Menú
La convivencia con perros teniendo hijos pequeños
NIÑOS Y MASCOTAS

La convivencia con perros teniendo hijos pequeños

Un perro es una mascota muy adecuada para tener en casa con niños, y nisiquiera debemos escoger una raza concreta.

A la mayoría de los niños les encantan los perros. Son adorables, suaves, mimosos y muy amigables. Pero ¿sabías que crecer al lado de un perro puede beneficiar el desarrollo físico y psicológico de un niño?

Aquí os exponemos algunos beneficios que la compañía perruna puede traer a los pequeños de la casa, y algunas razas que nos puedan interesar.

Beneficios de que un niño o niña crezca con un perro

1. Compañerismo constante: La infancia y la adolescencia no siempre es una etapa sencilla para nuestros hijos, así que tener una mascota les ayuda a sentirse siempre acompañados y queridos durante sus altos y sus bajos emocionales. Los perros pueden ser una gran fuente de confort para los niños, incluso cuando éstos tropiezan con alguna lección vital difícil, un perro siempre está ahí para reconfortarle y darle su apoyo incondicional. Siempre que los niños se sientan tristes, enfadados o asustados, pueden acudir a su mascota y encontrar en ella un remanso de cariño y paz constante. Está demostrado que acariciar y mimar a los perros ayuda a rebajar el estrés y ayuda a la gente a relajarse.

2. Un estilo de vida más activo: Los cuidados de un perro implican tener una actividad diaria mayor de lo que tendríamos de otra manera. Hay que sacarlo tres veces al día a pasear y jugar con él, lo que implica mucho movimiento. De hecho, un estudio reciente demuestra que los niños con perros hacen ejercicio al menos 11 minutos al día más que sus amigos que no son dueños de ninguna mascota. Puede sonar a poco, pero al cabo de una semana o de un mes, realmente se nota. Esos ojos adorables de perrito te motivarán, seguro, a jugar con él estés o no de humor para ello. Te acabarán camelando.

Desde pequeños lo sniños aprenden a cuidar de su mascotaDesde pequeños lo sniños aprenden a cuidar de su mascota

3. Aprenden a ser responsables: Tener una mascota es una manera genial de enseñarles a los niños el concepto de responsabilidad. Asegurarte de que el perro de la familia tiene siempre el agua que necesita o comida en su cuenco hace que los niños tengan siempre una responsabilidad de la que hacerse cargo y una obligación constante. Además los pequeños aprenden conceptos como la empatía y la compasión a través del cuidado de su mascota, ya que se preocuparán por ella, mientras desarrollan un mayor nivel de amor propio al ser suficientemente capaces de hacerse cargo de las necesidades de su perro por ellos mismos.

4. Salud: Estudios recientes demuestran que los bebés a los que se los cría en contacto con una mascota se pone enfermo de manera menos frecuente en su primer año de vida, lo que significa menos visitas al doctor y menos gasto en medicinas, por lo que la salud también implica una mejora de la economía en algún aspecto. Cuando un bebé está expuesto a la caspa de un perro y a los microbios que éste lleva dentro del hogar desde la calle, se llega a mejorar el desarrollo del sistema inmune del bebé, que trabajará más para protegerse de las posibles amenazas que puede traer un perro consigo, normalmente inofensivas. Además los estudios aseguran que los niños que crecen con perros son menos susceptibles de desarrollar alergia en el futuro.

5. No te preocupes y seéfeliz: Quizá una de las grandes ventajas de criar a tu hijo con un perro en su infancia más temprana es simplemente que los perros los hacen felices. Está probado que la interacción con animales suben los niveles de dopamina y serotonina, que son los químicos que nos provocan los sentimientos positivos. Y dejando la ciencia a un lado, jugar e interaccionar con perros es simplemente divertido, e iluminará el día de cualquier niño.

Crecer con un perro puede enriquecer la vida de tu hijo en muchos sentidos y tenerlo en la familia puede convertirse en una de las mejores decisiones que hayas tomado nunca y uno de los mejores regalos que puedes hacerle a tu hijo. Sin embargo, traer un perro a la familia debe ser una decisión que no tomes a la ligera, recuerda que el perro no es un juguete del que te puedas deshacer y constituirá una responsabilidad de la que tendrás que hacerte cargo como si se tratara de un hijo más. Tendrás que asegurarte de su bienestar y de darle los cuidados necesarios. Además, tendrá que ser una decisión que tomes tú como padre o madre, no tu hijo, ya que la mayor parte de la responsabilidad recaerá sobre ti y tienes que estar dispuesto a tomarla.

No hay una raza mejor que otra, aunque debemos de quitarnos el miedo a algunasNo hay una raza mejor que otra, aunque debemos de quitarnos el miedo a alguna

¿Debo escoger alguna raza concreta?

A pesar de que cualquier perro es apropiado para crecer con tu hijo o hija, y lo mejor es concienciarse de que debemos adoptar a los perros que necesitan ayuda en las protectoras de animales, te preguntarás cuales son las razas de perro que más amables y protectores se muestran con los niños, pues bien, éstos son algunos que pueden convencerte:

Los Bulldogs, a pesar de su apariencia tan musculada y su cara de malas pulgas, son unos excelentes compañeros de los niños en su infancia. Son cariñosos e ideales para familias con niños por su estatura y su peso, además de que son perros muy enérgicos que sin duda se compenetrarán bien con la energía innata de todos los niños. Es un perro tranquilo y para nada agresivo, cariñoso y gentil que hará además de perro guardián, ya que tienen un gran sentido para dar la señal de alerta si algo está mal. Son perros leales, cariñosos y valientes y se consideran una opción excelente.

Los Beagles son perros maravillosamente tranquilos y apacibles, cariñosos y de una estatura perfecta para convertirse en compañero de juegos de tu hijo.

Los Collies. Se trata de una raza muy inteligente y predecible. Son muy amigos de los niños y les encanta jugar con ellos todo lo posible. Eso si, por lo general son muy cuidadosos y no les harían daño por nada del mundo. Así que aunque sean perros muy grandes y te den algo de miedo al principio, no te dejes engañar por su tamaño, son excelentes perros guardianes y, aunque no son agresivos, no dudarán en ladrar si algo no funciona como debiera.

Por supuesto tenemos que hacer mención a los apacibles y mansos Labradores, opciones excelentes para criarlos con niños, el Golden Retriever o los Pit Bulls Terrier, una conocida raza que se ha usado históricamente en las peleas y que por ello no guarda muy buena fama, pero al contrario de lo que puedas pensar, son una raza muy mansa y tranquila que ha sido maltratada por explotadores que los han empleado en tareas que no deberían haberles traído tan mala reputación. Así que no dudes en llevarte a casa a uno de estos perros que tienen una de las miradas más humanas que te puedas encontrar en cualquier raza.

Artículos recomendados

Comentarios