en España no es muy común
Por otro lado, los ginecólogos del hospital madrileño La Paz afirman que han notado que en los últimos meses se había pasado de tener una media de tres casos de ETS en menores a tener 10 en un mismo trimestre. Sin embargo, no hay pruebas que apunten a que sea debido a este juego. No se debe correr la alarma de que este juego se propague en España pero tampoco debemos descuidarnos y pasar por alto la educación sexual de los adolescentes . Es decir, ni es una moda ni seguramente no llegue a serlo nunca.

En la actualidad, nuestros adolescentes reciben más información sexual de la que creemos, están mejor informados que por ejemplo 15 años años. Tenemos que tener un poco más de fe en ellos. Pero claro, lo mejor es prevenir este tipo de situaciones mediante una educación sexual adecuada por parte de las instituciones públicas y sobre todo por parte de la familia.

¿Cómo podemos prevenirlo?

A la hora de prevenir, no es recomendable hablar directamente de este juego a los adolescentes, porque aunque nosotros creamos que hablándole de él y sus peligros evitaremos que jueguen, en realidad podemos crear el efecto contrario.

Podemos plantar una semilla de curiosidad en sus cabezas y conseguir justo lo que no queremos, que se extienda. Por ejemplo, podemos decirles a nuestros hijos en que consiste en juego y por qué no practicarlo, pero seguramente ellos se lo contarán a sus amigos aunque sea solo por el mero hecho de que les ha llamado la atención (es una información bastante "curiosa"), y estos a otros... y así sucesivamente. De esta manera se está consiguiendo justo lo contrario, que se extienda de boca en boca hasta que llegue a oídos de alguien lo suficientemente inconsciente o ignorante para que quiera probarlo. En este sentido, el remedio es peor que la enfermedad.

Aunque utilicen preservativo, es fácil infectarse de ETSAunque utilicen preservativo, es fácil infectarse de ETS

Si realmente quieres prevenirlo lo mejor es darle una buena educación sexual en general. Sin centrarte en este juego u otras locuras que se ven y oyen por internet. Busca un momento en el que nadie os vaya a molestar y se explícito a la hora de nombrar todas las enfermedades que pueden llegar a desarrollar y sus consecuencias (aparte de los embarazos no deseados). Tampoco debes prohibirle el sexo porque evidentemente no conseguirás nada, solo que tus hijos eviten contarte sus dudas sexuales por miedo a recibir algún tipo de castigo, con lo cual, saldréis perdiendo los dos.

Realmente, tu no puedes evitar que tus hijos practiquen o no sexo , por mucho que no quieras si ellos se empeñan acabarán encontrando el momento y el lugar. Lo único que tú puedes evitar es que no estén desinformados y eso solo se consigue cuando el tema se habla abiertamente y no se huye de él.

No hay una edad especifica para hablar de estos temas, pero lo mejor es empezar a hablar sobre las diferencias entre sexos y la reproducción cuando van a primaria y empezar a tocar temas más de tipo sexual en la pubertad, por ejemplo una buena edad para hablar de sexo (y no solo de los cambios a nivel físico) es cuando las chicas tienen la primera menstruación y cuando a los chicos les empieza a cambiar la voz.

Por último, no se debe pretender tocar todos los temas en un mismo día, es mejor ir poco a poco, tocando un par de temas cada vez en diferentes momentos. Si damos mucha información de golpe no la procesarán de forma adecuada y solo se quedarán con la mitad de lo que les has dicho.

Artículos recomendados

Comentarios