Menú
Deseo sexual y embarazo, ¿cambian nuestra libido durante la gestación?
SEXO

Deseo sexual y embarazo, ¿cambian nuestra libido durante la gestación?

Durante el embarazo puede cambiar el deseo sexual a lo largo de las diferentes etapas, y dependiendo de muchas variables.

La libido es el deseo sexual que tiene una persona en un momento dado. Es la primera fase de apetencia del sexo ante una posible pareja. Durante el embarazo, a menudo la libido de la mujer varía debido a todos los cambios hormonales a los que está expuesta, de modo que en cada mujer puede variar.

En las mujeres la libido o deseo sexual dependen prácticamente de los estrógenos. Durante el embarazo, se presentan en el cuerpo de la mujer cambios hormonales que producen fluctuaciones intensas en el nivel de estrógenos y progesterona, pero también dependerá de otros factores, como el autoestima que tenga la mujer en ese momento, la salud tanto física como psicológica y de la actitud que tenga hacia la pareja.

Como cambia el deseo sexual durante el embarazo

En general, la libido de las mujeres es muy variable en el embarazo. Hay veces que pueden levantarse con muchas ganas de tener encuentros sexuales y hay otros en los que ni se les pasaría por la cabeza. Como ya dijimos antes, estos cambios de "humor sexual" ocurren durante todo el embarazo y son normales, tu pareja tendrá que aprender a convivir con ello.

Al principio del embarazo

Aunque por lo general la libido varía durante todo el proceso, hay algunas regularidades. Al principio del embarazo los niveles de progesterona y estrógenos aumenta en el torrente sanguíneo, es para que la mujer pueda sobrellevar el embarazo sin que se resienta su cuerpo. Como consecuencia, es seguro que la mujer experimente una libido aumentada y más ganas de tener relaciones con la pareja. También tendrá encuentros más placenteros porque los altos niveles hormonales contribuyen a que la pelvis y canal uterino estén más irrigados y por tanto, estas zonas serán más sensibles. A su vez, los pechos experimentan una crecida y se vuelven más sensibles, esto que en principio es agradable para muchas mujeres a otras les puede molestar o incluso hacer daño. Por último, aumentan las secreciones vaginales y la penetración es menos dolorosa para ambos y más excitante.

Ten en cuenta que todo depende de cada mujer, su cuerpo, su relación con el sexo y su comodidaden en cuenta que todo depende de cada mujer, su cuerpo, su relación con el sexo y su comodidad

En la otra parte, encontramos mujeres que lejos de sentir una mayor excitación los primeros meses, sienten lo contrario, que tienen la libido por los suelos y que lo último que les apetece es tener relaciones sexuales. También es normal porque durante el primer trimestre los síntomas producidos por el embarazo no ayudan en absoluto, las náuseas, el cansancio, la preocupación y el estrés generado por el embarazo... todo baja la apetencia de la mujer, que está focalizada en otras cuestiones más importantes.

En el segundo trimestre

Por regla general este es el trimestre en el que más se disfruta del sexo. Ya no habrá las típicas náuseas matutinas, la mujer estará más estable porque ya se estará acostumbrando a su nueva condición, el estrés y ansiedad de los primeros meses se diluye un poco y la madre ya se ha mentalizado en cómo hacer frente a la situación. Por último, los estrógenos y progesterona estarán en mayor concentración en la sangre y la barriga aun no será tan grande como para que el sexo resulte incómodo.

Si eres de las afortunadas que se sienten bien durante estos meses y tienes pareja con quien compartirlo, aprovecha todo lo que puedas. Gracias al efecto de las hormonas en sangre habrá una mayor concentración de sangre en la zona pélvica, produciendo orgasmos más fuertes e incluso múltiples.

En el último trimestre del embarazo

Finalmente, estos son los meses más desesperanzadores en cuanto sexo se refiere. Por lo general, cuando se llega a esta última fase la mujer no tiene exactamente el autoestima por las nubes... Ha ganado peso, echa de menos su anterior figura, se siente hinchada (seguramente debido a la retención de líquidos), con poca autoestima y con ganas de ir al baño frecuentemente. Además el agotamiento continuo y la sobrecarga en piernas y espalda no ayudan mucho.

La libido varía a lo largo del embarazo, habrá épocas sin deseo, y otras con élLa libido varía a lo largo del embarazo, habrá épocas sin deseo, y otras con él

¿Y qué hay de la libido de mi pareja?

Seguramente tu pareja también tenga cambios en su libido durante tu embarazo, que dependerán de cada uno. La mayoría también notan mayor deseo sexual porque seguramente las oportunidades de tener relaciones habrán sido menos frecuentes en los últimos meses. También a muchas personas les excita las curvas del cuerpo de una mujer embarazada, no solo físicamente (pechos más grandes, pelo más brillante, piel más luminosa...) si no también por lo que representa, la capacidad de esa persona para dar vida. Pero claro, esto mismo puede resultar intimidante para otros. Dependerá mucho de las creencias socioculturales con las que haya crecido. Asimismo, ideas erróneas sobre el embarazo pueden infundir temor, por ejemplo, el hecho de pensar que se podría estar dañando al bebé.

¿Cómo afrontar este tema?

Lo mejor es tener una comunicación abierta con tu pareja y decirle como te sientes y que es lo que quieres. Se honesta y explica como estás viviendo el embarazo fisica y psicológicamente. Nunca debes sentirte obligada a hacer algo que realmente no te apetezca, solo será una mala experiencia que podría estropear parte de vuestra intimidad, recuerda que lo mejor para disfrutar del sexo es la actitud, si no te sientes a gusto con tu nueva condición y tienes relaciones solo para salir del paso acabarás asociando el sexo con algo forzado y aburrido, todo lo contrario a lo que se quiere. Además tu pareja también acabará notándolo y no hay nada menos excitante que notar que tu pareja no siente deseo sexual. Por otra parte, hay posturas para el sexo que resultan más adecuadas y cómodas para las embarazadas, puede ser na excusa para probar cosas nuevas.

En cuanto a seguridad, el sexo durante el embarazo es totalmente seguro para el bebé. Puedes practicarlo las veces que quieras a no ser que tu médico te diga lo contrario. Puede pedirte que lo limites temporalmente o desaconsejarlo, por ejemplo, en aquellas situaciones en las que el embarazo sea de riesgo y haya peligro de aborto espontáneo, se haya tenido sangrados anteriores, la mujer tenga preeclampsia o que se tenga un cuello uterino debilitado (cuello uterino incompetente). Si sospechas que vives con alguna de estas condiciones pregunta a tu médico antes.

Artículos recomendados

Comentarios