Menú
Un estudio dice que los bebés que juegan con móviles y tablets tardan más en hablar
Un estudio dice que los bebés que juegan con móviles y tablets tardan más en hablar
DESARROLLO

Un estudio dice que los bebés que juegan con móviles y tablets tardan más en hablar

Resulta muy cómodo dejar a los niños y niñas pequeños jugando con la tablet o el móvil, sin embargo, si son muy pequeños esto podría retrasar el aprendizaje del lenguaje.

La Tablet es un recurso que muchos padres utilizan para mantener a sus bebés ocupados mientras ellos realizan otras actividades, ya sean tareas domésticas o tareas profesionales. Parece que la Tablet se ha convertido en un gran aliado para muchos padres, pero la realidad es que no debería ser así. Una Tablet está bien para un tiempo determinado, para jugar a juegos educativos, pero en ningún momento se debe convertir en un 'canguro' para los pequeños de la casa. Esto, sin duda puede traer efectos negativos en la vida de los pequeños.

La Tablet y los niños

Los niños necesitan tiempo de calidad que pasar con sus padres, necesitan ese cariño y ese amor imprescindible para desarrollarse adecuadamente, pero además, para poder aprender a hablar bien y a interaccionar con los demás, necesitan una interacción directa con sus padres y no tanto una Tablet fría que solo es una máquina.

Los padres saben que la Tablet o el móvil es un recurso que mantendrá entretenido a sus hijos ya que son inmediatos y les ofrecen estímulos constantemente. Desgraciadamente esta situación de un bebé o niño pequeño con una Tablet mientras los padres hacen otras cosas está demasiado a la orden del día. Pero lo peor, es que esto podría estar perjudicando gravemente el desarrollo de los más pequeños de la casa.

Las tablets y móviles son muy cómodas para que un bebé se distraigaLas tablets y móviles son muy cómodas para que un bebé se distraiga

Un estudio afirma que los bebés que juegan con móviles y tablets tardan más en hablar

Los padres van a tener que pensar dos veces antes de dejar a los bebés y niños pequeños que tengan demasiado tiempo una Tablet en sus manos mientras ellos se dedican a otras cosas. Existe un estudio que explica que los niños pequeños que pasan demasiado tiempo jugando con móviles o tablets (niños entre seis meses y dos años), pueden desarrollar el lenguaje más tarde de lo normal, es decir, que tardarán más en hablar.

El estudio ha sido presentado este año 2017 en Pediatric Academic Societies Meeting y lo que dice no te va a dejar indiferente.

En el estudio se examina la relación que existe entre el retraso a la hora de hablar y comunicarse con los demás con los dispositivos electrónicos multimedia. El estudio contó con 900 niños y sus padres informaban sobre el tiempo que pasaban delante de la Tablet y el desarrollo lingüístico que tenía. El 20% de los niños pasaban una media de 28 minutos al día usando las pantallas.

Cuando los niños pasan más tiempo delante de las pantallas, mayor era el retraso en el habla. A cada aumento de media hora provocaba que el retraso fuese mayor. Aunque hay que destacar que no existía ninguna relación en el desarrollo cognitivo o su comunicación gestual, es decir, que el uso de las tablets no afectaba en estos ámbitos de desarrollo.

Es mejor esperar a que el niño tenga al menos año y medio para dejarle el móvil o la tabletEs mejor esperar a que el niño tenga al menos año y medio para dejarle el móvil o la tablet

Aunque el estudio no es concluyente sí que da la oportunidad de reflexionar sobre el uso y el abuso de las tablets en los niños pequeños. Las familias deberían pensar si realmente el tiempo que los niños pasan delante de las pantallas es el adecuado o si es demasiado. Utilizar las nuevas tecnologías como canguro no es una buena idea educativa. Los niños necesitan a sus padres, no necesitan una Tablet para estar bien atendidos.

El juego con la Tablet y los niños

Aunque es cierto que con un uso moderado de la Tablet y siempre bajo supervisión del adulto no tiene que ser negativo para la salud de los pequeños ni tampoco debe ir en contra de su desarrollo (siempre y cuando se priorice el tiempo de calidad entre padres e hijos), es necesario tener en cuenta algunos aspectos.

Los expertos aconsejan que los niños no utilicen estos dispositivos hasta que hayan pasado el año y medio (los 18 meses). A partir de esta edad se les puede permitir interactuar con vídeos y juegos pero siempre en compañía y bajo la supervisión de los padres. Aunque si no utilizan los dispositivos de este tipo tampoco pasa absolutamente nada, porque el desarrollo de un niño debe ir condicionado a otros aspectos y no a las nuevas tecnologías. Lo que importa realmente en el desarrollo de un niño es la buena interacción con sus padres cada día.

Artículos recomendados

Comentarios