Menú
La alimentación del bebé de 4 a 6 meses
La alimentación del bebé de 4 a 6 meses
COMIDA

La alimentación del bebé de 4 a 6 meses

Entramos en una fase de la alimentación en la que el bebé puede ir comiendo algo más que la leche, te contamos qué dar de comer al bebé en esta etapa.

A partir del 4 mes de vida, el bebé puede iniciar una alimentación complementaria, es decir, se podrán ir introduciendo poco a poco alimentos no lácteos, como por ejemplo, la papilla de frutas. Estos nuevos alimentos deben ser preparados de forma adecuada para no dañar el aparato digestivo de tu bebé. La nueva alimentación en esta etapa es esencial, pues favorece el paso de la succión a la cuchara y el cambio de textura de líquido a triturado y a pequeños trocitos cuando le salgan los dientes.

Comidas más abundantes y menos frecuentes

Para ello, será imprescindible introducir nuevos alimentos sólidos que va a permitir que la capacidad gástrica del niño aumente a medida que él vaya creciendo. Antes de iniciar la introducción de alimentos distintos a la leche u ofrecer cualquier alimento nuevo a tu bebé, debes consultar con su pediatra y seguir estrictamente las indicaciones con respecto a la alimentación de tu bebé.

Los texto enlacecereales pueden empezar a ser introducidos a partir de los 4-6 meses, pero nunca antes de los cuatro. Es importante que éstos sean sin gluten para así evitar intolerancias al trigo, la avena, el centeno y la cebada. Además, en este periodo también es importante introducir papillas de frutas en la dieta del bebé por todas las vitaminas que éstas le pueden aportar.

Recuerda que si le das el pecho el bebé demandará cuándo quiere comer, no es necesario despertarle ni darle más cantidad de la que deseaRecuerda que si le das el pecho el bebé demandará cuándo quiere comer, no es necesario despertarle ni darle más cantidad de la que desea

Las papillas de cereales sin gluten suelen ser el primer alimento que se introduce en la dieta del bebé cuando se empiezan a introducir los primeros alimentos sólidos en su dieta. En cuanto a las frutas, son recomendables introducir como primera opción la manzana, la pera, el plátano y la naranja. Por último, las verduras y hortalizas recomendadas son la patata, las judías verdes, el calabacín y la calabaza.

Es importante destacar que estos alimentos no son para sustituir una toma, sino complementarios a la leche. Para su preparación, se deben emplear frutas variadas y al mismo tiempo, algunas frutas como pera, naranja y manzana al principio, y después plátano, uva o ciruela una a una, para que el bebé se vaya acostumbrando a los nuevos sabores. En el caso de que le cueste la adaptación a los nuevos sabores, se debe ir disminuyendo la toma poco a poco a medida que se va introduciendo más alimentación complementaria.

Un dato importante a tener en cuenta es el hecho de no introducir en su alimentación el melocotón o la fresa hasta que el bebé no cumpla al menos un año, pues éstas son más alergénicas. También puedes optar por introducir las primeras papillas saladas, como el puré de verduras con pollo, pero sólo y exclusivamente cuando tu bebé tenga 6 meses o más. No olvides que aunque se deban introducir nuevos alimentos, la OMS recomienda la lactancia materna hasta los 6 meses de edad.

¿Cómo sé que mi bebé está listo para comer alimentos sólidos?

Debes estar muy atento a algunas señales que te permitirán saber que tu pequeño está preparado para ingerir otros alimentos. Lo más característico es que notes que tu bebé se quede con hambre una vez lo hayas alimentado con leche. Otro signo es que empiece a hacer movimientos de masticado, que mantenga la cabeza erguida por sí solo o le estén saliendo los dientes.

No sustituyas la leche por alimentos sólidos antes de los 6 mesesNo sustituyas la leche por alimentos sólidos antes de los 6 meses

De todas formas, antes de introducir nuevos alimentos e interrumpir la lactancia antes de los 6 meses, debes consultar a su pediatra, pues una de las principales causas de la obesidad infantil es retirar la leche materna antes de tiempo y sustituirla por alimentos sólidos. Recuerda que en este periodo los alimentos sólidos deben ser complementarios, es decir, la leche debe seguir tomándola, aunque en menor medida.

Número de tomas y cantidad de leche en cada una de ellas

Si tu bebé se alimenta con leche materna, te encuentras ante la lactancia a demanda, es decir, amamantas a tu hijo sin horarios ni tiempos de duración de las tomas prefijados, por lo que no tiene horarios establecidos sino que el horario de cada toma lo determinará el bebé cuando tenga hambre.

Así pues, en este caso, no hace falta esperar entre 3 y 4 horas entre toma y toma, pues un bebé puede necesitar mamar con más frecuencia porque quizás no ha comido lo suficiente en la toma anterior. En esta etapa, no despiertes a tu bebé para que sean amamantados, pues ellos se despertarán por sí solos cuando quieran comer. Tanto la duración como la frecuencia de cada toma será determinada por el bebé.

En cambio, si tu bebé toma el biberón, es más fácil saber las cantidades de leche que ingiere en cada toma. Generalmente, por cada 450g de peso deben tomar unos 74ml de leche al día. Es decir, si tu bebé pesa 4,5kg, deberás darle 740ml de leche al día repartido en 6 o 7 tomas, aunque principalmente debes atender a las demandas concretas de tu pequeño. Así pues, generalmente, a los 4 meses de edad tu bebé tomará aproximadamente entre 180-210ml en 4 tomas, y a los 5-6 meses de edad unos 210ml (o más) en 4 tomas.

Artículos recomendados

Comentarios