Menú
Las consecuencias de presionar a tu hijo o hija en el deporte
Las consecuencias de presionar a tu hijo o hija en el deporte
ALTAS EXPECTATIVAS

Las consecuencias de presionar a tu hijo o hija en el deporte

Baja autoestima, estrés, inseguridad y falta de autonomía son algunas de las consecuencias de exigir demasiado a nuestros hijos cuando realizan un deporte.

El deporte debería ser una manera más de que los niños se diviertan, se mantengan en forma, se despejen de las tareas y mejoren sus capacidades tanto físicas como sociales y emocionales; sin embargo, en muchos casos los padres tienden a presionarles demasiado, les obligan a sobresalir del resto y actúan de una forma demasiado competitiva.

Muchos de ellos no solo actúan de forma errónea con sus hijos, sino que también, en los partidos, competiciones o exhibiciones se comportan de manera agresiva con el resto de niños o con sus respectivos padres, a los entrenadores les reprochan y culpan de que sus hijos no sean todo lo buenos que ellos quieren, etc.

¿Por qué los padres presionan a sus hijos en el deporte?

Son muchos los casos de padres que presionan a sus hijos, pero no solo en los deportes, también en los estudios, en las tareas de casa, en las relaciones sociales, etc. Normalmente cuando estos niños no consiguen alcanzar las expectativas, reciben una reprimenda o castigo. La excesiva exigencia por parte de estos padres suele venir provocada por:

- Altas expectativas: Algunos padres tienen las expectativas en sus hijos tan altas que les presionan para lograr aquello que quieren sin tener en cuenta sus capacidades.

- Sus propios deseos: En algunos casos los padres presionan a sus hijos para que logren un objetivo que ellos a su edad querían conseguir. Actuando así creen que satisfacen su deseo de alcanzarlo y evitan que en un futuro sus hijos se arrepientan de no haberlo conseguido.

Es diferente animarles a que se esfuercen en algo que les guste y otra presionarles para conseguir la perfección o vivir del deporteEs diferente animarles a que se esfuercen en algo que les guste y otra presionarles para conseguir la perfección o vivir del deporte

- La forma de vida: Algunas familias se rigen por la perfección, estas familias tienden a presionar a los niños para que destaquen en todo y sean lo que para ellos es ''perfecto''.

- La educación de los padres: La educación que recibieron los padres cuando eran pequeños influye mucho en este aspecto. Las personas solemos actuar de la misma forma que nos han enseñado y hemos visto en nuestra casa, por lo tanto, si a ellos sus padres les exigieron de una manera excesiva, lo verán como algo normal y actuaran de ese modo pensando que es el correcto.

- El estilo educativo: Que los padres presionen a sus hijos en los deportes también depende del estilo educativo que tengan, por ejemplo, en el estilo autoritario los padres controlan y exigen a sus hijos para que consigan lo que ellos quieren sin tener en cuenta la opinión de estos.

¿Qué consecuencias puede tener presionar a tu hijo en los deportes?

Existe una gran diferencia entre presionar y animar a los niños a la hora de hacer deporte. Es importante tener en cuenta y conocer esta diferencia por el hecho de que presionarles de forma continua y excesiva puede causar problemas, no solo dentro, si no también fuera del ámbito deportivo.

Fuera del ámbito deportivo:

- Pensamientos negativos: Cuando un niño es sometido a una alta presión en los deportes por parte de sus padres o de sus seres queridos, tiende a pensar que para ganarse el afecto y el cariño de estos tiene que destacar del resto, ser el mejor y ganar.

- Egoísmo: Las personas que son sometidas a una alta presión en el deporte cuando son niños, de adultos tienden a actuar egoístamente, es decir, consiguiendo sus objetivos pasando si es necesario por encima de los demás y sin pensar como sus decisiones puede repercutir al resto.

- Inseguridad: La mayoría de los niños que han sido presionados en este ámbito se vuelven inseguros por miedo a fallar o a no estar a la altura de lo que creen que se espera de ellos.

- Ideas contradictorias: Por un lado, el niño realiza deporte porque le gusta participar, estar con los demás niños y pasárselo bien, mientras que por otro lado los padres le transmiten la idea de que se juega para ganar y que tiene que destacar del resto. Con esto el niño deja de ver el deporte como una diversión y empieza a verlo como una competición.

- Estrés: Esforzarse continuamente puede causar estrés y agotar la energía provocando un agotamiento físico y psicológico.

- En los peores casos un exceso de presión puede causar depresión, ataques de ira, pánico al deporte, deseos de estar solo continuamente, etc.

- Incapacidad de decidir por sí solos: Cuando a una persona desde pequeña se le dice como tiene que actuar y cuales tienen que ser sus metas, en la edad adulta es incapaz de tener aspiraciones y decisiones propias.

- Burnout: El burnout se define como una sensación continua de fracaso y agotamiento.

- Autoestima baja: El nivel de confianza que tienen los niños en sí mismos, se ve afectado cuando no se le reconocen sus logros y solo se le puntualizan los fallos que comete; con esto también hacemos que su autoconcepto sea negativo.

Presionando a nuestros hijos sólo conseguiremos que no rindan bien ni dentro ni fuera de la actividadPresionando a nuestros hijos sólo conseguiremos que no rindan bien ni dentro ni fuera de la actividad

Consecuencias en el ámbito deportivo:

- Descenso de la productividad del niño: Este descenso viene provocado por el agotamiento que genera en los niños el estrés.

- Abandono del deporte y perdida de la motivación: El niño empieza no queriendo ir a los entrenamientos y acaba dejándolo porque ya no lo ve como algo divertido para a él o porque cree no valer y no estar a la altura de lo que se le pide.

- Agresividad: Cuando un niño se siente frustrado porque no logra alcanzar las metas que le exigen, expresa su ira en forma de agresividad hacia el resto de niños que juegan contra él.

¿Cómo debemos de actuar los padres ante el deporte?

Animar y presionar son conceptos que no van unidos. Por lo tanto, es importante que los padres tengan en cuenta que se puede animar a los niños sin la necesidad de exigirles o presionarles demasiado. Algunos consejos para actuar ante el deporte de los niños son:

- Dar apoyo y cariño: Hacer que los niños se sientan a gusto realizando deporte, que sepan que se les apoya sea cual sea la clasificación y que se les valoras su esfuerzo y dedicación es de vital importancia.

- Dar autonomía: Que sean capaces de realizarlo por sí mismos, sin la necesidad de estar controlándoles en todo.

- Tener en cuenta que los niños no son adultos, y por lo tanto no se puede esperar, ni exigirles lo mismo.

- Interesarse por los intereses del niño: Dedica un tiempo a saber que deporte le gusta y cual no, que espera de él, etc. Esto puede ayudar a saber cuáles son sus objetivos y expectativas para amoldarse a ello.

- Entiende que para él el deporte es una diversión y no una competición: Disfruta de verle pasárselo bien y compartir ese momento juntos.

- Ayúdale a asimilar valores como pueden ser la igualdad, el compañerismo, la responsabilidad, la dedicación, etc.

Artículos recomendados

Comentarios